Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

El día en que el 5.000 dejó de ser africano

08 Ago 2016 12:08

Allá por el 8 de agosto de 1992, en el Estadio Olímpico de Barcelona y con Abel Antón en escena, el alemán Dieter Baumann se alzaba campeón olímpico de los 5.000 metros lisos ante una auténtica armada africana.

Veinte años y cinco Juegos Olímpicos después, el británico – aunque somalí de nacimiento – Mo Farah ponía fin a la hegemonía de victorias africanas, cogiendo el testigo del gran Kenenisa Bekele, quien había batido el récord olímpico en Pekín 2008 con 12:57.82.

Ante 80.000 espectadores, Farah se colgó su segunda medalla de oro, justo siete días después de vencer en los 10.000 metros lisos. El 5.000 londinense fue la final más lenta desde 1968, lo que benefició al atleta local, quien después de completar la última milla en 4:00.5, paró el crono en 13:41.66 por delante del etíope Dejen Gebremeskel (13:41.98) y del keniata Thomas Longosiwa (13:42.36).

Mo Farah, doble campeón olímpico en Londres 2012

Mo Farah, doble campeón olímpico en Londres 2012

Juan Carlos Montoro

Diplomado en Educación Física, atleta, juez y monitor nacional de atletismo. Porcuna (Jaén)

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.