Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Fútbol, el gran circo de la sociedad española

Fútbol, el gran circo de la sociedad española
29 Sep 2013 09:09

El F.C.Barcelona le marcaba al Sevilla el gol de la victoria pasado el tiempo reglamentario, después de que se le anulase al equipo andaluz otro tanto, que a ojos del mundo era legal. El país entero, escandalizado. Madridistas, sevillistas, y demás. Unos días después, el Real Madrid gana su partido al Elche gracias a un penalti fantasma en el minuto 96, y vuelta a la misma historia, ya había tertulia para todos los grandes programas futbolísticos de España.

Posiblemente, esto no sea tan raro en un país como el nuestro en el que el fútbol lo acapara todo, pero lo que yo no sabía era que se podrían superar ciertos límites. Uno de los mejores jugadores del planeta, Leonel Messi, llegaba al juzgado para declarar a cerca de un supuesto fraude fiscal, y los aficionados le recibían al grito de ¡Messi presidente! Quizá, ésta, sea una de las grandes razones por las cuales estamos como estamos, con el índice de paro más alto de toda la zona euro por detrás de Grecia, una clase política que podría dar lecciones magistrales de corrupción, y un grupo de deportistas de élite que viven del aire y las migajas que les deja la industria del supuesto deporte rey.

¿Trabajo? Trabajo no es el intensísimo entrenamiento de los equipos de primera división, equipos que se quejan de que tienen que jugar dos partidos con menos de tres días de descanso. Trabajo no es marcar muchos goles para que el traspaso de un jugador supere los 90.000.000 de euros, mientras que millones de niños en África se mueren de hambre. Trabajo, en deporte, es lo que hizo por ejemplo Melanie Costa, que tras quedarse fuera de la final olímpica en Londres 2012 se quedó sin ayuda económica, y un año después, consiguió ser subcampeona del mundo, entrenando más de 6 horas diarias. Trabajo es la disciplina del ciclismo, el judo, la natación, la sincro o el tenis, trabajo es el oro en el mundial de las chicas de rítmica, los dos récords mundiales de Mireia Belmonte en la World Cup, o cualquier otro mérito épico que no sale en los grandes medios de comunicación.

Así mismo, periodismo no es juntar a cinco tertulianos para que estén dos horas hablando de si es gol o no, de si es penalti o falta, de si es fuera de juego o no … Periodismo es lo que hace Carlos Arribas con el ciclismo, la emoción de Javier Soriano en las pruebas de natación, el periodismo es algo serio que pretende en primer lugar informar; informar, que no aburrir.

Dicho esto, ahora quiero preguntar: ¿Para qué queríais unos juegos olímpicos y paralímpicos en Madrid? ¿Para ver fútbol? ¿Para que los mismos listos de siempre sigan especulando con millones de euros mientras nosotros nos dedicamos a discutir sobre el partido de ayer?

Es una pena que en el deporte no se valore el trabajo bien hecho, que no se den a conocer las grandes heroicidades que se llevan a cabo por todo el planeta, con muchas ganas y pocos recursos. Seguramente, con menos de 500 seguidores en Twitter y unos cuantos lectores incondicionales de mis artículos no conseguiré cambiar gran cosa, pero os pido, al menos, que reflexionéis un par de minutos sobre las cosas que decimos y hacemos a diario.

Para los que sí valoráis el trabajo bien hecho y soñáis con nosotros, quiero también daros las gracias, e invitaros a que sigáis acompañándonos en nuestro viaje por la estrecha senda de los mal llamados deportes minoritarios.


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies