Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
CROSS DE ITÁLICA

Liturgia en el albero de Itálica

Beatrice Chepkoech, vencedora de la carrera sevillana
Liturgia en el barro
Liturgia en el albero de Itálica
Beatrice Chepkoech, vencedora del Cross de Itálica 2019 | Fran Aguilera-WangConnection
22 Ene 2019 11:01

Hace poco más de un año publicamos en WangConnection un artículo titulado Liturgia en el barro. El protagonista era Selemon Barega y su espectacular actuación en el 75º Cross Juan Muguerza de Elgóibar. Ese instante, el de la foto, ha dado la vuelta al mundo. La foto del artículo es de mi compañero Daniel Meumann y una tomada desde delante de Barega por Félix Sánchez fue elegida la mejor foto del mundo por la IAAF. Aprovecho para dar la enhorabuena a Félix y a Dani porque “su” instante captado es impresionante. 

Ha pasado algo más de un año y el pasado domingo vivimos, disfrutamos, el Cross Internacional de Itálica. No estuvo Barega, pero sí Kiplimo (segundo en Elgóibar en 2018), que resultó vencedor. En esta ocasión queremos centrarnos en Beatrice Chepkoech, la flamante vencedora de la carrera élite femenina de Itálica, y tercera en el coso elgoibartarra. 

Los africanos llaman la atención cuando llegan competiciones como los crosses internacionales. Muchos quieren hacerse fotos con ellos a pesar de no saber quiénes son, pero son “negritos”, seguro que son buenos

Ves a atletas como Beatrice en el hotel de la organización y pasan totalmente desapercibidos. Si no estuvieras en el contexto de uno de las mejores carreras de campo a través del mundo ni siquiera te fijarías en una persona como ella. Va de aquí para allá, habla con sus compañeras, no se le oye, no llama la atención. 

Llegan los instantes previos a su competición y siguen sus pautas, como hacen casi todos los atletas. Calentamiento, movilidad, concentración, visualización. 

Se oye el disparo de salida y… booommm. Todas a correr. La determinación, el objetivo, la meta están al final del camino, del recorrido. La idea no es otra que correr durante la distancia de la carrera más rápida que todas las demás. Brazos en alto, cinta de meta al pecho, corona de laurel a la cabeza y plato de Itálica en las manos. 

Felicidad, alegría, objetivo cumplido. Sonrisas, relax y vuelta a empezar. ¿Siguiente objetivo? Vamos a por ello. 

Desconozco si Beatrice Chepkoech tiene creencias religiosas y cuáles pueden ser éstas. Sí sé que es la mejor del mundo en lo suyo, en la prueba de 3.000 metros obstáculos y, sin duda, una de las mejores sobre el campo a través.

Sólo nos queda pedir a la divinidad que la proteja del mal, que la ampare y que le dé a ella y a nosotros la posibilidad de seguir disfrutando de una liturgia que invita a volver a creer en aquello en que un día dejamos de creer.

Beatrice Chepkoech sonríe tras llegar 1ª a meta
Beatrice Chepkoech sonríe tras llegar 1ª a meta | Fran Aguilera-WangConnection
Artículos relacionados
Liturgia en el barro

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)