Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Érase una vez un pollito’

‘Érase una vez un pollito’
05 Ene 2014 11:01

El pollito empezu00f3 a removerse inquieto…

El pollito empezó a removerse inquieto...

El pollito empezó a removerse inquieto… | Dreamstime

Hola Amics!!

Hace mucho que no venía por aquí, me gustaría compartir con vosotros este cuento y animaros a compartir conmigo qué os ha recordado, dónde os ha transportado, con qué os identificáis….

Gracias por vuestra lectura, y FELIZ AÑO NUEVO!! FELIÇ ANY NOU!

Érase una vez un Pollito

El pollito empezó a removerse inquieto intentando buscar una postura más cómoda, algo que le aliviara…. No comprendía qué era esa presión que sentía en el pecho, que le ahogaba y le obligaba a revolotear agitado.

En uno de esos torpes y espasmódicos movimientos golpeó contra una superficie dura, una pared que empezaba a romperse.
A través del pequeño boquete que había creado entraba una suave brisa de aire fresco. Al descubrirlo empezó a golpear con sus alitas motivado por el ruido del viento que llegaba desde otro lugar.

Cuando consiguió sacar el cuerpo por ese agujero se quedó paralizado al descubrir la cantidad de cosas que veía. Se sentía confundido: “¿Eso ha estado ahí fuera siempre?, ¿Por qué nunca me di cuenta de que vivía en un huevo tan pequeño y tan hermético?”, se preguntaba, vulnerable, el pollito. Aguardó unos instantes, meditando si debía quedarse en su cáscara, aún caliente, o dejarse llevar por ese viento nuevo. En el fondo lo tenía claro, pero le asaltaban las dudas: “¿Y si me voy y no puedo regresar?, ¿Será peligroso?…. Quizás es mejor que me quede aquí con mis cosas…”. 

Tomó aire e inspeccionó el lugar en el que se encontraba. Respiró por segunda vez y salió determinado del huevo para descubrir un lugar bien distinto al que habitaba hasta ahora.

Conoció a las flores, a las piedras, a los aromas, a la tierra, a los colores… Pasaban los días y no paraba de vivir nuevas aventuras, se sentía dichoso y afortunado.

Un día conoció a una mariposa, ¡era tan distinta a él! …. Conectaron rápidamente, tenían el mismo sentido del humor y la misma pasión por aprender y explorar cosas diferentes. La mariposa le contó que no mucho tiempo atrás era un gusano de aspecto desagradable. Eso le había hecho ser más fuerte y le había ayudado a convertirse en la hermosa mariposa que era ahora. El pollito se acordó de su huevo, de su vida de antes, de su gente…. La nostalgia apareció en sus ojos y decidieron volver juntos al lugar dónde dejó su huevo. Quería compartir con su nueva amiga el mundo dónde antes había vivido; un lugar en el que también había disfrutado mucho. 

Cuando llegaron, el huevo seguía ahí, igual como lo había dejado, pero con un poco de arenilla que lo medio cubría. Ilusionado por haberlo encontrado, el pollito se dirigió veloz hacia el huevo decidido a entrar, cuando descubrió, para su sorpresa, que ya no cabía. ¡Su cuerpo había cambiado y ni se había dado cuenta! Se quedó un instante callado.

Por suerte, la mariposa seguía a su lado y entre los dos apartaron el huevo.

Detrás de él se escondía un camino inmenso, lleno de girasoles que les invitaban a jugar alegres.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies