Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

«Han faltado el respeto a lo que amo y por lo que damos la vida»

06 Feb 2016 00:02
Los árbitros del encuentro

Los árbitros del encuentro | @Enclmdiario

Nos llega a la sección de Wang Enfurecido un caso que se repite más de lo que parece en las pistas españolas cada fin de semana. Las jugadoras del equipo femenino de fútbol sala Mora FSF-Sánchez Beteta han denunciado el trato denigratorio que supuestamente sufrieron el pasado sábado por parte de los árbitros en su encuentro frente al Adae Simancas. En un comunicado han expresado su profundo malestar con la actitud de los colegiados –Julio Castillo y Gabriel Ruiz, del Colegio Madrileño–, no sólo hacia ellas sino también hacia el entrenador, delegada y otros integrantes del Mora, y su indignación con el trato recibido y con la injustificada expulsión de cinco personas. Desde el club se pide respeto por el trabajo y el esfuerzo del equipo, trato de igualdad hacia la mujer y se señala a quienes, incapaces de mostrar coherencia en el ejercicio de sus funciones, convirtieron un partido de fútbol sala en una historia sorprendente, y que ellas mismas nos han contado en primera persona.

Se trata de un partido de la Segunda División Nacional Femenina, que para el Mora es una final, pues es colista y en cada partido que resta se la juega. Lo primero que sorprende es, según nos cuentan las jugadoras, la actitud de los colegiados hacia ellas desde un principio: «cállese, siéntese, no se levante, no me hable, no se dirija a mí» son el tipo de contestaciones que reciben durante todo el encuentro, «y no por protestar, sino por decir simplemente que una pelota no había salido. No te podías dirigir a ellos bajo ningún concepto».

«Al entrenador le dijo uno de ellos que le iba a durar bien poquito, y a nosotras la que estábamos liando estando ya descendidas», nos cuenta la misma jugadora que nos dice algo insólito: «estábamos advertidas por las rivales de estos dos colegiados. Han faltado el respeto a algo a lo que amo y por lo que damos la vida. Ese día el equipo se conjuró y dio la cara, y nos encontramos con cinco expulsiones en un partido limpio que no tuvo nada hasta que la liaron al final”.

«No entiendo que un árbitro se cruce desde la esquina cuando sólo estás animando a una compañera y te expulse», nos cuenta, como lo que escuchó la delegada cuando preguntó el motivo de la expulsión: «tú también a la grada».

Jugadoras del Mora reciben instrucciones del entrenador

Jugadoras del Mora reciben instrucciones del entrenador

«Jode que denuncies cosas así y teniendo el respaldo de muchos equipos que se sienten identificados, estos sigan pitando, y jodiendo partidos así. Por no hablar de la jugada que desata la ira del entrenador, y las lágrimas de las jugadoras”, que nuestra interlocutora comienza a narrar:

Con empate a 4 y 27 segundos para el final tenemos un dos para uno en mitad de cancha, y se produce una entrada que no admite dudas, porque no las admite y además hay un vídeo, que no pitan. Contra y gol. Mi entrenador les dice que es una puta vergüenza, sin dirigirse a nadie y mucho menos con insultos, y le cuesta la roja. También expulsan a la jugadora nº2, y acaba el partido. Nuestra portera se va llorando de la rabia y gritando vaya robo y aún así decide darles la mano, y la expulsan. En total, 5 expulsiones.

Pero aquí no queda la cosa:

Tuvimos que esperar 40 minutos para el acta y para pagar, tras lo cual uno de ellos admite que había sido falta y que él la habría pitado. Es entonces cuando uno de nuestros directivos les dice que hay que llevar traje en Segunda División, y no chandal. Esto enfadó bastante a uno de ellos que llegó a amenazar al directivo levantándole la mano, con la consiguiente respuesta por parte de éste.

Alguien ha dicho que tuvieron que salir corriendo, que les perseguimos en coches, y que lo nuestro son calumnias. Nosotros viajamos en autobús. Sólo es cierto que tuvimos que sujetar a un par de personas, provocadas por la actitud chulesca de estos señores, pero jamás justificaría la violencia por parte de nadie.

Las jugadoras del Mora FSF-Sánchez Beteta quieren dejar claro en qué consiste su denuncia: «No hablamos de maltrato, ojo, sino de diferencia de trato». Y añada esta jugadora: «la verdad es que nos animó a denunciarlo ver que muchas jugadoras y técnicos habían recibido de uno de ellos un trato similar».

Las chicas hablan de desprecio y amenazas. El deporte femenino, y en este caso el fútbol sala, no debe ser noticia por este tipo de cosas, se debe y tiene que valorarse el trabajo de unas mujeres que a veces no encuentran mayor recompensa que el hecho de creer en lo que hacen, pero cuando sienten que les ponen trabas sin sentido al deseo de darlo todo por una idea es también aquí donde pueden contarlo.

Acta del partido

Acta del partido entre el Mora FSF-Sánchez Beteta y el ADAE Simancas

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies