Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Ana Lozano, presentación en TheWangConnection

06 Abr 2015 01:04

¡Hola a todo el mundo! Mi nombre es Ana Lozano (Guadalajara, 22 de febrero de 1991) y, entre otras cosas, pero ésta es la que me brinda la oportunidad de contactar con vosotros/as, soy atleta. Concretamente, estoy todavía a caballo entre lo que se considera fondista y medio fondista. En invierno, hasta ahora y desde que empecé a correr, siempre he disfrutado con el campo a través más que con nada; sin embargo, en verano, el olor a tartán me llama y desde hace ya unos años lucho por mejorar temporada tras temporada en las pruebas de mediofondo, especialmente en el 1.500. Quizá esto cambie en los próximos años, ya sabéis, “la evolución del atleta”, en la que aún me siento en sus inicios. Por el momento me muevo entre los 800 metros lisos y los 10 km ruta, y son las distancias intermedias (1.500-5.000) en las que se centra mi preparación.

Ana Lozano, en Somiedo (Asturias) | ©Ana Lozano

Ana Lozano, en Somiedo (Asturias) | ©Ana Lozano

A propósito de evolución, estoy graduada en Biología y actualmente estoy cursando un máster Erasmus Mundus en Biología Evolutiva que me va a llevar durante dos años por hasta cuatro países distintos de Europa y, quizá, más allá. Siento mucha curiosidad por la esencia de las cosas en general, qué son y por qué están donde están, y de todo ser viviente y los sistemas que componen y de los que están compuestos en particular. Por eso decidí estudiar Biología, la manera más empírica, a mi parecer, de entender la vida y el mundo que nos rodea.

Correr es la base de la mayoría de los deportes y, aunque a mí llegó casi por casualidad, ahora es parte de mi vida y también de mi manera de entenderla. La carrera a pie tiene sus raíces en nuestros orígenes y, como tal, creo que despierta en nosotros rasgos humanos esenciales y nos ayuda a despojarnos de lo banal. Supervivencia, fuerza, resistencia, valor, esfuerzo, trabajo.

Y, pese a considerarse una actividad individual, también supone un medio de desarrollo de nuestras capacidades como seres sociales: aprendizaje, compañerismo, empatía, cooperación, apoyo, amistad. El atletismo me ayuda mucho a entender estas capacidades nuestras y a tratar de desarrollarlas pero, además, tiene ese factor que lo convierte en deporte, en uno de los más antiguos, que es la competición, y que ha despertado en mí a alguien que no sé si habría conocido de otro modo.

Ana Lozano, en el Cross de Tilburg (Holanda)

Ana Lozano, en el Cross de Tilburg (Holanda)

Siempre he sido muy exigente conmigo misma, quizá demasiado. Me gusta hacer las cosas bien y dar lo mejor de mí, yo soy mi propio rival a superar y también mi mejor y peor crítica. Por eso creo que el atletismo a nivel de competición me ayuda a canalizar esa autoexigencia y a desarrollar los valores que lo caracterizan y que son tan aplicables en la vida: constancia, perseverancia, capacidad de sufrimiento, disciplina, optimismo y perspectiva a la hora de autoevaluarse. Hablando más claro, adoro el atletismo y el hecho de poder seguir persiguiendo mis sueños sin haber encontrado aún mis límites es lo que más me motiva cada día para entrenar y superar cualquier dificultad.

Por supuesto, uno de los pilares más importantes para mí son las personas que he conocido gracias a este deporte y las que están a mi lado mientras avanzo en él. Los amigos fue lo primero que me animó a seguir durante la edad más complicada y a superar lesiones y malos momentos. Además, siempre me han fascinado las personas que se dedican a este deporte y en él he encontrado a algunas de las personas más importantes de mi vida. Creo que el atletismo es una herramienta maravillosa de conexión entre personas, de intercambio de experiencias, de integración, de sentimiento de comunidad y de conocimiento de otras culturas y de otros lugares. Y eso me fascina.

Quizá por esto último, al acabar la carrera de Biología, el cuerpo y la mente, a pesar de la aparente dificultad que conllevaba la decisión, me pedían salir ahí fuera a conocer, a crecer, a experimentar otras realidades y, así, enriquecerme a través de personas, culturas y lugares diferentes a los que me habían rodeado hasta el momento. No porque no apreciase lo que iba a dejar atrás, que es mucho, sino con la intención de volver y ser capaz de valorarlo mejor. Y así solicité estudiar en el “MEME programme”, para el que fui seleccionada y en agosto de 2014 entré a formar parte de la última generación de los “MEMEs” (/mims/) en Groningen (Holanda), y por eso actualmente vivo en Munich y por eso el próximo año también estaré estudiando en otras dos universidades aún por determinar.

'Field trip' en la isla holandesa de Schiermonnikoog | Ana Lozano

‘Field trip’ en la isla holandesa de Schiermonnikoog | ©Ana Lozano

Con esfuerzo, organización y un poco de locura sigo entrenando y compitiendo y, con toda la alegría y satisfacción del mundo, puedo decir que he conseguido que la temporada de invierno 2014-2015 haya sido la mejor de mi vida hasta ahora. Combinar ambas cosas supone dejar de lado planes muy tentadores y no parar ni un segundo, pero también me permite integrarme en la vida auténtica de cada ciudad, conocer el “mundillo” atlético de otros países y, al final, tener la satisfacción de haberlo dado todo por hacer lo que más quiero.

Por último, y como elemento esencial en este modo de vida, entra en escena mi entrenador. En mi segundo año practicando atletismo en el Club de Atletismo Unión Guadalajara (CAUG) tuve un entrenador que me dijo que “si hay nervios es porque hay posibilidades” y me enseñó a creer en mí. Los siguientes nueve años en el CAUG, hasta el año pasado, crecí y entrené bajo la supervisión de Jesús Peinado, cuya sabiduría y experiencia me han dejado claro lo imprescindible y afortunado que es contar con un entrenador cualificado si se quiere tener una carrera atlética longeva y con posibilidades de éxito.

Es por ello que, cuando decidí hacer tantos cambios de golpe en mi vida, no pude sentirme más afortunada al empezar una nueva etapa junto a otro entrenador cualificado, amante incondicional del atletismo y con la ilusión de quien empieza un nuevo proyecto con el que llevaba soñando años, Javier Cañadillas. Él me ayuda a que entrenar a distancia sea lo más eficaz y llevadero posible y pensamos a largo plazo, aunque a corto plazo ya vayamos obteniendo resultados que nos animan a seguir adelante. Esto, junto con la confianza que ha depositado en mí este año el Club de Atletismo Clínica Dental Seoane-Pampín, con el gran Fernando a la cabeza y todo el equipo, hacen que a pesar de la distancia mi cabeza se mantenga firme y la ilusión intacta.

En este espacio en TheWangConnection quiero contaros cómo avanza esta aventura, lo que voy aprendiendo, las personas que van apareciendo, mis entrenos allá donde vaya, las competiciones, lo que me inspira, más detalles de lo que me ha llevado hasta donde estoy y mis sueños cuando miro al futuro. Quiero compartirlo con vosotros porque a mí también me gusta conocer las historias que hay detrás de cada deportista, pero también detrás de cada persona que decide luchar por lo que quiere en cualquier aspecto de la vida. Yo he decidido ser una Wang y plasmar aquí mis vivencias, pero todos podemos ser /one/ si nos lo proponemos, así que, éste es el leivmotiv: be Wang! o desde ahora:

#bewang

Ana Lozano, Campeonato de España de cross por clubes, Cáceres 2015 | TheWangConnection

Ana Lozano, Campeonato de España de cross por clubes, Cáceres 2015 | TheWangConnection


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.