Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ENTREVISTA

José María Odriozola: «Todo lo que vale, cuesta»

El actual presidente de la RFEA espera sucesor tras 27 años en el cargo
ESPECIAL ELECCIONES RFEA
José María Odriozola: «Todo lo que vale, cuesta»
José María Odriozola, presidente de la Real Federación Española de Atletismo | RFEA
09 Nov 2016 09:11

José María Odriozola (Pontevedra, 23 de julio de 1939) tiene sus días contado como presidente de la Real Federación Española de Atletismo. Es cuestión de unas pocas semanas. Su sucesor saldrá de la votación que se llevará a cabo en la Asamblea de la Real Federación Española de Atletismo del próximo 26 de noviembre. Atrás dejará su legado. Hay opiniones, como no podía ser de otra manera, para todos los gustos. En tantos años hay tiempo para todo: éxitos, fracasos, aciertos y errores.

Hoy, Odriozola, poco amigo de las entrevistas, ha tenido a bien atender a WangConnection. Se trata, para nosotros, para el atletismo, para los medios, de algo más que un gesto. Para nosotros, su presencia en este medio es señal de que el buen trabajo tiene su recompensa y que lo que quedan son los hechos, el esfuerzo y la entrega. Aquí les dejamos con una de las últimas entrevista de José María Odriozola antes de levantarse del sillón de su despacho para hacerle entrega de la cartera de presidente de la RFEA a quien decida su Asamblea.

El atletismo español se encuentra en la búsqueda de nuevo presidente. Ya hay composición de la Asamblea. ¿Echa usted de menos vivir procesos como éste?

Francamente, se está más tranquilo cuando no eres candidato en unas elecciones.

Muchos procesos electorales en sus piernas. Como experto en elecciones y vista la Asamblea resultante. ¿Cómo ve las distintas opciones para conocer a su sucesor en Avenida de Valladolid?

Ahora que ya se ha retirado Manel González, parece que Raúl Chapado tiene bastante ventaja para ser elegido presidente de la RFEA.

Los tres aspirantes han hablado de cambio. Usted dice que también se puede cambiar a peor. No todo es perfecto, tampoco en la RFEA. ¿Qué cambio puede ser el más necesario en la entidad que usted, todavía, preside?

Tener más recursos económicos para consolidar los proyectos en marcha.

Aunque llegó a la presidencia en 1989, usted ya estaba allí desde mucho antes. ¿Cuándo aterrizó José María Odriozola en la RFEA como algo más que un atleta?

En el año 1967 Rafael Cavero me incluyó en su organigrama como Jefe de las Selecciones Nacionales.

¿Cuáles han sido los cambios más significativos vividos por el atletismo español en general?

Mejores instalaciones para atletismo en casi toda España y mayor número de entrenadores bien cualificados.

¿Y por la RFEA en particular?

Mejora en nuestro local federativo, que ahora es, además, en propiedad, más amplio y moderno. También un almacén para toda clase de equipamientos y equipaciones.

José María Odriozola, en los primeros años como presidente de la RFEA

José María Odriozola, en los primeros años como presidente de la RFEA | RFEA

«Los atletas disfrutan de un buen sistema de ayudas económicas»

¿Cree que hace falta algo más de dinero para poder profesionalizar a más entrenadores y atletas?

Sobre todo para poder compensar económicamente a cientos de buenos entrenadores que trabajan mayoritariamente por afición. Los atletas disfrutan de un buen sistema de ayudas económicas (becas).

¿Qué hechos le habría gustado sacar adelante que no pudo, o no le dejaron?

Conseguir convencer a las autoridades para aumentar las horas (al menos 5 a la semana) de educación física en toda la escolarización de 8 a 18 años.

Para usted, así como para el deporte español, Barcelona 1992 marcó un antes y un después, ¿por qué?

Fue un buen aliciente para todos los deportistas que pudieron dedicarse con mayor profesionalización a entrenar, gracias, en parte, al Programa ADO.

¿Qué quedó atrás, enterrado, gracias a los Juegos de Barcelona?

La percepción de que los españoles no estaban bien dotados para conseguir medallas y diplomas en los Juegos Olímpicos.

¿Qué trajeron los Juegos de Barcelona al atletismo español?

El récord en el número de medallas (cuatro) y una gran promoción para el atletismo.

Usted fue monaguillo antes que obispo. De su etapa como atleta, ¿qué echaba más en falta?

Las instalaciones que hay ahora. Yo tengo mis marcas personales en una pista de 300 metros y de ceniza (Ciudad Universitaria de Madrid). También que había pocas pruebas donde competir en toda la temporada.

¿Qué le llevó aquel entonces a postularse como el jefe supremo del atletismo español?

En el Campeonato de España de 1988, Ramón Cid y Juanjo Prado me convencieron para presentarme como alternativa al candidato propuesto por el entonces presidente y su camarilla.

¿Cambiaría algo de lo ejecutado en su gestión de los pasados 27 años?

Estoy seguro de que he cometido muchos errores a lo largo de estos años, siempre con la mejor voluntad de tomar decisiones en lo que pensaba que era lo necesario para el atletismo español.

27 años son muchos años. Véalo desde dentro y desde fuera. ¿No son demasiados para estar al frente de una entidad como es una federación deportiva?

La última palabra para decidir si era ya hora de que me fuera la han tenido siempre los miembros de la Asamblea, y ellos me eligieron siete veces.

En más de una ocasión usted ha afirmado que el atletismo vivió durante una etapa por encima de sus posibilidades. ¿A qué se refería exactamente? ¿Se gastaba más de lo que se tenía? ¿Se gastaba en aspectos superfluos, se derrochaba?

Nunca se ha derrochado, ni nunca hemos estado “sobrados” económicamente. Me refería a los resultados internacionales de nuestros atletas.

La RFEA suele ser la federación española que más dinero recibe de fondos públicos. ¿En qué se emplea ese dinero como máxima prioridad?

El dinero de la subvención pública es finalista y hay que gastarlo en alta competición internacional. Si hay desviaciones para actividades nacionales, hay que solicitar expresamente autorización al CSD.

¿Se canalizan bien los recursos hasta que llegan al destinatario final, los atletas, clubes, jueces…?

Todo está programado con claridad y el presupuesto lo aprueba anualmente la Asamblea, previo debate detallado.

«El presidente Diack y su ‘entorno’ concedían subvenciones en función de criterios caprichosos y de ‘amiguismo'»

De derroche ha hablado al poco de tomar posesión del cargo de tesorero de la IAAF. ¿En qué considera que se derrochaba por parte de la ejecutiva anterior a la del presidente Coe?

Era un régimen excesivamente presidencialista, cosa que ahora se pretende cambiar con la nueva Constitución, que espero que se apruebe en el Congreso Extraordinario del próximo 3 de diciembre. El presidente Diack y su “entorno” concedían subvenciones en función de criterios caprichosos y de “amiguismo”. El anterior tesorero está sancionado junto con Diack, su hijo y otros “colaboradores”.

Sebastian Coe, presidente de la IAAF, y José María Odriozola

Sebastian Coe, presidente de la IAAF, y José María Odriozola | Mark Shearman

 «Nadie se fue de rositas si merecía ser sancionado con el reglamento aplicado seriamente»

Usted se ha llevado varios chascos en estos años, sobre todo en los últimos y muchos de ellos a causa del dopaje. Dice que le han engañado como a un chino. Muchos piensan que es inconcebible que el máximo dirigente del atletismo español no estuviera al tanto de las artes que se gastaban gente como Manuel Pascua Piqueras (de su equipo), Marta Domínguez (de su equipo), Alberto García (un estandarte de una época). Al final se fueron de rositas por varios matices legales. ¿Cómo podía usted no saber nada?

He dicho que mis mayores disgustos estaban relacionados con temas de sanciones por dopaje. Por tanto, nadie se fue de rositas si merecía ser sancionado con el reglamento aplicado seriamente.

En más de una ocasión se ha rumoreado que la RFEA ha ocultado positivos, que ha hecho controles y, vistos los resultados sospechosos, se ha dejado fuera de una competición internacional a más de un atleta. ¿Hasta qué punto hay algo de cierto en ello?

Nunca se ha ocultado ningún positivo, pero se ha mantenido la confidencialidad hasta la finalización del proceso. Si había alguien “sospechoso” se le hacía un control por sorpresa adicional.

Hace unos meses circuló por ahí un audio del dopado Sergio Sánchez en el que tiraba la piedra contra Juan Manuel Alonso, acusándole de «proteger» a ciertos atletas avisándoles de que se les iban a realizar controles antidopaje. Poca credibilidad tiene la palabra de un tramposo, pero ¿alguna vez la RFEA ha investigado de alguna manera a su propia gente por sospechas de prácticas ilícitas?

Los controles por sorpresa, fuera de competición, como su nombre indica, no eran potestad del Jefe de los Servicios Médicos, sino de la Comisión Antidopaje de la que no formaba parte. Se hacían sorteos ante notario para determinar quién debía pasarlos.

¿Nunca investigó la RFEA algo más por su cuenta para depurar responsabilidades?

Como he dicho, teníamos una Comisión Antidopaje, con representantes de varios estamentos del atletismo, que supervisaba nuestros propios programas de la lucha antidopaje hasta que, tras la creación de la AEPSAD, todo el control es suyo.

José María Odriozola, en su despacho de la Federación

José María Odriozola, en su despacho de la Federación | RFEA

Miremos hacia adelante. ¿Cómo ve usted el futuro más cercano del atletismo español?

Hay que ser optimistas y pensar que siguen apareciendo talentos, fruto de los muchos programas y competiciones que organizamos para los jóvenes. Luego hay que llevarlos hasta la élite.

«Hay buenos juveniles y júniors, que, si los cuidamos y ayudamos llegarán a obtener grandes resultados» 

¿Se atisban nuevos valores para que en la presente Olimpiada y en futuras están sacando las castañas del juego a nuestro atletismo?

Como he dicho, hay buenos juveniles y júniors, que, si los cuidamos y ayudamos dentro de nuestras posibilidades, llegarán a obtener grandes resultados.

¿Ve factible que España vuelva a organizar unos Juegos Olímpicos o un campeonato del Mundo de atletismo?

Un campeonato del Mundo de atletismo es más factible que unos Juegos Olímpicos, aunque, en las actuales circunstancias, pasarán años antes de que sea posible.

Imagine que está en su cátedra de bioquímica, repleta de atletas en lugar de estudiantes. Es su última clase, su último discurso, el del adiós. ¿Qué les diría?

Que disfruten practicando atletismo. Que todo lo que vale, cuesta. Pero que si tienen afición y constancia, conseguirán grandes satisfacciones personales con un deporte tan maravilloso como el atletismo.

Artículos relacionados
Entrevista a Isidoro Hornillos
Entrevista a Raúl Chapado
Entrevista a Manel González

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


1 comentario

Escribir un comentario
  1. Felder
    Felder 10 noviembre, 2016, 08:58

    Cuando se marche este Señor vendrán las oscuras golondrinas y los antiguos atletas hablarán por esa bokita cerrada durante tanto tiempo y se armará la Marimorena.

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies