Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Entrevista a Íñigo Sainz de Trápaga: «Entre todos hay que salvar al basket femenino»

Entrevista a Íñigo Sainz de Trápaga: «Entre todos hay que salvar al basket femenino»
23 Mar 2013 08:03

Íñigo Sáinz de Trápaga, entrenador de GDKO | FEB

Dicen que los cambios siempre son buenos y desde luego en este caso, a nivel de resultados, sin duda lo ha sido. Un cambio de ciclo, filosofia y una buena combinación entre entrenador y equipo han hecho de GDKO un conjunto que aspira a cualquier cosa en Liga Femenina 2. Hemos entrevistado a su máximo exponente, su entrenador, Iñigo Sáinz de Trápaga.

¿Qué tiempo inviertes a este deporte y cómo te interesaste por él?

El tiempo dedicado a este deporte lo debo dividir en trabajo con el equipo y el individual. Lo divio semanalmente:

  • Trabajo de equipo: siete horas de entrenamiento en pista, más dos horas de exposición de vídeo propio y del próximo rival. A esto debo sumarle el tiempo que supone el partido dependiendo si es fuera o en nuestra casa.
  • Trabajo individual: las labores individuales pueden ser entre ocho y diez horas semanales, tales como scoutings, visualización de partidos, nuestros y del rival,  estudio del rival, preparación de entrenamientos y partidos, pensar y elaborar nuevas tácticas, etc.

En total podrían ser unas veinte horas semanales dependiendo si el partido es en casa o fuera.

Desde pequeño me gusta este deporte, me interesé a través del aita de un compañero de clase con unos 7-8 años, nos llevaba a jugar los fines de semana a unas canastas públicas de nuestro barrio. Me apunté a la escuela de baloncesto de mi colegio y a partir de ahí tuve una amplia experiencia como jugador. Empecé a entrenar a un equipo de minis cuando tenía 16 años y a partir de aquí han sido numerosos los equipos a los que he entrenado hasta el actual.

¿Qué jugadora te ha sorprendido más?

Dentro de las jugadoras que he dispuesto en mis equipos debo destacar a dos de ellas, reconozco que son las dos jugadoras que más me han sorprendido. Una es Gracia Alonso de Armiño, tuve la oportunidad de entrenarla durante cuatro años en sus edades formativas, era una jugadora con muchas cualidades y aptitudes, pero su actitud no era la correcta para la práctica deportiva, poco a poco fue corrigiendo su actitud y gracias a ello, a su carácter competidor y a su innegable calidad, actualmente se encuentra en Estados Unidos jugando la liga universitaria, siendo una jugadora destacada dentro de su equipo.

Por otra parte, más actualmente, otra jugadora que me ha sorprendido es Ainara Ramasco, una jugadora joven de la casa que este año considero que ha madurado, completando una excelente temporada, convirtiéndose en la capitana del equipo y en una de las líderes dentro del vestuario, es una jugadora muy completa que domina varios apartados de las estadísticas.

¿Quién fue tu modelo de entrenador?

Si soy sincero son muchos los entrenadores que siempre me han gustado y es posible que haya cogido cosas de todos y cada uno de ellos, pero me considero un entrenador con ideas propias y con mi particular forma de actuar, siempre asimilas conceptos de otros, pero creo que es importantísimo que cada entrenador tenga su seña de identidad propia para poder aportar cosas diferentes.

¿Qué aspiraciones deportivas tienes para el futuro?

Mi planteamiento para el futuro es seguir aprendiendo y formándome cómo entrenador, ya que considero que uno nunca debe de dejar de aprender por mucha experiencia que pueda llegar a tener. Respecto a aspiraciones, no me planteo nada, estoy muy a gusto donde estoy y lo que tenga que venir pues bienvenido será, valorando siempre todos los aspectos de la vida.

Si no estuvieras relacionado con el basket, ¿Qué serías?

Realmente nunca me había planteado esta pregunta, porque no es opción para mí ahora mismo no estar relacionado con el basket. Es mi forma de vida, es lo que me gusta y la verdad que es muy difícil para mí pensar en no estar relacionado con tal. Tengo mi trabajo pero mi mundo fuera de él va unido a este deporte.

¿Qué consejo darías a las jugadoras jóvenes?

Mi consejo es que si aman este deporte no dejen de pasar las oportunidades que genera, que se lo tomen con la mayor ilusión del mundo, y que lo principal es su formación, previa a conseguir otros retos.

¿Por qué elegiste el basket femenino?

No es por nada en particular, he entrenado equipos masculinos y femeninos, empecé con chicos pero un día me ofrecieron entrenar un equipo femenino, era mi primera aventura con chicas y estuve muy a gusto los cuatro años que tuve la suerte de poder entrenarlas, prácticamente creamos una familia que hoy en día persiste. Luego volví a entrenar a chicos, a un equipo senior del club de donde estaba y luego mi paso fue directamente al equipo de LF 2 de Galdakao, después de un año y pico sin entrenar por motivos laborales.
Tengo que reconocer que hoy en día me decanto más por el baloncesto femenino.

¿Cuál ha sido tu mayor decepción en este deporte?

Mi mayor decepción como jugador fueron las lesiones, desde muy joven tuve lesiones relativamente graves, rotura de tibia y peroné, problemas en la rodilla, etc, que me mantuvieron bastantes meses fuera de combate.
Y como entrenador, no puedo decir que haya tenido grandes decepciones hasta ahora, porque he logrado importantes retos con los equipos que he entrenado. Por acordarme de una, ha sido este mismo año, el partido contra Estudiantes en Magariños cuando a falta de 1:50 para el final ganábamos de 11 y al final, tras una serie de circunstancias negativas y aciertos del rival, perdimos con un triple in-extremis en el último segundo.

¿Y la mayor alegría?

La primera clasificación para la Liga Vasca de un equipo femenino del anterior club donde entrenaba, obteniendo la cuarta posición final del País Vasco, muy meritoria para un club de barrio. Esperemos que este año podamos tener otra gran alegría entrando en la fase de ascenso a Liga Femenina 1, que a falta de los 2 partidos que nos quedan tenemos las aspiraciones intactas.

¿Qué no le harías a otro entrenador?

A otro entrenador nunca le pisaría, me explico: creo que entre entrenadores nos debemos respetar al máximo, independientemente del equipo, categoría etc, ya que todos somos susceptibles de errar, y, precisamente, el que sea entrenador, sabe o debe saber los errores que ha cometido en su carrera, el que piense que lo ha hecho todo bien en su vida o sólo ve los errores del otro a parte de mal compañero no tiene futuro en esto.

¿Hasta dónde llegarías para ganar un partido?

Nunca iría más lejos de lo que el tema deportivo permite. Considero que esto es un deporte y en estas categorías sí es cierto que se piden unos resultados pero aún así sigue siendo un deporte con los valores que ello genera. Hay que pensar en todo lo que mueve, niños y niñas que vienen a ver los partidos, público, hay que respetar al rival al máximo. Me considero un entrenador con carácter ganador, me imagino que como todos pero lo que no comparto es el ganar por encima de todo, porque muchas veces esto rompe con los valores del deporte.

¿Cuál es el puesto más importante dentro del campo?

Todos los puestos y roles dentro de un equipo tienen gran importancia, es muy difícil concretar cuál es el más importante. Por destacar uno, me quedaría con el puesto de base, como se suele decir es la prolongación del entrenador dentro del campo, sus tomas de decisiones de qué queremos y para quién queremos jugarlo, buscar siempre las mejores opciones, y porque, al final, es la jugadora que más tiempo tiene el balón es sus manos.

¿Qué consideras negativo en el basket?

Es muy difícil contestar a esta pregunta porque lo considero un deporte casi perfecto. Igual el querer ganar por encima de todo, sobre todo en categorías de formación, dejando atrás otros conceptos más importantes en estas categorías tales como la educación, el aprender a competir respetando al rival o público, el aprender a perder y ganar, etc.

Un mensaje para los aficionados al basket femenino

El mensaje puede ser de unidad. En estos momentos que vivimos, el baloncesto femenino se ha visto muy perjudicado en forma de desapariciones, de emigración de jugadoras nacionales, etc. Salvando las distancias físicas respecto al masculino, el baloncesto femenino ofrece también un gran espectáculo y las jugadoras cada vez están más preparadas tanto física cómo técnicamente. Entre todos los que amamos este deporte debemos salvar la situación del baloncesto femenino y seguir apoyándolo, ya que al final nuestra ilusión es la fuerza para que siga vivo.


Etiqueta asignada a este artículo
GDKO IbaizábalÍñigo Sáinz de Trápaga

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies