Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Beatriz Molina, pasión maratoniana

15 Oct 2014 08:10
Bea Molina en uno de sus rodajes veraniegos

Bea Molina, en uno de sus rodajes veraniegos | Cedida

Beatriz Molina (Castellón, 1973) es una atleta integrante de la A.D. Marathon a quien la vida le ha puesto a prueba…, muchas veces. Ella, como buena atleta, como buena maratoniana, ha sabido y podido sobrepasar cualquier contratiempo. La podemos definir como una madre coraje que, día tras día, demuestra que puede con los duros entrenamientos del maratón, llevar una casa adelante, un negocio y lo que le echen. Ahora se encuentra en una de las fases más exigentes de la preparación de un maratón, esa en la que el volumen se dispara, las fuerzas escasean y que, a veces, te anima a replantearte si merece la pena tanta entrega. Claro que la merece. Si no que le pregunten a esta discípula de Dionisio Alonso, vencedora el pasado mes de marzo del 261 Women Marathon en Palma de Mallorca, el mejor tributo que una maratoniana puede rendir a la gran Katherine Switzer, la estadounidense que prendió la llama para guiar a las mujeres por la senda de Filípides.

Otoño es época de vuelta al cole para los niños, a los entrenamientos para los atletas en general. Para ti, vuelta a… preparar otro maratón. ¿En qué estado de forma te encuentras mientras preparas este importante objetivo para ti?

R.- Llego muy ilusionada, pero consciente de que no estoy en mi mejor estado de forma. Vamos sumando kilómetros y acumulando carga, siempre con permiso de mi espalda. Si todo va bien, correré la Maratón de Valencia el próximo 16 de noviembre, aunque de momento no quiero agobiarme con la fecha. Si surgiera algún imprevisto, mi entrenador y yo nos guardamos un par de ases en la manga con las maratones de San Sebastián y Castellón, que son dos y tres semanas después que la de Valencia.

Ahora es un momento de mucha acumulación de volumen, con muchas series, con ritmos exigentes. ¿Cómo has venido asimilando toda la carga de entrenamiento que supone la preparación de un maratón?

R.- Esta vez no estoy teniendo muchos problemas, ya que Dioni (entrenador) me está adaptando las cargas a lo que en este momento soy capaz de asimilar. Estamos vigilando de cerca las reacciones que el entrenamiento provoca sobre mi zona lumbar con un trabajo intenso de core y fisioterapia,  tal y como llevamos haciendo desde que me operé en 2007. A nivel fisiológico voy asimilando perfectamente, pero a nivel estructural todavía no nos fiamos. No queremos que nos pase lo de hace dos años. En aquella ocasión, en la que decidimos arriesgar, era yo la que debía adaptarme a las cargas del entrenamiento, ya que buscábamos un objetivo muy ambicioso. No salió bien, pero lo volveremos a intentar más adelante. Hay que saber cuándo hay que arriesgar y cuándo no merece la pena, más aun teniendo una lesión de por vida.

Bea, entrenando

Bea, entrenando | Cedida

No es fácil preparar esta distancia en pleno verano. ¿Cómo te ha resultado preparar un maratón en esta época?

R.- Es muy complicado, ya que en Valencia hay muy pocas horas al día en las que se puede entrenar a alta intensidad sin riesgo de deshidratación o sufrir un golpe de calor. O madrugas mucho, pese a no haber podido dormir bien por el calor, o te esperas a última hora, cuando empieza a ponerse el sol, que es el momento de más humedad en nuestra ciudad, lo cual personalmente es lo que más me afecta por el asma relacionado con mi alergia a la humedad…Vamos, que he tenido que hacer maravillas, como muchos valencianos que en esta época preparan el evento atlético más importante de la ciudad. Cuando hablo con ellos me doy cuenta de que a todos nos afecta por igual, sea cual sea nuestro objetivo.

¿Has realizado toda la preparación en Valencia o, como en otras ocasiones, has acudido a la altitud de Navacerrada?

R.- En esta ocasión lo estoy preparando en casa por varios motivos. Primero, no busco exigirme el 100% a nivel de marca. Segundo, no podría estar en estos momentos en Navacerrada por el ‘cole’ de mi hija y porque el clima que hará allí arriba en las fechas que Dioni calcula que se puede aprovechar la estancia en altitud respecto a la fecha de competición (mi míster atesora una gran experiencia de más de 20 años en el uso de la hipoxia con los entrenamientos de alto rendimiento) no es el más aconsejable. Tercero, podemos seguir trabajando los beneficios de la hipoxia en nuestra clínica, donde tenemos un equipo de hipoxia con el que simulamos altitud y la podemos adaptar a las circunstancias especiales de cada momento de la preparación. De todos modos, y si todo va bien, el verano que viene volveré a subir con mi entrenador a Navacerrada a intentar poner toda la carne en el asador para buscar un objetivo mucho más ambicioso.

¿Con que objetivo corres la Maratón de Valencia o como dices, si algo se tuerce, ¿con qué meta acudirás a San Sebastián o Castellón?

R.- Correr Valencia es mi primera opción y me hace mucha ilusión, ya que, por circunstancias de lesiones, alergias o incompatibilidad con otros objetivos, nunca la he podido correr. En esta ocasión no tengo necesidad ni tengo intención de arriesgar, pero, al menos, intentaré aprovechar este circuito, sin duda para mí el más rápido del mundo, para acercarme a mi mejor marca, el 2h42′ que hice en Berlín 2011. Aunque ahora mismo me conformaría con estar entre las 2h45′ ó 2h47′.

Bea Molina

Bea Molina

¿Cómo lo estás asimilando?

R.- Voy día a día, asegurando entrenamientos sin dolor. Si tuviese que retrasar la preparación y acudiese a San Sebastián, el objetivo allí sería el puesto, ya que se celebrará el Campeonato de España de maratón y me gustaría mejorar el cuarto puesto que conseguí en Sevilla 2011,  donde quedé a pocos metros del bronce. Finalmente, si las circunstancias me llevaran a correr Castellón, el objetivo allí sería quedar lo más adelante posible, ya que yo soy de un pueblo de Castellón, La Vall d’Uixó, y allí recibiría mucho apoyo y cariño de mis paisanos y familiares, pues no hay nada más bonito que hacerles sentir el orgullo de que una de los suyos ha hecho un buen papel en la maratón de casa.

¿Cuentas con alguien que te eche una mano en carrera?

R.- Ese es un tema que tenemos pendiente. Hasta ahora no he podido disfrutar de la ayuda de una «liebre» que me marque el ritmo y me ayude con la hidratación durante los 42 km. Ir sola siempre ha sido un «hándicap» para mí,  pero el haber conseguido mis marcas yendo sola me da la confianza de que tengo algo de margen de mejora en ese sentido. A mí me gustaría que mi marido pudiera estar a mi lado en competición, tal y como hace en los largos en los que me acompaña con la bici, pero el reglamento en competición no lo permite. Para mí es una gran ayuda, ya que me va animando y me lleva las sales, geles y agua necesaria y, probablemente, cuando vaya a buscar algo importante, le pediré esta ayuda a algún compañero maratoniano de los que van fácil a mis ritmos.

En marzo de este año venciste en un maratón muy especial. Háblanos de la experiencia.

R.- La verdad es que conseguir la victoria en la 261Women Marathon ha sido uno de los momentos deportivos más felices de mi vida por todo lo que viví hasta ese momento. Venía de unos meses muy duros y fue como un premio a la constancia, una vivencia más para mi forma de entender el atletismo, una razón para seguir luchando y no rendirse nunca.

Bea Molina

Bea Molina, en una entrega de premios | Cedida

¿Por qué esa victoria fue tan importante?

R.- En marzo del 2012, buscando una gran marca en maratón, sufrí una fractura por estrés en uno de los pies. Después de casi un año sin poder correr, en el verano del 2013 me fui diez semanas a Navacerrada (con el sacrificio que ello conlleva) para recuperar sensaciones, volver a ponerme en forma y sentirme de nuevo competitiva. Después de esa estancia en altitud volvieron los viejos fantasmas de mi lesión de espalda: tuve que retirarme tanto en el Campeonato de España de 10 km de septiembre de 2013 y un mes más tarde de la Media Maratón de Valencia. Las piernas volvían a fallarme y, en ese momento, supimos que había que volver a pasar por quirófano si quería seguir compitiendo unos años más. Me gustaría indicar que mi neurocirujano, el Dr. Barrios, sin el que nada de lo que he conseguido habría sido posible, siempre me vigila para que mi deporte no afecte a mi salud futura. El día que me diga:»Bea, si sigues, te dejará secuelas», en ese mismo instante me lo dejaré sin dudarlo. Hay que tener claras las cosas importantes de la vida y, aunque el atletismo me aporta cosas increíbles, no es lo más importante de mi vida.

¿Qué supuso vencer en Mallorca?

R.- Vencer en Mallorca tuvo un gran significado, ya que después del calvario de lesiones vivido (todas relacionadas con la fractura de la vértebra) y cinco meses después de pasar por quirófano por segunda vez, estaba en la línea de salida de un maratón. En esta ocasión solo buscaba sentirme maratoniana y llegar a meta como hacen miles de runners. Sin embargo, conseguí alzarme con la victoria y, lo más importante para mí, ¡¡Sin rastro de los dolores que llevaba sufriendo durante dos largos años!!.

¿Crees que se volverá a repetir y veremos una segunda edición en 2015 de la prueba, un formato muy habitual, por ejemplo, en Japón?

R.- Seguro que sí. El deporte femenino en España está en auge y los organizadores de la 261WM cuidaron todos los detalles para que todas nos sintiéramos especiales ese día. Incluso la mismísima Katherine Switzer nos recibió a todas las llegadas a meta con un abrazo y una rosa pese a la lluvia de aquel día. Creo hablar en nombre de todas las participantes cuando afirmo que fue un evento inolvidable. Personalmente, siempre recordaré ese día con mucho cariño y no puedo por menos que invitar a todas las mujeres a que vayan a disfrutar esa experiencia el año que viene, además de invitar a otros posibles organizadores a celebrar eventos donde se le dé más protagonismo a la mujer. Sé, sin embargo, que ha habido polémica por el tema de la «discriminación positiva», pero os aseguro que todavía hay muchos prejuicios sociales en los que trabajar para igualar el trato recibido por un hombre y el que recibe una mujer practicando el mismo deporte. Este tipo de carreras, enfocadas a darle más protagonismo a la mujer, hace que nos sintamos más arropadas y mucho más cómodas, lo cual pienso que es necesario para que aumente el número de mujeres practicando atletismo.

Tú eres una mujer muy ocupada con los entrenos, la familia, el negocio familiar. ¿Cómo te organizas para poder compaginarlo todo?
Bea Molina

Bea Molina, con su hija y pareja | Cedida

R.- La verdad es que no tengo tiempo de aburrirme. Por las mañanas, una vez dejamos a nuestra hija en el cole, mi marido y yo nos vamos a entrenar. Tenemos la suerte de que a los dos nos gusta el atletismo (él también compite como velocista en campeonatos de veteranos) y, además, al regentar negocio propio, Caresport, también hemos conseguido dejarnos casi todas las mañanas libres para poder dedicarnos tanto al entrenamiento como a la terapia que yo pueda necesitar. Los fines de semana disfrutamos mucho junto a nuestra hija haciendo deporte y, además, recibo mucho apoyo de mi familia, aunque los tengo lejos y no puedo apoyarme en ellos lo que me gustaría. Pero, pese a parecer que lo puedo tener muy fácil, cuando llega la tarde y debería estar recuperándome del entrenamiento de la mañana y cogiendo fuerzas para el entrenamiento del día siguiente como hacen los atletas profesionales, en mi caso empiezan mis obligaciones extra – deportivas, como las de cualquier mujer que trabaja, lleva una casa y es mamá. Clases de pilates, ayudar a mi marido en la clínica, disfrutar de mi hija, ayudarle en sus deberes, baño, cena…y ¡a todo esto se le suma cuando tengo que doblar! Pero no me quejo, me encanta mi deporte, me encanta mi trabajo, disfruto de mi casa y disfruto de cada minuto que paso con mi hija. Creo que ser hiperactiva (TDAH) me ayuda en algo, jejeje. Eso sí, mi hija dice que tiene claro que no quiere ser maratoniana.¡Algo debe de estar viendo que no le cuadra!

Te invito a que animes desde estas líneas a que las mujeres se acerquen al mundo del correr.

R.- Uno de los motivos por el que decidí correr la 261women marathon era porque servía como homenaje a Katherine Switzer, la primera mujer que llegó a meta en un maratón oficial, en Boston hace ya unos 45 años, pese a que, por aquel entonces, estaba prohibido para las mujeres. Muchas de las atletas que llevamos tiempo practicando atletismo (una que lleva corriendo desde los 6 años) hemos vivido en nuestras carnes esa discriminación, desde el rechazo social por practicar un deporte tradicionalmente de «hombres», hasta correr carreras populares en las que los premios económicos de la categoría masculina eran el doble que los premios de categoría femenina.

¿Llegó a afectarte?

R.- Quizá menos menos que a otras compañeras, ya que disfrutaba practicando mi deporte y mis padres siempre me apoyaron, pero es cierto que esos prejuicios sociales que ha habido en nuestra sociedad han sido motivo suficiente para que grandes atletas no llegaran a la élite. Quién sabe si, tanto yo como otras chicas, hubiéramos podido recibir más apoyo en forma de sponsors y patrocinios, igual ahora estaríamos hablando de otro nivel del atletismo femenino en España. En mi caso al menos no tendría que haber ido a entrenar después de haber trabajado 12 horas en fábricas durante tantos años, posiblemente los de mi época de máximo rendimiento. ¡Quién sabe!. A ver si ahora, que la mujer deportista está empezando a estar tan valorada en nuestro país, vemos una explosión de marcas en el atletismo femenino.

Un último consejo.

R.- A las mujeres que todavía no se han animado a correr, quisiera decirles que no es necesario competir ni ponerse objetivos de marcas ni kilómetros para practicar el atletismo. El mero hecho de salir al aire libre a disfrutar sin plantearlo como una exigencia les hará descubrir lo que sentimos los que practicamos el atletismo habitualmente. Lo importante es que todos los días disfruten de la práctica del atletismo y para ello hay que adaptarlo a su nivel, si no, pensarán que eso no es para ellas.

CONOCE A BEA MOLINA:

  • Beatriz Molina Bailén
  • Castellón, 6 de septiembre de 1973
  • Especialidad: maratón
  • Club: AD Marathon
  • Entrenador: Dionisio Alonso
  • MEJORES MARCAS PERSONALES:
  • 1.500 m.l.: 4´41´´ (Castellón 2002)
  • 5.000 m.l.: 16´52´´ (Bilbao 2.011)
  • 10 Kms en ruta: 36´28´´ (Valencia 2.009)
  • Media Maratón: 1h18´28´´ (Gijón 2.011)
  • Maratón: 2h42´53´´ (Berlín 2.011)
  • CAMPEONATOS DE ESPAÑA ABSOLUTOS:
  • 11ª Campeonato de España de 5.000m.l.- Málaga 2.011
  • 4ª Campeonato de España de Maratón.- Sevilla 2.011
  • 11ª Campeonato de España de Media Maratón.- Gijón 2011
  • 11ª Campeonato de España de 10 Kms en ruta.- Camargo 2.011
  • 6ª Campeonato de España de 10 Kms en ruta.- Ribadavia 2009
  • MARATONES:
  • 1ª en 261 Womens Marathon.- Mallorca 2014 (2h57´29´´)
  • Berlín (septiembre 2.011): 2h42´53´´
  • Sevilla (febrero 2.011): 2h45´45´´
  • Milán (abril 2.010): 2h50´50´´
Bea con su hija

Bea con su hija

Bea con su hija

Bea con su hija

En la Clínica Caresport junto a su marido y un fisio tratándose

Su hija y su marido con el grupo habitual de carreras

Su hija y su marido con el grupo habitual de carreras

 

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies