Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ZANCADAS PARA EL RECUERDO

Dia Ba y el deporte en Senegal

Por Óscar Monterreal
Dia Ba y el deporte en Senegal
Amadou Dia Ba se hizo con la plata olímpica en la final de 400 vallas de los Juegos de Seúl | Africa Olympic
21 Nov 2016 13:11

¿Cuál es la clave de los buenos o malos resultados deportivos de un país? Es un asunto polifacético, evidentemente, no hay solo una razón que explique algo así. Pero algunas causas pesan más que otras. La materia prima, la implantación de la práctica deportiva en los colegios, el deporte como hábito social, el número habitantes… son importantes, pero mucho más las buenas instalaciones, unos servicios médico, fisioterapéutico y nutricional adecuados, la profesionalización…. Es decir, lo fundamental es la generosidad presupuestaria. Al menos, así ocurre en Senegal.

Paseo marítimo de Dakar

Paseo marítimo de Dakar

Senegal es un país en el que predomina el fenotipo estilizado y fibroso, con una correcta adaptación de las estructuras corpóreas a un paradigma entre michelangeliano y botticellesco. Utilizando jerga artística. Dicho menos finamente, es un lugar de cuerpos impresionantes. Sobre todo desde una mirada primermundista, donde tanto se estila el espíritu sedentario, blandurrio y sobrepesado. Abreviando: buena materia prima hay. La práctica deportiva, por otra parte, es una actividad cotidiana entre la mayoría de los senegaleses. Especialmente entre los jóvenes, pero también entre las personas de mediana edad e incluso mayores. Nunca he visto tanto gentío haciendo deporte de manera cotidiana como en la Corniche Ouest, el paseo marítimo de Dakar, la capital de Senegal. En una primera visita se tiene la impresión de que se está celebrando algún acontecimiento organizado, alguna carrera popular, tal es la riada de corredores que van y vienen por la Corniche. Pero no es algo excepcional: así ocurre a diario. Además, los lugareños forman en la playa grupos muy numerosos para realizar conjuntamente actividades como gimnasia, aerobic y danza. También se juegan muchos partidillos de fútbol y otros deportes de equipo y, menos habituales pero más vistosos, hay grupos exclusivamente masculinos que practican la disciplina nacional, la lucha senegalesa.

Grupo de entrenamiento de lucha senegalesa

Grupo de entrenamiento de lucha senegalesa

Sin embargo, los resultados deportivos de Senegal a nivel internacional son muy pobres. El indicador más llamativo, el medallero en los juegos olímpicos de verano, lo tienen casi por estrenar. Solo han conseguido una plata en las catorce ediciones en las que han participado. Ocurrió en los Juegos de 1988, en Seúl, con el atleta Amadou Dia Ba como protagonista, en la distancia de 400 metros vallas. Fue una plata muy cara, además. La mayoría de los pronósticos apuntaban al triplete estadounidense. EE. UU. presentaba un conjunto que quitaba la respiración: Edwin Moses, Kevin Young y Andre Phillips. Y en los trials se quedó fuera Danny Harris, el que había acabado en Vallehermoso con diez años de imbatibilidad de Moses.

Ahí es nada: Edwin Moses

Ahí es nada: Edwin Moses

Además de los yanquis participaban otros respetables contrincantes, como  el británico Kriss Akabusi, el alemán Harald Schmid y el jamaicano Winthrop Wraham. Pero el senegalés realizó una carrera muy sólida, muy inteligente, guardando energías para el último cincuenta y dándose además el gustazo de adelantar tras la última valla, en unos metros finales espectaculares, al mito Moses. Y no alcanzó al primero por muy poco. El resultado final fue oro para Phillips (47:19, RO), plata para Dia Ba, bronce para Moses y cuarto lugar para Young. Qué proeza colarse entre los norteamericanos, ¿verdad? Porque los tres fueron, antes o después, campeones olímpicos: Moses en Los Ángeles, Phillips en Seúl y Young en Barcelona.

Desde entonces, y sin nadie capaz de igualar su hazaña, Dia Ba es una institución en su país, y antes de cada cita olímpica debe responder a la misma pregunta: ¿llegará por fin la segunda medalla?, a lo que muy diplomático responde optimista, citando a las dos o tres esperanzas patrias que acabarán defraudando.

Dia Ba busca sucesor, pero no lo encuentra

Dia Ba busca sucesor, pero no lo encuentra

El deporte con más tradición entre los compatriotas de Dia Ba, como hemos apuntado, es la lucha senegalesa, parecida a la lucha libre, y que, al ser una práctica local, no luce internacionalmente. El deporte más popular es, ¡oh sorpresa!, el fútbol. Casi cada senegalés que practica una modalidad deportiva, sea cual sea, lo hace vistiendo la camiseta de algún equipo de fútbol europeo. La última vez que estuve por allí las más vistas eran las del Barça, por Eto’o, y la del Chelsea, por Drogba. Los grandes futbolistas africanos son los verdaderos ídolos deportivos e incluso sociales en Senegal. ¿Y el atletismo? Como ni las instalaciones ni los medios son los más adecuados, se practica poco. Es una pena porque materia prima, como contaba al principio, hay, créanme, especialmente para las modalidades que exigen potencia y explosividad.

¿Queda algo tras Dia Ba? Sí, pero solo un caso. Otra atleta se ganó con sus buenas prestaciones la admiración de sus compatriotas, la cuatrocentista Amy Mbacke Thiam, que consiguió dos medallas en mundiales de verano: el oro en Edmonton ’01 y el bronce en París ’03. Son los dos únicos metales en mundiales al aire libre que posee Senegal. Esperemos que la cosecha aumente pronto, pero está muy difícil. En Río, la mejor prestación fue el 25º puesto de la martillista Amy Sène.

Thiam se impone a Guevara y Breuer en Edmonton

Thiam se impone a Guevara y Breuer en Edmonton

Óscar Monterreal

Doctor en Historia del Arte, profesor universitario, diplomado en Magisterio (Educación Física) y escritor.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.