Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Guillermo Jiménez: «Mi obligación era luchar contra el dopaje, pero tiene muchos tentáculos»

23 Sep 2015 10:09
Guillermo Jiménez | Que.es

Guillermo Jiménez | Que.es

Guillermo Jiménez vivió desde dentro del Consejo Superior de Deportes (CSD) una de las etapas más críticas de nuestra historia. Tramas y escándalos de dopaje se sucedían mientras uno de los máximos dirigentes del deporte en España observaba impotente ante los «poderes» que se encuentran detrás de estas prácticas. «Mi obligación era luchar contra el dopaje, pero tiene muchos tentáculos», asegura el ex director del CSD en una brillante entrevista de Jesús Mínguez en As.com.

El caso Manzano y la posibilidad de que el comienzo de la investigación lastrara su vida política y profesional, todavía rondan por su cabeza.

«Sí. Creí a Manzano. Era mi obligación moral luchar contra el dopaje, pero tiene muchos tentáculos. Los que estábamos alrededor sabíamos que Manzano decía la verdad, porque, colateralmente pero no públicamente, había mucha gente que nos lo confirmaba. La resolución de la Operación Puerto se quedó coja. Jaime Lissa­vetzky puso toda la carne en el asador, quiso llegar al fondo y me siento solidario con él. Le pasó un poco lo que a mí. Comienzas una acción, ves un final claro pero te van poniendo piedras en el camino. Algo pasa. Hay poderes económicos muy fuertes. Y la opinión pública española tiene un punto de quijotismo cuando se trata de nuestra gente. Pensamos que los de fuera sí y los de dentro no».

Sobre el caso de Carlos Gurpegui, Jiménez dice que todo el mundo tiene derecho al olvido, pero también su familia.

«En aquella época recibimos amenazas de muerte, hubo pintadas cerca de mi casa, algún periódico me tildó de enemigo del pueblo vasco… Y sigo pensando lo mismo. Supongo que le habrán hecho más controles. Si era una producción endógena (del propio cuerpo de Gurpegui) de norandrosterona, habrá seguido saliendo. Si no ha sido así, a quien hay que reclamar es a la gente que había entonces en su entorno, que era muy compicado…»

A pesar de esto, no cree en el gran poder del fútbol en cuanto al dopaje, hay deportes más fuertes asegura.

«Noté mucho más el poder del ciclismo. El fútbol fue más respetuoso. El ciclismo me apartó de la política. Me dijeron ‘no vas a volver’ y no volví. Me asqueó el pase de recados.Hubo algún deportista que amagó en colaborar. No diré el nombre, pero hubo uno que en mi despacho me dijo que iba a delatar a todos. Pero me pidió un día para contárselo a sus padres. Fui ingenuo. Al día siguiente tenía una manifestación de deportistas de la Blume contra la persecución a un compañero, luego alguno se arrepintió», asegura el ex director pensando en el caso de Alberto García.

Pero la conversación no acaba ahí. Llegan más positivos, acompañados de nacionalizaciones. Juanito Mühlleg y su positivazo.

Le nacionalizaron los gestores anteriores, aunque José María Odriozola, maliciosamente, dejó caer que era nuestro. Quiero reivindicar al equipo del CSD de 2000 a 2004. A Juan Antonio Gómez Angulo se le ha tratado injustamente como secretario de Estado. Fue víctima de la percepción que ya había de él de hombre de la cultura y del toro. Que haya mucha manga ancha con las nacionalizaciones no me gusta. Deben ser de segunda generación. Hijos de los inmigrantes. No gente que sólo se pone la camiseta de España para competir y la beca.

Carlos Gurpegui | Marca

Carlos Gurpegui | Marca

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies