Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Ana María Aigneren, jugadora de la selección española de rugby: «Cumplí el sueño de jugar el VI naciones»

Ana María Aigneren, jugadora de la selección española de rugby: «Cumplí el sueño de jugar el VI naciones»
20 Abr 2013 14:04

La colombiana, nacionalizada española, Ana María Aigneren

Ana María Aigneren es todo un símbolo en la selección española de rugby, tanto en el XV como en el seven. Colombiana de nacimiento, pero con nacionalidad española desde hace cinco años, es una de las veteranas de las leonas y una de las capitanas. Reside en Valencia y juega en las filas del Olímpico de Pozuelo (Madrid) donde se desplaza para compartir entrenamientos y partidos. Con un máster en osteopatía, ampliando sus estudios en la materia, y con el tiempo muy justo, Ana María tuvo el detalle de concedernos esta entrevista en la última concentración de la selección antes del Campeonato Europeo de Rugby Femenino, clasificatorio para el Mundial de Francia 2014, que da comienzo hoy en Madrid.

TheWangConnection: ¿Quién o qué influyó en tu decisión de jugar al rugby?

Ana María Aigneren: Mi hermano fue de los primeros que jugaron al rugby en Medellín (Colombia). Recuerdo haber ido a verle jugar un par de veces en plan de la novedad del deporte. Las mujeres de algunos jugadores se animaban a pasarse la bola de unos a otros y un día pensaron “¿y por qué no jugamos un partido nosotras?” Yo no entrenaba ni nada, pero un día me dijeron que por qué no me pasaba “tal día a tal hora” y jugamos un partido antes de los chicos…, esto fue en abril de 1995, fue el primer partido (que se conozca) de rugby femenino en Colombia. Desde entonces comenzamos a entrenar, a jugar,…, si se puede llamar eso a jugar o entrenar con un balón de rugby que teníamos en toda la ciudad, con muy poco material, algún vídeo que podía caer en nuestras manos, ya que no existía ni youtube ni nada de eso. Un chaval que se fue a estudiar a Estados Unidos cuando regresó nos quiso enseñar algunas nociones de rugby. Sí, esos fueron nuestros comienzos.

¿Cómo se compagina la vida personal y familiar con el hecho de jugar partidos fuera de casa o viajar constantemente como jugadora de la Selección?

Cada vez se compagina peor. La vida personal termina acostumbrándose uno, las semanas se hacen cada vez más cortas. Llegas a casa un domingo a descansar, piensas que el jueves ya estás planeando venirte a Madrid para jugar partidos y demás, entonces tu semana se reduce a 4 días. 
A nivel familiar, o más íntimo de pareja o amistades, o quedas con ellos los días que tienes libres o no puedes hacer mucho más. En realidad con mi pareja tengo mucha suerte, es muy comprensiva conmigo, también hace su vida en fin de semana y yo la mía, y porque vivimos juntas, si yo no viviera con mi pareja nos veríamos o poco o nada. Lo llevo más o menos bien, pero estoy cansada, no tengo demasiado tiempo para mí, no paro en casa, viajes constantemente. No puedo llevar a cabo otros hobbies y me gustaría, pero luego tienes la Selección Nacional, que si no estás en un equipo federado de calidad tampoco mantienes un nivel de juego decente para poder competir con ellos, y si te soy sincera, jugar con algún club valenciano me podría apetecer porque tengo muchas amistades allí en algún club en concreto, pero sería jugar una liga a 12, un nivel algo más bajo que no te deja disfrutar tanto dentro del campo.

Cuéntanos alguna anécdota que hayas vivido dentro o fuera del campo antes, durante o después de un partido de rugby.

Un momento que vivimos todas hace muy poco fue cenando en Gijón, tras el partido que tuvimos allí, empezó a correr la voz entre las jugadoras que ya salía la convocatoria del seven. Todas empezaron de pronto a mirar su móvil, el correo y decían “yo sí”, “yo estoy”, “a mí también”, etc., de repente te ves a Lourdes llorando y era porque le había llegado la convocatoria. Es algo importante, a mí se me pusieron los pelos de punta, me emocioné y piensas que es gente que de verdad tiene ilusión por esto, lo vive, persigue sus sueños… Yo cuando me fui de Colombia fue persiguiendo un sueño, quería jugar y disfrutar el rugby y allí me encontraba muy limitada en ese sentido. Yo jamás me imaginé jugando un VI Naciones, y tres años después de mi marcha de Colombia ya me encontraba inmersa jugando ese torneo.

¿Tienes algún trofeo conseguido en toda tu carrera deportiva, ya sea a nivel de selección o a nivel de equipo nacional?

En el 2010 ganamos el Europeo de Francia, ese año fue también el debut de Patricia en la selección, la final fue contra Italia, creo que podríamos decir que a nivel de selecciones ese sería nuestro mayor logro, sin olvidar el segundo puesto conseguido en el 2007 en el Campeonato de Europa que se celebró en Madrid.
A nivel de club, con el Olímpico de Pozuelo, ganamos 2 o 3 años seguidos la Copa de la Reina.

¿Cómo has visto y vivido la evolución del rugby femenino desde que comenzaste hasta el día de hoy?

Puedo decir que conozco el rugby desde lo más precario hasta casi lo más sofisticado. Aquí quizá no tenemos instalaciones de rugby como en Gales, donde conocemos que hay un pabellón con un césped artificial cuidado con máquinas, o sitios que te cuentan están muy tecnificados para jugar al rugby en las mejores condiciones. En España tenemos bastante si se compara con lo que teníamos en Colombia, no hay color. Yo comencé a entrenar con botellas de refresco llenas de agua, esos eran nuestros balones. Había uno que lo tratábamos como si fuera oro, pues lo utilizábamos, o bien en los partidos, o bien para hacer cosas muy concretas. Desde hace dos años están existiendo campos específicos para la práctica del rugby, pero antiguamente teníamos que entrenar y jugar en campos de fútbol. La progresión en Sudamérica se ha notado exponencialmente de una forma brutal, y en España, a nivel de jugadoras federadas también ha sido una subida importante.  Imagina que cuando yo llegué éramos seis o siete equipos que jugábamos a 12 ó 15 en el mejor de los casos, casi todos los equipos teníamos jugadoras federadas que nos echaban una mano, pero eso le daba algo de nivel y eran un poco como nuestras madrinas.

Tras una época en decadencia, hoy en día se está viendo que la liga universitaria, sobre todo en Madrid, está tomando mucha fuerza de nuevo. En Valencia, por ejemplo, recuerdo cuando empecé en las ligas universitarias, nuestros entrenamientos eran de 4 o 6 chicas, y para poder competir alguna jugadora federada que estuviera estudiando por casualidad nos echaba una mano. Hoy por hoy tengo unas 30 chicas universitarias conmigo y no es por méritos míos, sino que de repente te aparecen un día diciéndote que quieren probarlo, sin más, las miras, crees que no van a llegar muy lejos y sin embargo llevan ahí ya muchos meses, y cada día van a más. O incluso jugadoras que vienen de otros deportes como el baloncesto, y cansadas deciden probar otro deporte y terminan convirtiéndose en jugadoras de rugby

Actualmente juegas de 8 (o tercera centro) en Olímpico Pozuelo R.C. ¿Has jugado en distintas posiciones a lo largo de tu carrera o siempre has conservado la misma posición que has tenido en el club?

En Colombia no sabíamos al 100% lo que era jugar con posiciones. Para que te hagas una idea, puesto que allí se utilizan mucho los términos anglosajones, si te digo que jugábamos a rugby a 7, en este tipo de rugby no existe el zaguero, y nosotras jugábamos con un zaguero. 
Ya en España, creo que mi primera posición fue jugar de flanker, luego pasé a ser 8 segunda, pero rápidamente me sacaron de 10 (medio apertura), aunque luego estuve muchos años jugando de apertura, como en la Selección, donde también he estado ocupando esa posición. También tenemos algún partido donde el seleccionador tal vez debió pensar que una posición acertada para mí sería colocarme de pilier, obvio es que no soy pilier, pero bueno, es lo que quería así que jugué en esa posición. No obstante, mi carácter y mi forma de ser son para la posición de 8, que luego resulta que tengo buen pase, pateo bien y tengo buena visión es normal que me utilicen de apertura, pero como ya he dicho, donde soy feliz y me encuentro a gusto jugando es de 8.

¿Has tenido que pasar por algún momento duro en tu carrera que te hiciera plantearte la posibilidad de dejarlo? 

En el Europeo del 2011, que fue el último año con Inés y con Bea, justo después de haber ganado en Francia, no jugué porque sí que me encontraba bastante agotada, necesitaba acabar mi etapa académica. Con casi 34 años, me había metido en un máster de Osteopatía, compaginándolo con la adaptación al grado, estaba muy inmersa en mi carrera académica y decidí sacarle mucho provecho, centrándome totalmente en ello. En ese año tuve que renunciar tanto a partidos con la selección como a partidos con el club. Hoy por hoy me arrepiento porque en el caso del cuerpo técnico de la Selección fue el último año con ellas, aunque ahora han vuelto, pero por ese tiempo, todo se veía de otro modo. El máster me ha servido, pero todavía no estoy ejerciendo al 100% como para pensar que era algo imprescindible, pero son decisiones que ya se tomaron en su momento y ahora, que tanto Inés como Bea han vuelto con nosotras, es hora de aprovechar esta nueva oportunidad que tenemos de estar juntas.

¿Qué te gustaría hacer cuando decidas colgar de un modo definitivo tus botas de rugby?

Otra cosa que echamos en falta en el rugby femenino es que cuando las jugadoras nos retiremos no desaparezcamos. Lo que decides hacer al terminar tu etapa como jugadora es algo que va en el carácter de cada una.

¿Has vivido algún momento en el rugby que recuerdes con especial cariño?

Supongo que más que cariño es nostalgia, por todo lo que he dejado en Colombia. Aquí en España he tenido muchísimos buenos momentos con las chicas tras ganar Copas de la Reina, partidos importantes… en fin, de todo un poco, aunque más me acuerdo de situaciones por fotos, ya que tengo mala memoria para algunas cosas. Lo que sí noto mucho es cuando pienso en tiempo atrás, en gente a la que echas de menos y no están contigo, experiencias de un grupo creciendo, innovando, probando cosas nuevas, viajando… Nosotras allí éramos el único equipo que había y para jugar teníamos que viajar a Venezuela, entonces teníamos un objetivo marcado durante todo el año, trabajando duramente para poder costear ese viaje y ese partido, eso era una motivación muy grande.

¿Cuándo estáis concentradas con la Selección empezáis pronto con el día a día a nivel de entrenamientos y todo lo que conlleva?

A las 11 y a las 17 o 17.30 aproximadamente se encuentran pactados los entrenamientos que se realizan, pero desde que uno se levanta hasta que finaliza todo el planing marcado para ese día hay que reconocer que a veces se hace largo, pero la siesta a mitad de jornada siempre es bienvenida, por lo que todo se ve y se lleva de otro modo

¿En qué crees que podrían ayudar los medios informativos a la hora de difundir el rugby femenino?

A bote pronto diría que es más bien un tema de marketing y de patrocinadores, ya que todos los deportes necesitan un ingreso de dinero para poder financiarse, si no hay un soporte mediático los patrocinadores no tienen a cambio nada. Creo que la firma de la Federación Española de Rugby en conjunto con Orange y Heineken es un buen acuerdo, algo que ayudará más aún a este deporte. Gracias a que el rugby vuelve a ser olímpico eso ha hecho que haya algo más de difusión, se escuche más sobre este deporte y se consigan más subvenciones, todo eso repercute en las federaciones territoriales y en los clubes, poco a poco y aunque no se note mucho es un paso importante.

Si te sirve como ejemplo, podría decirte que el rugby femenino en Valencia es conocido por las redes sociales, por algún comentario que postea alguien y que se difunde, o por el movimiento mediático que hace Patricia para el conocimiento de este deporte, porque por su carácter ella se mueve muchísimo para que la pasión por el rugby llegue al mayor número de personas posibles.

Dínos algún lema o frase personal que utilices para definir qué es el rugby en tu vida para que algún niño se anime a practicarlo.

Es un deporte apto para muchos tipos de personas, sin importar el físico o sus cualidades. Aquí todo el mundo es bienvenido, todos tienen su espacio. Poner una frase es muy difícil, creo que es una unión de todo. Encuentras lo que buscas: familia, espacio, unidad, objetivos… si tienes muy claro lo que quieres dar y recibir de este deporte nadie cuestionará tu decisión, creo que es lo que mejor puede definir el rugby y por qué debe probarse.

Buena suerte a esta leona española que mantiene intacta toda la ilusión posible con el fin de clasificarse para el Campeonato del Mundo de Francia 2014. Esta tarde a las 17:30 contra Suecia, primera piedra para el logro. Gracias Ana María.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies