Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
FIRMAS

Soporta y resiste. Cómo gestionar la adversidad

"Si aprendemos a centrarnos en lo que depende de nosotros, dejaremos el camino más fácil a los grandes éxitos"
Más artículos de Miriam Costa
Soporta y resiste. Cómo gestionar la adversidad
La lanzadora moldava Alexandra Emilianov, en el Europeo de Berlín | Daniel Meumann-WangConnection
Mediofondista del Playas de Castellón y estudiante de Psicología en la UCM
01 Sep 2018 07:09

Corren malos tiempos para aceptar que las cosas no siempre tienen por qué salir bien. En un mundo lleno de lujos y comodidades, aceptar que tenemos que afrontar situaciones poco agradables resulta todo un reto. De hecho, esta puede ser una de las causas por las que elevemos los pequeños inconvenientes a la categoría de “problema”, porque no contamos con las herramientas necesarias para lidiar con estos.

La adversidad forma parte de la vida, es natural. Por ello, es lógico que un atleta se lesione cuando día tras día lleva su cuerpo al límite, o que un deportista no esté en su máximo pico de forma todo el año. Sin embargo, muchas veces nos negamos a aceptar la realidad y, por el contrario, preferimos resignarnos ante ella.

No siempre podemos desplegar todas nuestras capacidades y ser altamente efectivos. Somos humanos y por ello nos equivocamos, sufrimos y nos desilusionamos. No obstante debemos aceptar que hay que estar mal, tomarnos un (necesario) tiempo de reflexión y seguir trabajando. Como dice mi padre: “La diferencia entre los buenos y el resto, es que los primeros se adaptan a cualquier situación.”

No podemos evitar que las decepciones duelan, pero sí podemos asimilar y asumir que no siempre se puede estar al cien por cien. Como diría Toni Nadal: “La clave está en aceptar los inconvenientes, procesarlos como buenamente se puede e incorporarlos a la lucha.” Y para ello necesitamos una fortaleza mental bien entrenada, que nos permita ser humildes y asumir que los contratiempos forman parte de cualquier actividad que realicemos. Solo así, los “reveses” nos afectarán menos.

Cuando cualquier incomodidad nos sirve de lamento, también nos sirve de excusa. Por ello es muy fácil acostumbrarse a la queja, porque eludimos responsabilidades y buscamos culpables fuera de nosotros. Sin embargo, y vuelvo a citar a Toni Nadal: “Con la adversidad pasa lo mismo que con el talento. Quien se da más oportunidades, tiene muchas más opciones de superar el inconveniente que le aleja de la victoria”.

Si aprendemos a centrarnos en lo que depende de nosotros, en lugar de en lo que nos perjudica, dejaremos el camino más fácil a los grandes éxitos. Si nos acostumbramos a superar las adversidades del día a día, nos acostumbraremos a enfrentarnos a problemas más serios cuando estos lleguen. Si incorporamos como hábito el no pactar con los problemas y, por el contrario, intentamos resolverlos, seremos capaces de relativizar lo que es adverso.

Pues solo si consideramos la adversidad como algo natural, dejaremos de buscar culpables y aceptaremos que la vida, aunque no sea perfecta, puede ser maravillosa.

Artículos relacionados
Psicología deportiva

Miriam Costa

Mediofondista del Playas de Castellón y estudiante de Psicología en la UCM


Etiqueta asignada a este artículo
PsicologíaPsicología deportivaMotivación

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.