Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Fracaso histórico

Fracaso histórico
11 Sep 2014 06:09

España no se ha podido despedir de una peor manera de un campeonato y una afición que les ha acogido desde el primer momento. En la previa del partido se hablaba de revancha francesa, de respeto al rival pero no se habló de lo que realmente ha pasado hoy en el Palacio de los Deportes. Todo campeonato hay que jugarlo hasa el último momento, y no por ser anfitriones y poseer un quinteto NBA ya teníamos el oro desde la fase de grupos de Granada.

Nada más comenzar el partido se pudo observar el primer problema para España. Boris Diaw, ala-pívot de los San Antonio Spurs (campeones de la NBA) encestó dos triples que abrían la senda de lo que podía pasar en el partido, además de dar confianza al combinado galo que salió desde el primer segundo a ganar el partido. Marc Gasol, que estrenaba paternidad, no tuvo su mejor día, tanto en defensa como en ataque, y el veterano jugadora francés aprovechó, una vez más, la característica «caraja» defensiva de los nuestros.

Mate del frances Rudy Gobert por encima de Pau Gasol

Se fue al banquillo un Pau asfixiado, que hoy quiso ser el mejor, y entró Ibaka como pollo sin cabeza. Es cierto que metió su primer tiro desde sus queridos 5 metros, pero desde ese momento trasmitió impaciencia y tiros muy forzados que pudo contagiar al equipo en ataque. Marc e Ibaka hicieron un penoso 2 de 14 en tiros de campo. La falta de rotación interior de Orenga, teniendo a Reyes o a Claver con cero minutos en el partido, es destacable.

El segundo error del entrenador español fue la falta de preparación del partido. Además, no lo decimos nosotros, sino Juan Carlos Navarro, que en declaraciones a pie de pista a Cuatro, tras terminar el encuentro, así lo reconoció para sorpresa de todos, verdad como un templo.

En cuanto al ataque de España…, simplemente no existió. No hemos jugado a nada, los tiros eran desde 8 metros y un patético 9% en tiros de tres puntos lo demuestra. Los jugadores estaban agarrotados, como si les hubiera pasado por encima un regimiento de caballería francés. No reaccionaban y eso se transmitía a la afición que llenaba el Palacio de los Deportes de Madrid. No funcionó nada: ni la circulación, ni el ataque estático, ni los triples; y solo encomendándonos a la defensa no sirvió para parar el talento de Les Bleus, que lo tienen.

Francia y su entrenador Vicent Collet plantearon un partido de libro, de manual táctico, tanto en defensa como en ataque. Conocían al dedillo todos los sistemas españoles. Desde el salto inicial se colocaron perfectamente para romper todos nuestros esquemas, esos que hicieron brillar y aniquilar a cualquier enemigo en la fase de grupos de Granada. Además, pasando por uno de los objetivos principales del banquillo galo: controlar el rebote. Obviamente la diferencia en el rebote te hace tener más posesiones y tener más posibilidades de victoria. Francia, a base del rebote, nos ha privado de correr, factor fundamental en el juego de España. Al final del partido la estadística mostraba la diferencia; 16 vs. 8 (ofensivos), 34 vs. 20 (defensivos), demoledor. Y con Felipe Reyes en el banquillo, grave error de Orenga.

En el tercer cuarto, cuando España logró empatar el partido, una tangana, con Florent Pietrus por medio atizándole un mandoble a Sergio Llull, paró el ritmo de España. Hasta en esos aspectos «tácticos» nos barrió Francia.

Otro de los grandes problemas de nuestra selección fue la autogestión. José Luis Sáez, presidente de la Federación, sin duda ha realizado un extraordinario trabajo pero debe, junto con el responsable técnico Ángel Palmi, tener la misma valentía que tuvo al nombrar seleccionador a Orenga para pedir su dimisión.

Los mejores del partido fueron Boris Diaw, con 15 puntos y 5 rebotes, Rudy Gobert con 13 rebotes, además de la fantástica dirección de Thomas Heurtel, que pudo en todo momento con nuestros bases NBA, y que en los minutos decisivos sacó su calidad a pasear con un triplazo que acabó con España.

La crónica del partido ha sido ni más ni menos que un repaso de Francia a España con dos estandartes fundamentales: la supremacía de Vincent Collet desde el banquillo y la palabra ‘equipo’. Se equivocaron todos, encestaron todos, defendieron todos, rebotearon todos, lucharon todos y ganaron todos.

Fastidia terminar este recorrido mundialista en TheWangConnection de esta manera pero el deporte siempre te da la posibilidad de revancha y seguramente estaremos para contársela. Gracias a esta generación del 99 que nos hizo campeones de todo. ¿Habrá segunda parte? En Río de Janeiro lo veremos.

La Selección Española de baloncesto, tras concluir el partido Pau Gasol saluda a la afición Lección de Vicent Collet, entrenador galo Boris Diaw celebra un triple Pau Gasol, abatido

Resumen del partido:

Conferencia de prensa:

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies