Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

El podio más atípico de los 1.500 olímpicos

08 Ago 2016 12:08
Taoufik Makhlouifi se proclama campeón olímpico en Londres 2012 |TheGuardian

Taoufik Makhlouifi se proclama campeón olímpico en Londres 2012 |TheGuardian

Un argelino, un estadounidense y un marroquí. Este fue el podio de los 1.500 metros lisos de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, uno de los resultados más sorprendentes de la distancia en unos Juegos, probablemente el que más en los últimos tiempos.

Por primera vez desde Barcelona 92, no hubo presencia keniata entre los tres primeros clasificados, algo impensable viendo los rankings, tanto de la temporada 2012, como de cualquiera de los últimos años. Asbel Kiprop, que defendía el título logrado en Pekín, acudió a Londres como líder del año, si bien lastrado por una lesión que le impidió rendir a su máximo nivel en la cita olímpica, quedándose a la postre fuera del podio.

Fue la segunda vez en que un argelino entraba en el podio olímpico de la distancia reina, tras Morceli en 1996. En ambos casos esa subida al podio fue para ascender hasta el primer cajón del mismo y oír el himno nacional. Tampoco un estadounidense se llevaba una medalla en la distancia desde México 68.

Pero lo más llamativo, fue que Londres resultó ser el tercer podio olímpico de 1.500 metros lisos de la historia en el que no hubo presencia europea. La primera ocasión en que se dio este hecho, fue en una de las primeras ediciones de los Juegos modernos, en Saint Louis en 1904. Entonces, los americanos lograron el triplete. El segundo podio sin europeos se dio en Sydney 2000, donde el Gerrouj logró su primera medalla olímpica, llevándose la plata para casa, flanqueado en el podio por dos atletas kenianos.

Taoufik Makhlouifi, oro en Londres 2012

Taoufik Makhlouifi, oro en Londres 2012

El resultado tan atípico se gestó en una carrera a ritmo medio, que el argelino Taoufik Makhloufi se encargó de romper en un ataque, sin respuesta por parte de sus rivales, a falta de 300 metros. La medalla de plata que logró Leo Manzano, el estadounidense, fue de lo más sorprendente de la prueba, pues a falta de 200 metros marchaba octavo, alejado de los puestos de honor. Incluso al entrar en recta de meta, el americano era sexto a una distancia que parecía insalvable. Pero demostrando un final tremendo, se acabó llevando la presea plateada.

El bronce fue para el marroquí Abdelaati Iguider, que fue el que menos “clavó” de los que salieron a buscar a Makhloufi a falta de 300 metros. A punto estuvo, no obstante, de ceder el metal a manos de Centrowitz, otro de los estadounidenses presentes en la final.

A Río, Makhloufi no llega como favorito. Vuelve a ser la armada keniata la que se presenta como aspirante a luchar por todo. Kenia estará por un Asbel Kiprop que lleva unos años siendo el mejor entre los mejores, y que acude a la cita olímpica con la mejor marca de la temporada, pero con la duda de su estado de forma actual a razón de la derrota que sufrió en Mónaco, cuando marcó unos pasos suicidas para buscar el récord del mundo. Su máximo rival, será su compatriota Kwemoi, que precisamente se llevó la carrera del Principado.

Marc Masip

Físico. Atleta y coordinador de la Escuela del Atletisme Gavá. Descubriendo los misterios de la pértiga. Parte de @WangConnection. ¿Un libro? Marina. #PasoaPaso


Etiqueta asignada a este artículo
Medio fondoLondon 2012Río 2016

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.