Viernes, 26 de Mayo 2017 | Actualizado a las 14:13
Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
FIRMA

Galen Rupp, suma y sigue

Las últimas exhibiciones del atleta del Oregon Project causan admiración y recelo a la par
Galen Rupp, suma y sigue
Galen Rupp tras vencer en la prueba de 5.000 metros de los USA Trials 2012 | USATF
Atleta olímpico español, especialista en 1500 metros
28 Ene 2014 22:01

Galen Rupp y, sobre todo, su entrenador, el celebérrimo y controvertido Alberto Salazar, son el fenómeno de moda en el atletismo mundial, cuyas últimas machadas, junto a las de la “pequeña” Mary Cain, han dado ya la vuelta al mundo causando una mezcla de fascinación, estupor y desconcierto entre aficionados maravillados, y atletas y entrenadores que creemos no entender nada. Pero pongámonos en situación.

El atleta del Nike Oregon Project batió hace tres días un nuevo récord de América en pista cubierta, ésta vez en la doble milla con un registro de 8:07.41 (7:34.68 al paso por los 3000m) tras el logrado el día 16 de este mismo mes en 5.000m que estableció en 13:01.26. En ambas ocasiones ha recuperado las plusmarcas que él mismo ya ostentara anteriormente, y que se ha ido alternando sucesivamente en los últimos años con Bernard Lagat en la doble milla (8:09.49) y con López Lomong (13:07.00) y el propio Lagat (13:07.15) en 5.000 metros (ambos de origen africano).

Así queda constituido el renovado ránking mundial de todos los tiempos de la doble milla:

RANKING

TIEMPO

ATLETA

F. NAC.

PUESTO

LUGAR

FECHA

1

8:04.35

Kenenisa Bekele (ETH)

13.06.82

Birmingham

16.02.08

2

8:04.69

Haile Gebrselassie (ETH)

18.04.73

Birmingham

21.02.03

3

8:05.12

Kenenisa Bekele (ETH)

13.06.82

Birmingham

18.02.06

4

8:06.48

Paul Kipsiele Koech (KEN)

10.11.81

Birmingham

16.02.08

5

8:06.61

Hicham El Guerrouj(MAR

14.09.74

Liévin

23.02.03

6

8:07:39

Eliud Kipchoge (KEN)

05.11.84

Birmingham

18.02.12

7

8:07.41

Galen Rupp (USA)

08.05.86

Boston

25.01.14

8

8:08.07

Mohamed Farah(GBR)

23.03.83

Birmingham

18.02.12

9

8:08.16

Moses Kipsiro(UGA)

02.09.86

Birmingham

18.02.12

10

8:08.27

Tariku Bekele(ETH)

21.01.87

Birmingham

18.02.12

Pues bien, hace ya semana y media, nada más consumar el primero de sus dos récords y con menos de una hora de recuperación, el estadounidense se deleitó con un entrenamiento que constaba de las siguientes repeticiones: 2 x 800m+400m (2’01, 54”, 1’59, 54”) y luego, ya con “spikes”, otros 3x400m a 54″ o menos (todo ello en una pista de 200m de cuerda). Un entrenamiento propio de un mediofondista, que un atleta como yo (3:34.10 en 1.500m al aire libre) podría realizar en unas condiciones idóneas de descanso y no sin gran esfuerzo. Pero él lo hizo después de llevar en las piernas 5x1000m a 2’36 con una recuperación de ¡CERO SEGUNDOS!

No quedó ahí la cosa, ya que el pasado sábado de nuevo, según fuentes presentes en las instalaciones de la Universidad de Boston, donde el atleta acostumbra últimamente a obrar sus gestas; acto seguido a la consecución de su nueva plusmarca, realizó el entrenamiento que se describe a continuación, tras un descanso de 15 minutos para firmar autógrafos y quitarse las zapatillas de clavos: 5 repeticiones de 1 milla (1.609m) en 4’21, 4’20, 4’20, 4’16 y (de nuevo calzándose sus Nike Zoom Victory) ¡4’01.6 en la última! No conozco las recuperaciones, ni sé si quiero saberlas, pero en cualquier caso no es necesario para darse cuenta de la auténtica barbaridad que supone, ya que pocos atletas conozco con suficiente nivel para poder emularlo ni en óptimas condiciones, y ante la que cualquier calificativo se quedaría, más que corto, diminuto.

Tras un esfuerzo máximo como el que implica una competición y aprovechando un supuesto “momento mágico de asimilación”, Salazar somete a sus discípulos a una sesión de entrenamiento propia del día más inspirado de cualquier otro corredor de élite. Pero más allá de la controversia y el debate abierto acerca de la validez o el aprovechamiento de este inaudito método, está la capacidad de estos atletas para responder a tal esfuerzo y acometer semejante osadía de manera, más que satisfactoria, casi insultante.

“El talento, la calidad, la mentalidad…, llevados al límite, se quedan cortos para justificar tal bestialidad a la que no nos acostumbraremos”

El talento desmesurado, el derroche de calidad, la extrema capacidad de abnegación, la mentalidad ganadora o todos estos factores juntos llevados al límite, me temo que se quedan cortos para justificar la bestialidad a la que nunca llegarán a acostumbrarnos atletas como Galen Rupp o Mo Farah, ambos especialistas en larga distancia. El uno, poseedor del récord de América de 10.000m (26:48.00 en 2011), capaz de correr la Milla indoor el pasado año en 3:50.92 y estableciendo, al paso por los 1.500m, la mejor marca mundial del año con 3:34.78, marca que ya de por sí apenas han podido lograr grandísimos especialistas consumados como Mehdi Baala, Rui Silva o Fermín Cacho en sus mejores momentos. El otro logrando un estratosférico récord de Europa de 1.500m al aire libre con 3:28.81 el año pasado y colocándose 6º en el ránking mundial de todos los tiempos ¡en “vísperas” de su preparación para la maratón! Sobran las palabras.

El gran público estará asombrado sin duda por la valía y la versatilidad de estos deportistas sin parangón, pero realmente los que mejor podemos valorar y casi enloquecer con sus últimas virguerías somos los propios atletas de élite (meros aficionados a su lado) que no podemos evitar compararnos a ellos y, pese a tener en cuenta nuestras limitaciones terrenales, resignarnos a comprender que jugamos a cosas diferentes.

“Estas exhibiciones de Rupp y los suyos, especialmente por sus procedimientos, atentan contra las leyes de la fisiología y de la lógica”

Normalmente las grandes hazañas deportivas de nuestros ídolos, y en ocasiones rivales, han sido una fuente de inspiración, un ejemplo a seguir y un estímulo para entrenar más duro cada día, soñando acercarnos algún día a las cotas que aquellos alcanzaron. ¿Qué atleta de competición no ha sido espoleado por un vídeo de El Guerrouj o Gebreselassie antes de una carrera o un entrenamiento duro, o se ha ido a dormir imaginándose en la piel de Cacho cruzando con los brazos en alto la meta del estadio olímpico de Montjuic?. Pero en este caso, y hablo a título estrictamente personal, me ocurre todo lo contrario. Me resultan desquiciantes semejantes exhibiciones de Rupp y los suyos, ya no tanto por sus marcas sino por sus procedimientos que atentan casi contra las leyes de la fisiología y de la lógica y nos sume al resto de supuestos atletas de cierto nivel en la más mísera mediocridad. Es demencial. Las diferencias son tan abismales que dan vértigo y a mí particularmente me generan un cierto sentimiento de frustración, algo insano pero inevitable. Ya está, ¡son de otro planeta! Pero han venido para quedarse.

Álvaro Rodríguez

Atleta olímpico español, especialista en 1500 metros


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.