Martes, 28 de Marzo 2017 | Actualizado a las 22:18
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en InstagramSíguenos en Youtube
Psicología deportiva

¿Entrenas tu mente?

El trabajo mental en el deporte debe acompañar al talento y al trabajo
¿Entrenas tu mente?
Nasri y Vardy durante el lance del partido | Getty
Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
15 Mar 2017 15:03
Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en LinkedIn

En el día de ayer se disputó la vuelta de los octavos de final de la Champions League entre el Leicester y el Sevilla. El gran protagonista del fútbol Europeo por su hazaña de conseguir el pasado año el título de la Premier siendo la “cenicienta”, el presupuesto más bajo, el recién ascendido, y el Sevilla, el gran dominador del KO del viejo continente. Ganador de 5 Europa Leagues en 10 años, 3 de ellas consecutivas.

El Sevilla, además de ser el gran favorito, llevaba una ventaja de 2-1. Pero una vez vez más se demostró que poco sirve eso de ser el mejor sobre el papel, si no lo demuestras sobe el césped. De nada sirve la etiqueta de favorito si el día que tienes que demostrarlo haces agua entre ansiedad por cerrar una eliminatoria cuanto antes. Las prisas, siempre consejeras del error por encima del éxito. La precipitación como símbolo de la pérdida de esencia de cómo afrontar un partido así. Así pasa en el fútbol, el baloncesto, el atletismo, el tenis… Así pasa en el deporte y en la vida.

Con 2-0 en el marcador y un penalti fallado a falta de 10 minutos por parte del Sevilla apareció James Vardy. En Twitter tildaron de “zorro” al delantero del Leicester, se referían a su maniobra con Nasri para forzar su segunda amarilla y por tanto, dejar al Sevilla con 10 minutos para marcar y un jugador menos. Nasri entró en el juego del jugador inglés, y sacudieron cabeza con cabeza tras unas seguro “cálidas” palabras del inglés al delantero sevillista. El francés perdió los papeles, se dejó llevar por el fragor de las pulsaciones altas, del juego sucio y perdió la batalla.

La mente fría, siempre sobre lo que hay que hacer. La mente sobre dónde vas, y cómo quieres hacerlo. La mente sobre qué evitar y por qué, recordar que el rival te intentará sacar del partido pero tú has entrenado duro para que eso no pase. (…) Porque… ¿Has entrenado para que tu mente acompañe al talento y al trabajo, verdad?

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto


Etiqueta asignada a este artículo
Psicología deportiva