Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Froome y Nibali, dos caras de la moneda ante la frustración

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
25 Ago 2015 00:08
Vicenzo Nibali

Vicenzo Nibali

Cuando el pelotón sufrió la primera gran caída de esta Vuelta Ciclista a España apareció un nombre propio. Vincenzo Nibali era el gran perjudicado de la general, aunque sin aparentes daños físicos. Cuando me ponía en marcha a hablar sobre cómo afrontó la recuperación de tiempo, poco a poco sin perder la cabeza, saltaba la noticia. Vincenzo Nibali acababa de ser expulsado de la Vuelta tras agarrarse al coche y desplazarse junto a él durante cientos de metros. Ya ha pedido disculpas, pero un grande de este deporte, al que muchos admiramos por su valentía en carrera y por su entrega en cada carrera, no puede permitirse ensuciar su imagen así. El ciclismo y sus aficionados tampoco lo merecen.

Una «caza» debe hacerse sin perder la cabeza ni desperdiciar las fuerzas a las primeras de cambio, se debe sufrir, sí, pero sin desfondarse por completo. El deporte tiene multitud de momentos en los que desesperar, cuando la tensión es máxima, te convierte en presa fácil. En estas situaciones, se debe tener perfectamente claro y en mente qué hacer, conocer tu cuerpo y tus sensaciones y tener una fortaleza mental que te permita sufrir, y no tomar un camino fácil, pero incorrecto. Nibali lo hizo y si desesperas caes en el descontrol, y tienes más que perder que ganar. Todo esto, se puede y se debe entrenar. 

Chris Froome

Chris Froome

En la otra cara de la moneda solemos encontrar a Chris Froome. El británico conoce perfectamente sus posibilidades y cómo debe correr, y sabe que los cambios de ritmo bruscos no son lo suyo, que no es un terreno donde se mueve cómodo, y mantiene la calma con un pedaleo siempre constante. Agarrado a su bici, casi sin ponerse de pie y con la mirada en sus watios, conociendo sus parámetros a la perfección. Sabe hasta dónde puede llegar, cuánto debe forzar y cómo debe correr. Lo ha trabajado una y mil veces, y tras madurar sobre la bici y encontrarse momentos de frustración, sabe manejarse ya como pez en el agua. Confía en sus posibilidades y la tranquilidad de contar con un equipo que le arropa a las mil maravillas, le da la confianza necesaria para mantener la calma. 

Era un día de gran esfuerzo, en el segundo día de carrera, y perder la cabeza intentando sobrepasar los límites era fácil si no se cuentan con las herramientas precisas. Al final el «tiburón» Nibali, fue cazado, y nos dejó una enseñanza más. Trabajar la tolerancia a la frustración y dotar a los deportistas de herramientas para manejar estas situaciones, no es un tema menor.

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies