Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Zancadas para el recuerdo

Baldini, el desestabilizador

Baldini, el desestabilizador
El italiano Stefano Baldini celebra su segundo título europeo de maratón | IAAF
20 Ene 2016 10:01

En otoño de 2001 se disputó en Madrid el I Maratón del Milenio, una prueba que pretendía competir no ya con el otro maratón de Madrid, el que se corre en primavera, el Mapoma, sino con los grandes maratones mundiales. El Mapoma registra desde hace tiempo unas cifras excelentes de participación, pero las marcas nunca han sido buenas. Eso es lo que pretendía superar el del Milenio, pero tuvo una triste andadura: solo se celebró aquella edición. Que no estuvo mal, todo hay que decirlo.

Uno de sus grandes alicientes era el duelo final, porque se acercaba la hora de la retirada, de los dos grandes de la distancia en España, Fiz y Antón, pero ninguno tuvo una buena prestación: el vitoriano fue 11º y el soriano 17º. Además de ellos, la organización contrató a un puñado de africanos de un nivel medio-alto y al italiano Baldini, bronce en el mundial de Edmonton de aquel mismo año, además de otros títulos anteriores como campeón mundial de medio maratón en Mallorca (1996) y campeón de Europa de maratón en Budapest (1998). Fue el italiano, finalmente, quien se llevó la victoria en el Maratón del Milenio, bajando un segundo de las 2:10. Era la primera vez que se corría tan rápido en Madrid.

Antón y Fiz al concluir la carrera

Antón y Fiz al concluir la carrera

Stefano Baldini demostró durante su carrera deportiva que era, ante todo, un gran competidor. Aun con una buena marca (2:07.22, Londres, 2006), sabía que muchos maratonianos podían correr más rápido que él, como Kannouchi y Tergat, por citar a alguno de los mejores de su tiempo.

El italiano, sin embargo, tenía la virtud de llegar bien al día clave y correr con una gran destreza táctica. Sus triunfos llegaron así. Quizá en los dos europeos que consiguió, el referido de Budapest y el de Goteborg 2006, era el favorito, pero en su gran triunfo, el de los juegos olímpicos de Atenas 2004, muchos otros le precedían en los pronósticos, pero a la hora de la verdad ninguno pudo superarlo.

El maratón de Atenas es uno de los más legendarios de la historia del olimpismo. El brasileño Vanderlei de Lima fue frenado por un espectador cuando lideraba la carrera en el kilómetro 36, perdiendo unos valiosos segundos y la concentración necesaria para afrontar el último tramo de la carrera con garantías. Se acuerdan, ¿verdad? El atacante, el irlandés Cornelius Horan, padecía problemas psíquicos y ya había protagonizado algún incidente similar en eventos deportivos de magnitud, como el gran premio de Fórmula 1 de Silverstone, en el año 2003.

¿Por qué lo hacía? Según declaró, el objetivo de sus actos era manifestar la trascendencia de la Biblia. Nada tenía que ver, en contra de lo que afirmó Gregorio Parra en plena retransmisión de TVE, con las protestas antiglobalización que esos días se producían en Atenas. Para Parra, el agresor era uno de esos “antitodo”, que se ve que como no podían llegar a los políticos y a los banqueros la tomaron con los escuálidos maratonianos. Las cosas de los locutores.

Varios momentos del blocaje de Horan

Varios momentos del blocaje de Horan

En el imaginario popular perdura la idea de que el ataque impidió al brasileño hacerse con la victoria. Ni mucho menos. Baldini llegaba rápido por detrás, controlando los tiempos y recortando segundos de manera constante, y hubiera cazado de De Lima aun sin el incidente, algo que el propio agredido ha reconocido en varias ocasiones. Baldini ganó el oro (2:10.55), el estadounidense Keflezighi la plata (2:11.29) y De Lima, uno de los más ovacionados en aquellos juegos, el bronce (2:12.11). Ovacionado con mucha razón: además de lograr un metal de mucho valor demostró ser un gran tipo. Aquí les dejo un vídeo resumen de la carrera, con los emocionantes comentarios de los paisanos de Baldini:

Así se convirtió en un héroe en Italia. Dieciséis años después, revalidaba el triunfo de su compatriota Gelindo Bordin en los juegos de Seúl ‘88.

Bordin entra desfallecido, pero victorioso, en Seúl

Bordin entra desfallecido, pero victorioso, en Seúl

Al mismo tiempo, Baldini fue un elemento… digamos desestabilizador, para la moral del aficionado español al maratón. En dos competiciones. La primera, la carrera de Budapest ’98, no tanto por su victoria, sino porque fue secundado en el podio por otros dos italianos: Goffi y Modica. Cuatro años después de la gesta irrepetible de Fiz, García y Juzdado en Helsinki ‘94, los italianos demostraron que gesta sí fue, pero no irrepetible. Solo un ciclo después, ellos también consiguieron un podio monocolor.

Portada del Marca sobre aquel gran día en Helsinki

Portada del Marca sobre aquel gran día en Helsinki

La segunda, el referido oro de Atenas. Baldini demostró que no hay que tener la mejor marca para llevarse la medalla olímpica. En plena edad áurea del maratón español, con atletas capacitados para lo más grande, especialmente Fiz y Antón, pero también Roncero y Rey, ninguno consiguió metal en los JJ. OO. El que más cerca estuvo, recordemos, fue Fiz en Atlanta ’96, pero un error táctico le abocó a la 4ª plaza.

Wainaina (bronce), Bong-ju (plata) y Thugwane(oro), el trío que se escapó a Fiz en Atlanta

Wainaina (bronce), Bong-ju (plata) y Thugwane(oro), el trío que se escapó a Fiz en Atlanta

No nos lamentemos. Los maratonianos españoles obtuvieron tres mundiales, un europeo, y vencieron en carreras tan prestigiosos como Londres, Tokio, Rotterdam, Seúl y Otsu. Fueron buenos tiempos para los sureños de Europa, cuando italianos, españoles y portugueses (sobre todo gracias a Pinto) aspiraban a lo máximo. Tiempos que difícilmente volverán.

Artículos relacionados
ESPECIAL | 'Zancadas para el recuerdo', por Óscar Monterreal

Óscar Monterreal

Doctor en Historia del Arte, profesor universitario, diplomado en Magisterio (Educación Física) y escritor.


Etiqueta asignada a este artículo
MaratónAbel AntónMartín FizFabián Roncero

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies