Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Clara Camacho: «La prensa no sabe las horas, sacrificio y esfuerzo que dedicamos al día durante absolutamente todo el año»

01 Oct 2015 09:10
Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

Clara Camacho fue la acompañante de Ona Carbonell en el ejercicio de dúo técnico del pasado Mundial de Kazán, en el que firmaron una quinta posición. A sus 20 años, Camacho asumía mayor responsabilidad en el equipo español de natación sincronizada. Ya en el Europeo de 2012 fue campeona continental en combinada libre, además de suplente de un conjunto español que se colgó el oro por equipos. No entró en la convocatoria nacional para los Juegos Olímpicos de Londres, pero en el Mundial de 2013 fue suplente de un equipo que, en Barcelona, logró la plata en el «combo» y en las rutinas técnica y libre por equipos. En Berlín de 2014 se colgó la plata en combinada libre y el bronce como suplente en la competición por equipos. Ahora, con 21 años recién cumplidos, aspira a ser una de las líderes del futuro de la natación sincronizada en España.

Con 21 añitos recién cumplidos, campeona de Europa, subcampeona del mundo… ¿Qué balance hace de su llegada a la élite?

La verdad que ahora mismo ni pienso en todo lo que tengo y en lo que he conseguido todos estos años, pero con solo pensarlo no podría estar más contenta y orgullosa de que el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio de tantos años se haya visto reflejado de tal manera.

Usted fue suplente del equipo en los campeonatos que se habían disputado hasta este 2015 y su aparición como titular en Kazán vino acompañada del dúo técnico. ¿Lo vio como demasiada presión o fue un cambio que le agradó?

Obviamente tuve mucha presión, ya que era uno de los campeonatos más importantes que cualquier deportista pueda disputar y no solo con el equipo (en donde puedes pasar desapercibida), sino que también junto a Ona en el dúo. Pero fui con una mentalidad más abierta para poder disfrutar de cada segundo del campeonato y eso me encantó.

Clara Camacho

Clara Camacho | ©julianblazquez.es

España pasará por el Preolímpico pero, salvo sorpresa, debería clasificarse para los Juegos de Río. ¿Qué es lo que más le ilusiona ante la posibilidad de estar en Brasil?

El año pasado tuvimos la suerte de poder ir a las instalaciones en donde se disputarán los Juegos (tendrán que arreglar toda la instalación), por lo que el saber que ahí será el campeonato más grande y más importante de cualquier deportista es lo que más me anima y me da fuerzas para seguir en el día a día. En marzo veremos en el Preolímpico el nivel de todas las contrincantes, pero nosotras estamos trabajando como nunca para conseguir nuestro objetivo.

¿Cuál es el objetivo real de la natación sincronizada española en los Juegos Olímpicos de Río?

Que se nos vea un equipo fuerte, unido, con ganas de comernos a todos los equipos que tenemos por delante. Y de ahí, seguir creciendo y volver a nuestro sitio, el pódium.

¿Por qué se ha bajado España del cajón?

Ha sido por un tema generacional, somos un equipo muy, muy joven, con muchísima proyección, y los demás equipos siguen siendo casi los mismos, por lo que eso se nota a la hora de competir. La experiencia no es la misma y es lo que hay que ir rodando en todo momento. Este año tenemos bastantes competiciones para que nos vean y valoren como vamos de cara a los Juegos.

¿Cómo es un día normal de entrenamiento para el equipo español de natación sincronizada?

Muy largo y duro. Empezamos a las 7:45 en el gimnasio, casi 3 horas sin parar haciendo muchos ejercicios que engloban los músculos de todo nuestro cuerpo. Cuando acabamos vamos al agua hasta las 2, donde nadamos y hacemos técnica. Por la tarde, ahora hacemos de 4 a 7, alternamos días de ballet para estirarnos y días de acrobacias y técnica en el agua.

Con el cambio de cuerpo técnico tras la salida de Anna Tarrés, ¿en qué ha cambiado la manera de enfocar la preparación del equipo español?

Bueno, es totalmente diferente y creo que el trabajo que estamos haciendo es el bueno ya que nos estamos centrando en el físico, que es lo que nos faltaba.

Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

Clara Camacho | Cedida

¿Qué piensa de las críticas que se vertieron sobre Anna Tarrés?

Siempre se habla desde el lado más malo y se intenta sacar lo peor de estas cosas y no creo que tampoco fuera así. Con su trabajo se consiguieron muchos éxitos y ahora estamos en ese camino.

¿Cómo valora los métodos que empleaba?

Diferentes a los que estamos utilizando ahora sin duda.

¿Hay un gran control de la dieta que siguen o tienen cierta libertad en este aspecto?

Nos controlan, sí, pero cada uno tiene una dieta «especial» dependiendo de si tienes que perder peso o no. Yo por suerte puedo comer de todo pero me gusta tener una buena alimentación, ya que me ayuda en los entrenamientos.

Son deportistas que, seguramente, practicarán mucho la repetición de todos los ejercicios, en un deporte muy duro a nivel psicológico. ¿Cómo se trabaja esta faceta?

En estos momentos no paramos de repetir y repetir hasta que sale casi perfecto. A nivel psicológico tenemos allí especialistas, pero esto va por nuestras necesidades. Allí están para lo que necesitemos.

La jornada de entrenamiento, ¿acaba después de salir del CAR o no se puede desconectar y se sigue visualizando cada ejercicio durante momentos de la vida cotidiana?

Depende del momento de la temporada. Si se acerca algún campeonato, hay días en los que hasta sueño con el ejercicio. Pero es necesario desconectar de esto y me viene bien estar rodeada de los deportistas del centro.

Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

Clara Camacho y Ona Carbonell | Cedida

¿Le permite la sincronizada realizar algún tipo de estudios? ¿A qué quiere dedicarse en un futuro?

Sí, pero tengo muy poco tiempo. Estudio Psicología a distancia en la UCAM, sin duda una universidad que me está ayudando en todos los aspectos y, sobre todo, a poder compaginar casi a la perfección el deporte con los estudios. Creo que podría llegar a ser una buena psicóloga, ya que he vivido mucho en el deporte y es una de las cosas que más me gustan, ayudar a los demás.

Desde la retirada de Andrea Fuentes a inicios de 2013, ¿ha habido demasiada improvisación en la sincronizada española o todo ha llegado dado por las circunstancias de cada momento?

Sin duda ha llegado dado las circunstancias de cada momento. Son cosas imprevistas, sí, porque no se sabe qué va a pasar, pero esto no nos impide seguir luchando.

La decisión de que iba a competir con Ona Carbonell en el dúo técnico en Kazán llegó de golpe, al menos para los que seguimos la sincronizada desde fuera. ¿Se puede preparar correctamente en solo dos meses un ejercicio para un Mundial?

Es muy difícil y lo ha sido aún más, ya que el nivel de Ona ahora mismo no lo tiene absolutamente nadie en España, por lo que poder llegar a su altura, fuerza, estabilidad… Es una cosa que debe hacerse con mucho más tiempo para poder llegar a la perfección, pero aun así toda la confianza que se ha puesto en mi en esos momentos ha sido bestial y no he desaprovechado ni un solo segundo en los entrenamientos que tuve con ella. Me ha ayudado mucho también en el día a día.

Por primera vez en mucho tiempo en Kazán el equipo español compitió con dos dúos, uno para el técnico y otro para el libre. De cara a la sincronización entre dos deportistas, ¿le parece que es una decisión correcta?

Eso es más un tema del cuerpo técnico, ya que son ellas las que lo deciden y esa decisión fue una de las más grandes que podrían haberme dado. Cada deportista es diferente, por lo que aporta unos valores distintos y es lo que hicimos para Kazán. Lo mío es la técnica y lo de Paula la artística.

Se ha hablado de la diferencia de altura entre Ona Carbonell y usted. ¿Es algo que tiene tanta importancia como puede parecer desde fuera? ¿Es cierto que voces autorizadas han recomendado a España que no presente a este dúo en Río por ese motivo?

No es así. Desde fuera claro que hay diferencia, pero en el agua no y para eso se ha trabajado, para que una vez en el agua seamos todas iguales. Ha habido comentarios de todo tipo a los que hay que «ignorar». El cuerpo técnico decide qué es lo mejor para cada momento.

¿Por qué parece que España no encuentra a una pareja de baile que se adapte a Ona Carbonell?

Ona, como ya he dicho antes, tiene un grandísimo nivel. Y por decirlo así, creo que no hay nadie que tenga ese nivel, por lo que es bastante difícil que se encuentre la pareja perfecta.

Ona Carbonell y Gemma Mengual 

Ona Carbonell y Gemma Mengual | Cedida

¿Es Gemma Mengual la solución real a los problemas de España o es una solución de emergencia y después de Río 2016 habrá que revivir otro ciclo olímpico con muchos cambios?

Seguramente sea una buena solución, ya que Gemma, aun habiéndolo dejado durante años, tiene un talento impresionante y sé que esto dará un empujón a la «sincro» española.
Después de Río, todavía no se sabe. Hay que vivir el momento, pero seguramente habrá muchos cambios.

¿Trabajaría usted desde ya la base de Tokio 2020?

A mí me gusta trabajar con metas cortas para que la motivación siempre esté y así poder llegar de la mejor forma al objetivo grande, en este caso Río 2016.

Marga Crespí fue la pareja de Ona en el Mundial de Barcelona, pero se quedó fuera del dúo en el Europeo y tomó la opción de emprender un nuevo camino después, alejada de la alta competición. ¿Considera que la decisión de que ni Paula Klamburg ni usted sigan en el dúo tras el Mundial les marca de cara al futuro?

A mí personalmente no, ya que la opción de estar en el dúo el año pasado fue una sorpresa, por decirlo así, un regalo que tuve por todo el trabajo realizado. Así que no lo miro así, sino en que ahora tengo que aportar todo el extra que tuve en ese momento al equipo.

Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

¿Es injusta la prensa al exigir medallas en cada campeonato?

Mucho, no saben las horas, sacrificio y esfuerzo que dedicamos al día durante absolutamente todo el año… No merecemos que la prensa nos trate así, sino al revés: deberían animarnos.

En Kazán veíamos el debut del dúo mixto, con la participación de Pau Ribas. ¿Qué le parece la apertura de este deporte a los nadadores masculinos y cómo les animaría a practicarlo?

Me parece una idea genial, ya que siempre se ha visto este deporte como femenino, y lo seguirá siendo en una mayoría, pero hay mucha gente detrás de todo esto. Pau es un gran hombre que ha puesto todo en la «sincro» y sigue haciéndolo para conseguir muchos más retos y objetivos que le vayan dejando por el camino.

Un deseo personal y otro deportivo para este nuevo año olímpico.

Sin duda poder disfrutar de este año olímpico, sea lo duro que sea, y llegar allí de la mejor forma posible.
Un deseo personal: este jueves 1 de octubre entro en el quirófano para una intervención de rodilla muy fácil pero que me ayudara a estar a tope este año. Llevo más de un año con dolores y necesito estar bien. Solo será un mes de recuperación, así que apenas me saltaré entrenamientos.

Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

Clara Camacho | Cedida ©S.i.L.S Fotografía

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies