Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Opinión

Cambios que empobrecen

Cambios que empobrecen
Héctor Santos durante uno de sus saltos
28 Jul 2016 13:07

Durante la pasada semana, del martes 19 al domingo 24 de julio, se celebró en la localidad polaca de Bydgoszcz el Mundial de la categoría júnior. Los mejores atletas del mundo menores de 20 años, se dieron cita para disputarse el título de campeones.

Durante la cita mundialista, se introdujo un cambio en el sistema de la mejora en los concursos. Como bien sabéis, usualmente en los saltos horizontales y en los lanzamientos, los atletas que disputan una final disponen de 3 intentos, tras los cuales se establece un clasificación provisional. Los ocho mejores contendientes de dicha lista disponen de tres tentativas más, que se disputan en orden inverso a la clasificación establecida. Es decir, el atleta que marcha último tras tres intentos, saltará o lanzará el primero, y el que lidere el concurso participará en última posición de cada ronda.

Lo dicho. Usualmente. Resulta que es época de cambio, época de probar cosas nuevas. Y qué mejor que hacerlo en una Diamond League o, en el caso que nos ocupa, en un Mundial júnior. Me explico. En dicha competición se cambió totalmente el sistema anteriormente explicado. Una vez realizados los 3 primeros intentos, sólo los seis primeros atletas progresaban a la ronda de mejora. Sí, habéis leído bien. La ronda. Dicha mejora consistía única y exclusivamente de un intento extra.

¿Las razones? Probablemente televisivas. Con concursos menos largos, enseñar dos saltos de cada atleta ya es mostrar un 50% de la competición. Mejora la proporción, ya no se podrá decir que los concursos se muestran poco en televisión. Es una forma de barrerse críticas de encima.

Alberto González, en el Mundial de Bydgoszcz 2016 | IAAF

Alberto González, en el Mundial de Bydgoszcz 2016 | IAAF

Quizás, los responsables de dichos cambios puedan incluso pensar que esto haga la competición más atractiva. ¿Es posible que se llegue a pensar, que con sólo cuatro intentos el atleta rendirá en cada uno a mayor nivel, al tener que dar lo mejor de sí con menos oportunidades de fallar? Es posible. También es posible que la presión nos quite buenas marcas. O que, por pura estadística, sea más difícil sacar el salto perfecto cuando tienes cuatro intentos que cuando tienes seis. Al fin y al cabo, un lanzamiento o un salto son cientos de pequeños detalles que han de salir perfectos de forma prácticamente simultánea.

En WangConnection hemos querido conocer las opiniones de atletas y entrenadores sobre este cambio que perjudica claramente al atleta, hablando en primera instancia con dos de los júniors desplazados a tierras polacas. Héctor Santos, especialista en longitud, asegura que «en el Mundial, éramos muchos los atletas que no estábamos de acuerdo.» El saltador destaca que «con 4 intentos hay menos posibilidades de hacer buenas marcas, y de intercambiar posiciones entre atletas».

Alberto González hizo una de las mejores actuaciones del Campeonato. Tras su lanzamiento inicial de 75,52 metros con el que se coló en el top 5 mundial, el representante nacional realizó tres nulos con los que acabó su concurso. El del Unicaja Atletismo apunta que «muchos atletas empiezan a entrar en competición en el tercer lanzamiento. Cuando ya te sientes a gusto te queda un último intento.» Él se incluye en este grupo, pues «muchos de mis mejores registros están hechos en el penúltimo y último lanzamiento.»

También ha dado su opinión Laura Redondo, poseedora hasta hace poco del récord de España de lanzamiento de martillo. Es clara: «pienso que este sistema es un error«. Para ejemplo, el suyo en Gijón. «Empecé la competición con dos nulos y el tercero fui a meterlo. A partir de ahí es volver a empezar.»

Antonio Fuentes, el entrenador de Javier Cienfuegos en Montijo, indica que «con estas medidas lo único que conseguimos es que los concursos sean menos vistosos y atractivos para el público, para los medios de comunicación y para posibles apoyos publicitarios.» Luego asegura, sin asomo de duda, «estoy totalmente en contra

Queda claro pues, que el atleta no está contento. Por lo que podemos leer en las redes sociales, el aficionado tampoco apoya esta medida. Pero, ¿qué importancia tiene la opinión de estos frente a quien retransmite las competiciones?. Parece que más bien poco. Ellos pagan, ellos mandan. Y así nos va.

Marc Masip

Físico. Comunico ciencia en Twitter como @Marc_scicomm. Me gusta un poco el atletismo. Y Harry Potter. Parte de @WangConnection y @CarrerLliure. ¿Un libro? Marina.


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies