Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

El adiós a la figura discreta

El adiós a la figura discreta
28 Abr 2014 22:04

Tito Vilanova

Tito Vilanova, en su época de entrenador en el Barça

Tito Vilanova, en su época de entrenador en el Barça | rtve

El pasado viernes perdía la vida Tito Vilanova en la clínica Quirón de Barcelona tras luchar durante 2 años y medio contra el cáncer.

Este “segundo de Guardiola” ya fue desde sus inicios un primera fila y esto lo supo ver Rosell tras la marcha de Pep. Todos los culés aceptaron desde el primer momento que Tito recogiera el testigo, ya que él mismo había sido parte en la creación de uno de los mejores equipos de todos los tiempos.

Los que lo conocieron dicen de él que es “educado, discreto, muy inteligente y muy trabajador” (Carles Puyol en El País). Sus jugadores estaban constantemente alabando la forma de trabajar y enseñar, Iniesta lo comparó con un libro porque “enseña mucho y nunca se hace pesado”. Pero de Tito Vilanova qué se sabe. Parece que el ex entrenador de F.C. Barcelona no solamente fue conocido por su labor técnica, sino que antes que entrenador fue jugador.

Se forjó en La Masía, y allí es donde conoció a Guardiola. A pesar de ser más mayor que el de Santpedor, rápido conectaron por su fanatismo futbolístico. Recordaba Tito para la web del Barça, que su tiempo en La Masía fue una etapa de su vida muy feliz “vivir todo el día el fútbol, tantos niños juntos, las bromas hacían que te lo pasaras bien porque de hecho, hacías lo que te gustaba, jugar a fútbol”

Su andadura futbolística comenzó en las categorías inferiores del F.C. Barcelona. Allí coincidió con ‘Chapi’ Ferrer, Alejo Indias, Carles Busquets, Guillermo Amor, Sergi López o Sebastián Herrera. Ganó dos Campeonatos de España consecutivos en juveniles, uno contra el Madrid (6-2), y otro contra el Bilbao (2-1). Después de llegar al segundo equipo, disputó una temporada en 2ª B (1988-1989), en la que llegó a  formar parte de la primera plantilla en un amistoso. Después fichó por el Figueras en el verano de 1990. Con el equipo del noreste catalán llegó a jugarse el playoff de ascenso a primera contra el Cádiz, gracias entre otras cosas al trabajo de Tito en el campo. Su compañero Aureli Altimira, máximo goleador en esa temporada con el Figueres, manifestó que Tito aportaba muchas cosas al equipo pero sobre todo agradecía la facilidad que Tito tenía para asistir, “fui pichichi gracias a los pases de Tito. Tenía un guante».

No ascendieron y en su segundo año ficha por otro equipo de costa. Pero esta vez del otro extremo de la península. El  Celta de Vigo se hizo con los servicios de Vilanova y jugó durante 3 temporadas con los celtiñas. Para la temporada 95/96 fichó por el Badajoz. Después de esta temporada ficharía por el Mallorca, también en segunda división. Su periplo en la categoría de plata acabaría en el equipo de Lérida tras dos temporadas (97/98 y 99/00). Su último equipo, antes de retirarse en el año 2002, sería la Gramanet en el que jugó dos años en la 2ª división B. Anteriormente había militado también en las filas del Elche en esa misma categoría.

Como entrenador, Francesc Vilanova empezó en las categorías inferiores del Barça. Estuvo al frente del famoso equipo de cadetes que lideró Messi, Piqué y Cesc. Después se marchó al F.C. Palafrugell, y de allí al UE Figueres. Finalmente, antes de que Guardiola quisiera contar con sus servicios, lo hizo en el Terrasa F.C. en la temporada 06/07. Pep desde un primer momento lo quiso para formar parte en su staff técnico. A pesar de tener una oferta de renovación con el Terrasa superior a la del Barça, aceptó la oferta de Guardiola y ese momento marcó un antes y un después en su carrera como técnico. Declaró Henry cuando conoció a Tito, que éste era como “el hermano gemelo del míster”. Sin duda la pasión por el fútbol ha hecho de esta pareja una de las históricas del fútbol.

Todos los analistas están de acuerdo que Tito tuvo más trascendencia en el juego del Barça del que en realidad pareció. A Juande Ramos, que lo tuvo a sus órdenes en el Lérida, no le llama la atención la carrera meteórica de Vilanova. Dice que sus maneras ya apuntaban de jugador, «leía muy bien los partidos. Se veía que llegaría a donde lo ha hecho».

A partir de aquí, todos nos sabemos más o menos la historia. Consiguió ascender con el Barça B de 3ª a 2ª B. Y a partir de ahí subió al primer equipo junto a Guardiola para conquistar la plana mayor de éxitos. Catorce títulos como segundo y la “liga de los 100 puntos” como primero.

Uno de los más afligidos por la pérdida de Tito en el mundo futbolístico es, sin duda, su excompañero Guardiola. Desde siempre le ha mostrado afecto y buenas palabras. En su última rueda de prensa dio el pésame a la familia y añadió éramos jóvenes y nos queríamos comer el mundo y lo devoramos. Llevaré durante toda mi vida la pena de que Tito se haya ido”.

Ensalzar la figura de Tito se produce casi de manera automática. Nada te limita porque nunca quiso él que así fuera. El trabajo y la discreción fueron sus máximas durante su corta vida. Con su muerte el fútbol se queda prácticamente huérfano de este tipo de héroes. No siempre para alcanzar los éxitos en el fútbol hay que hacerse notar y Tito con su ejemplo nos lo ha hecho reflexionar.


Etiqueta asignada a este artículo
BarcelonaCataluñaCatalunya

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies