Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
MUNDIAL DE LONDRES

El ocaso de Shaunae Miller-Uibo

¿Qué prueba del atletismo es más dura?
Horario y actuación española en el Mundial de Londres
El ocaso de Shaunae Miller-Uibo
Shaunae Miller-Uibo | IAAF
10 Ago 2017 20:08

No se lleven a engaño por el titular. Afortunadamente, si la salud le respeta, la atleta bahameña Shaunae Miller-Uibo tiene cuerda para rato. Con tan sólo 23 años y casi 4 meses, la velocista tiene ya un palmarés envidiable. A saber: cuarta ayer en Londres, campeona olímpica en Río 2016, subcampeona del mundo en Pekín 2015, bronce en el Campeonato del Mundo en pista cubierta en Sopot 2014, cuarta en el Campeonato del Mundo júnior en Barcelona 2012, oro en el Mundial Júnior de Moncton 2010 y oro en el Mundial Juvenil de Lille 2011.

No cabe la menor duda de que cosechará muchos éxitos de aquí en adelante. Anoche pudo haber aumentado su cosecha de oros en la final de 400 metros, pero su cuerpo colapsó a pocas zancadas de atravesar la línea de meta. Iba en primera posición y todo indicaba que se haría con el oro, que sería la sucesora de Allyson Felix. Pero no.

Es muy recurrente el debate sobre qué prueba del atletismo es más dura.

El primero que se suele venir a la cabeza es el maratón, o los 50 kilómetros marcha; tal vez el 800 cuando se hace a tope, pero es muy común que surja la dureza de un 400 metros disputado a fuego. La buena de Shaunae Miller-Uibo puede dar fe de ello.

Anoche, sobre el tartán londinense, bajo una incesante lluvia, su musculatura entró en crisis y se topó contra el muro, pero no el del kilómetro 38 del maratón, sino el de la última recta del 400, esa recta que muy a menudo parece infinita, cuyos cuadros de meta parecen inalcanzable. Ella lo tenía todo a su favor. Aunque las miradas estaban puestas, sobre todo en Allyson Felix, la caribeña avanzaba de forma inexorable hacia la gloria, hacia su primer título mundialista en categoría absoluta.

Sin embargo, en una fracción de segundo sus piernas dejaron de parecer esculpidas por la divina providencia para convertirse en un flan, en unos garrotes que le decían a Miller «párate, párate, que no podemos correr más». Ella, a trompicones, y con una técnica deficiente, logró salvar el obstáculo y arrivó a meta en cuarto lugar. Un éxito el sólo hecho de que pudiera acabar. Un éxito que fue una tumba para alguien a quien ya veíamos con la corona de laurel en su cabeza. Así es el deporte de alto nivel, así es el 400, así es ese enemigo llamado ácido láctico. Jodido, muy jodido el amigo lactato.

La imagen de ese final era cruel. Como decía antes, el atletismo es así. Las matemáticas casi no existen, los cuerpos entienden de niveles de esfuerzo, velocidad, distancia, milimoles de lactato. Son muchos componentes a tener en cuenta. Uno de esos factores los puso en funcionamiento Shaunae Miller-Uibo en agosto de 2016. El escenario: los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Era15 de agosto. Corría, como anoche, por la calle 7. Dejó atrás la línea de los 300 metros en primer lugar. Sus rivales le iban dando caza poco a poco, zancada a zancada.

Allyson Felix, fiel a sus cualidades y su forma de competir, avanzaba, volaba en busca y captura de Miller. Los cuerpos comienzan a dar muestras de fatiga, la velocidad se resiente, la fatiga se apodera de las atletas. La desesperación hace aparición en Shaunae Miller-Uibo y, literalmente, se zambulle sobre el azul eléctrico de Río. Se tiró a la piscina. Algo lícito, algo permitido, pero, ¿había batido a Felix? El marcador dictaminó que sí, el debate hizo acto de presencia en si era ético o no. ¿Alguna duda todavía?

Shaunae Miller se tira literalmente en línea de meta para ganar el oro en Río

Shaunae Miller se tira literalmente en línea de meta para ganar el oro en Río | IOC

Yo sí tengo una. ¿Realmente se zambulló sobre el tartán o le sucedió lo mismo que en Londres? La primera impresión sobre ello se centraba en una lesión, pero no, a mi modo de entender, todo indicaba que la agonía física se apoderó de su cuerpo, de sus piernas, de sus musculatura. Digamos que llegó a meta ebria, borracha en ácido láctico. Es lo normal en el 400, pero no se pueden controlar siempre sus efectos de la misma forma. La zambullida le sirvió para ganar el oro de Río (totalmente merecido). Anoche también se mereció el oro, pero su cuerpo, en esta ocasión, se ahogó, fue devorado por un tsunami de ciclos químicos y fisiológicos difícilmente gestionables. Afortunadamente, como ella ha reconocido, no está lesionada.

Anoche no ganó Miller, tampoco Felix. El oro fue al cuello de Phylis Francis, quinta hace un año en Río. Sí que ganó la grandeza del atletismo, de la capacidad que tienen los atletas para superar, o intentarlo, los límites físicos. Ganamos los amantes del atletismo de garra y valentía. La gloria suele ser para los valientes. No siempre es así, pero seguro que veremos a Miller-Uibo en más de una situación similar. Un regalo para los sentidos verlas correr. Gracias, nos alegramos de que estés bien y de que estés en la cresta de la ola.

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Etiqueta asignada a este artículo
Shaunae Miller-Uibo

1 comentario

Escribir un comentario
  1. Juan R
    Juan R 11 agosto, 2017, 01:11

    Hola Fran, como siempre interesante tus comentarios sobre la competición. Sin embargo creo que en este caso el hecho de aludir directamente a un problema muscular y al lactato como origen del muro de Miller-Uibo es un error. Y es que actualmente (desde hace unos 15 años) la investigación científica en fisiología del ejercicio ha dado pasos de gigante sobre este tema. Hay cantidad de trabajos científicos, en revistas de primer nivel como Science y otras generalistas de fisiología como Journas of Physiology, que demuestran que el lactato lejos de ser el malo de la película en la fatiga muscular ayuda a seguir manteniendo la excitabilidad de la célula muscular y por tanto la capacidad contráctil en momentos como un 400mts liso. Además, también el campo de la investigación en fatiga durante el ejercicio ha evolucionado, y ahora se apunta hacia la fisiología del sistema nervioso central (el gobernador central como lo llama Noakes) como origen del muro tanto en carreras de fondo como en un 400mts. Te dejo un artículo escrito al respecto publicado en otras webs de atletismo donde puedes verificar las fuentes. Más que apuntar, lo confirman decenas de estudios, solo tienes que poner en pubmed “exercise brain review” y verás cuánta información.

    La fatiga central, es decir la que sucede en el sistema nervioso central, es lo que desencadena el muro, es lo que ayer le pasó a esta corredora, siendo los síntomas neurológicos los mismos tanto en maratón como en 400mts, visión nublada, descoordinación motriz, nauseas… el cerebro es el que ordena del movimiento y lo finaliza (si miras esta revisión el año 2003 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12883902). Las razones por la que se desencadena a nivel central están siendo estudiadas y propuestas. Así desde que se genera una predicción por parte del cerebro del gasto energético y se trata de impedir una catástrofe multiorgánica frenando el ejercicio, hasta que las diferentes sustancias que van apareciendo en el torrente sanguíneo son medidas por el cerebro y generan la inhibición de funciones, como serían las neurohormonas (Noradrenalina, serotonina etc que juegan papel esencial en ejercicio).

    Finalmente, otros mitos curiosos de lo que te dejo otro artículo, sería el hablar de agujetas como “microrroturas de fibras” cuando eso no existe, lo que en realidad se dan son microinflamaciones. La explicación con referencias bibliográficas con motivo de Londres 2012 en el artículo.
    En fin, solo quería dejar constancia de que es fundamental tener información sobre los avances en fisiología del ejercicio que si bien no llegan, según parece, a las facultades de Ciencias del Deporte y la Actividad Física ni a las pistas, si está claro para muchos fisiólogos, y entrenadores que aplican nuevas técnicas … conocedores de los avances.

    Por finalizar y centrar de nuevo el tema, sé que hay mucho debate actualmente sobre este tema de la fatiga y siguen los defensores del lactato como origen, pero lo datos científicos que podrás encontrar en todas las revistas de fisiología confirman que el lactato es un metabolito que contribuye al mantenimiento del ejercicio y que es en el sistema nervioso central donde se decide si se puede/debe mantener el ejercicio en curso.

    Saludos
    Juan
    PD: los enlaces a los artículos:
    https://www.foroatletismo.com/entrenamiento/mitos-fisiologia-ejercicio-acido-lactico-fatiga/

    https://www.foroatletismo.com/entrenamiento/mitos-fisiologia-ejercicio-agujetas-microrroturas-musculares/

    Y otros ejemplos de por dónde van los tiros, el artículo está en abierto https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16799110

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15665213

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies