Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ENTREVISTA

Volver a empezar

Confidencias con Alessandra Aguilar en su regreso a la competición tras ser madre
Volver a empezar
La felicidad de Alessandra Aguilar junto a su hija Ariadna | Cedida
12 Ene 2019 14:01

«Ha tocado vivir la cara más amarga: perdí el conocimiento y me desplomé. No lo vi venir. 27 kms de disfrute y, de repente, todo negro. No lo entiendo”. Estas fueron las palabras de Alessandra Aguilar (Lugo, 1978) tras finalizar de forma abrupta la maratón de los Juegos de Río el 14 de agosto de 2016. Era su tercera cita olímpica. No era una novata, pero aquella carrera le quedó un sabor amargo (…).

Dos años y medio después nos encontramos en vísperas del Cross de Elgoibar, la mitad de la travesía de la exigente temporada de cross en España. Hace prácticamente un año, Alessandra era mamá de Ariadna, “es muy buena, a los tres meses empecé a descansar algo… ¡No sabía que se podía dormir tan poco!”. Una “maternidad maravillosa” le ha cambiado la vida y añade “he tenido suerte. Tengo la ayuda de mi marido y mi familia para organizarme y así entrenar y estudiar”, las oposiciones para ser profe de inglés, su reto inminente.

Aunque poco a poco fue rodando, recuperando y “entrenando sin forzar la máquina”, Alessandra ya empieza a sentir algo nuevo, algo recordado, con un primer objetivo en el horizonte: “Me empiezo a sentir atleta. Hace 2 meses ni me planteaba competir en Cáceres». Se refiere al Campeonato de España Individual de Cross que se disputa en la ciudad extremeña el próximo 10 de marzo, cita a la que espera llegar “a un buen nivel”.

Alessandra Aguilar, de nuevo con el uniforme del Seoane Pampín
Alessandra Aguilar, de nuevo con el uniforme del Seoane Pampín | Sportmedia

Una semana antes tendrá la cita con sus “pampineras queridas” en el Nacional de Clubes de Linares. Desde el verano pasado ha pasado por los 10K de Valencia, la carrera de Higuero, Socuéllamos, Atapuerca y Venta de Baños. “La competición te da un poco más de chispa. Al principio sales atrás, poco a poco adelante, cada carrera va siendo diferente, vas sumando una tras otra”, indica la lucense.

Ahora se presentan dos citas importantes: Elgoibar e Itálica, punto de inflexión en este retorno y que indicarán un estado de forma que ha ido puliendo poco a poco junto a Antonio Serrano, su entrenador. “Los dos son crosses muy importantes para mí. En Elgoibar corro por duodécima vez. Espero disfrutar, tengo muchas ganas e ilusión de ponerme el dorsal. Si llueve va a ser un cross muy duro con el barro. Euskadi es especial”. Le falta aún esa fuerza perdida durante estos meses para aguantar los cambios de ritmo y competir en terrenos tan endiablados como es el circuito elgoibartarra.

“Quiero volver a empezar, a sentir de nuevo la adrenalina de la competición, a buscar tu sitio, a sufrir de nuevo, encontrar los ritmos de antes… ”. Cuando la maratoniana lucense habla se nota que lo dice desde el corazón, como un guerrero que se despide de su familia para acudir a una más de esas terribles batallas en las que se desconoce el desenlace.

La vuelta no ha sido fácil, “había momentos en los que no sabía cómo iba a regresar, pensaba que era imposible”, aunque en su hogar lo tenían muy claro: “Si después de la maternidad no vuelvo, no pasa nada”. ¿Pensar en una retirada? “Sí ha habido momentos en los que las sensaciones, la responsabilidad de la maternidad y de volver a ser competitiva te pueden hacer dudar…” La voz que sale de su alma es tranquila, pausada, serena, moderada…, convence.

Alessandra Aguilar junto a su hija en su retorno al atletismo | Sportmedia

El reto de ser madre y atleta de alto nivel ha provocado otra Alessandra, más madura, más segura, “la competitividad no se olvida, va saliendo sola”, apunta, aunque con las dificultades de compaginar ambas actividades. Como deportista de alto rendimiento aboga por ayudar a deportistas que quieren se madres, un asunto en el que se va consiguiendo poco a poco mayor apoyo por parte de las instituciones de este país.

Dice la Carta Olímpica que el olimpismo es “una filosofía de vida, que exalta y combina en un conjunto armónico las cualidades del cuerpo, la voluntad y el espíritu”. Después de tres Juegos le preguntamos por Tokio 2020. “Mis objetivos son a corto plazo, aún queda mucho…”, apostilla la fondista.

Sentimos cadencia en una voz afinada, rítmica en su voluntad y musical en su espíritu, el conjunto necesario para unirlo con su cuerpo y así despedirse del atletismo en el lugar que los dioses del Olimpo le tienen destinado.


Etiqueta asignada a este artículo
ElgoibarCross de ElgoibarItálica

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.