Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Extremismos’

‘Extremismos’
23 Ene 2014 19:01

Transvolcu00e1nica en la isla de La Palma

Transvolcánica en la isla de La Palma

Transvolcánica en la isla de La Palma | rtve

Es curioso ver cómo al comenzar el año, cada vez encuentro más personas dispuestas a participar en eventos extremos, bien ultra distancias o bien raids, en los que hay que combinar la orientación con el dominio de otros deportes como el MTB, ya que suele realizarse por parajes cuanto más exóticos y más abruptos mejor.

Estas pruebas arrancan, sin duda, lo mejor y lo peor de cada uno. En 6, 8, 10 horas o más de competición da tiempo a todo: reír, maldecir, llorar, frustarse, sentir un dolor infinito, y también, cómo no, sentir el que tendrá un sitio especial en tu altar particular de los recuerdos: el momento de la llegada a meta, el final.

No son pocos, los que llegando extenuados, con el estómago encogido por el esfuerzo, el gesto demacrado por los kilómetros finales, entran en meta pensando en la próxima prueba.. porque esto no son carreras, son pruebas, retos contra uno mismo, igual que un 10.000, una media maratón, o un maratón: superación personal, sacrificio pero llevado al extremo por las largas horas de competición o incluso días.

Algunas pruebas extremas se llevan a cabo en tres jornadas o más, incluso en autosuficiencia, sin ayuda externa, lo cual la hace si cabe más dura, obligándote a llevar todo lo necesario en una mochila. En el Maratón Des Sables, que es una prueba de siete días y se disputa en seis etapas, los corredores deben llevar una mochila en la que tienen que incluir entre 4 y 6 kilos de alimento, que en total sumen 14.000 calorías establecidas en el reglamento de la organización, al margen de todo lo necesario para una prueba de este tipo: recambio de ropa, calcetines, protectores solares, agua, etc.

Pero a toda prueba, a toda carrera, a todo partido le antecede un entrenamiento. Para este tipo de pruebas conviene entrenar no menos de tres meses con una mochila de entre 3 y 10 kilos, e ir incrementando el peso para acostumbrarnos a correr con ese lastre, imprescindible entrenar el avituallamiento en marcha, tanto sólido como líquido para evitar problemas en carrera, y además comprobando qué es lo que nos va mejor comer y qué no.

Después, el entrenamiento en sí, las distancias, distintos terrenos y desniveles, incluso entrenar a diferentes horas del dia para habituar el cuerpo a esfuerzos inusuales. En definitiva, una disciplina apasionante ésta de las largas distancias, donde se conjuga la forma física y la fuerza mental, al estilo Nadal….

Por cierto, mi pupilo Antonio y yo le estamos haciendo ojitos a la Transvolcánica que se celebra en la Isla de La Palma…, ya os iré contando…

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies