Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Jeremy Wariner se reinventa

23 Ene 2016 11:01
Jeremy Wariner

Jeremy Wariner

En la vida nada dura para siempre. Todo tiene un comienzo, una trayectoria y un final. La carrera de los deportistas, por supuesto, también. Unas son más largas y fructíferas; otras no tanto.

El atleta estadounidense Jeremy Wariner nació en Irving, Texas, el 31 de enero de 1982. En breve cumplirá, por tanto, 34 años. No es mala edad para estar entre los mejores atletas del mundo, pero las lesiones han sido un lastre en las últimas temporadas. También para él.

En Estados Unidos no eres casi nadie si no corres cerca de 44 segundos o por debajo en 400 metros. Él estaba cerca de hacerlo en 2003, pero se quedó en 45.13. Sin embargo, en 2004 llegó al panorama atlético mundial como un resorte. Gana los Trials estadounidenses con 44.37, lo que le lanza hasta los Juegos Olímpicos de Atenas … donde logra el oro con 44.00. A partir de ahí su trayectoria atlética es brillantísima y meteórica: campeón del mundo en Helsinki 2005 (43.93), campeón del mundo en Osaka 2007 (43.45), subcampeón del mundo en Pekín 2008 (44.74) y subcampeón del mundo en Berlín 2009 (44.60). Además, atesora dos oros olímpicos en 4×400 (Atenas y Pekín) y tres oros mundialistas también en el relevo largo (Helsinki, Osaka y Berlín).

Su mejor marca (43.45 en Osaka 2007) le convierte en el tercer atleta que más rápido ha corrido en la historia la vuelta a la pista tras Michael Johnson (43.18/43.39/43.44) y Harry Reynolds  (43.29). Sin embargo, no se acerca a sus mejores registros desde 2010. A partir de ahí siempre se quedó a un paso de entrar en el equipo estadounidense para las grandes competiciones. No fue posible. Pero él no tira la toalla. Todavía sigue entrenando duro. Su mente no está aún en Río de Janeiro, pues antes le toca el durísimo examen de los Trials USA, adonde quiere llegar habiendo corrido en 44 segundos. Ahí ya tendrá que correr pensando en dar su mejor versión.

Consciente de que el final de su carrera como atleta profesional está cerca ya está preparando su futuro. En mayo del pasado año montó junto a su esposa un establecimiento de la franquicia de sándwiches gourmet Jimmy John´s. Ahora ha dado un paso al frente y se ha puesto al mando de su negocio para “entrenarse” de cara a lo que le espera en los años venideros.

Los mejores años de su carrera fue la imagen de la marca Adidas, firma que le patrocinó y a la que llevó hasta las mejores cotas. Ya no, ya no tiene patrocinador para su carrera deportiva. La vida suele ser así. Veremos qué le depara el 2016, año olímpico. Mientras tanto, siempre nos quedará recordar sus competiciones, en las cuales parecía no acusar las sacudidas del ácido láctico en el último 100. Siempre guardaré en mi memoria su elegancia, la facilidad con la que corría una de las pruebas más complejas y exigentes del programa atlético. Independientemente de lo que resulte en lo que queda de su carrera, larga vida a Jeremy Wariner, una joya para la historia del atletismo, el atleta blanco que más rápido ha sido capaz de dar una vuelta a una pista de atletismo.

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)

1 comentario

Escribir un comentario
  1. Juan R
    Juan R 23 enero, 2016, 20:15

    Hola, pues sí, para los deportistas de élite que hacen un deporte que no permite ganar suficiente dinero durante los años de acción (véase el atletismo, ciclismo, esgrima, judo…) y que luego no tienen repercusión mediática, la vida cambia dramáticamente cuando dejan de estar arriba.
    Cambiando de tema, quiero pensar que es un recurso «poético» o «literario» la frase sobre las sacudidas del ácido láctico en los últimos 100 metros. En una web como está creo que además de informar de maravilla sobre el mundo del atletismo (que sin dudas es un lujo) creo que es momento de ser más científicos en muchos aspectos. El ácido láctico No produce fatiga. Y te sorprenderías, lo digo con todo el respeto, si te digo que según los datos científicos en esos 100 últimos metros es precisamente el ácido láctico el que permite mantener el nivel de contracción y actividad muscular ya que preserva la capacidad contráctil cuando hay exceso de actividad.
    Hay muchos mitos en fisiología del ejercicio que la ciencia actual, es decir, los científicos que estudian la fisiología del ejercicio, han desmentido. Todo está publicado en revistas de prestigio, pero parece que ese conocimiento no llega a las facultades de ciencias del deporte, no llega a los entrenadores, no llega a las pistas… y quizás un mejor conocimiento de la fisiología permitiría no solo un mejor rendimiento, sino un mejor disfrute y aprovechamiento de la práctica del deporte.
    Dejo aquí dos enlaces con dos artículos de divulgación científica en los que trato dos mitos de la fisiología del ejercicio: el ácido láctico en relación a la fatiga y las agujetas como «microrroturas celulares» (que ya adelanto que no lo son).

    Saludos y a continuar con la fantástica información que aportáis en esta web

    Juan R

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies