Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Kelly Schumacher, beach volley and basket dreams

Kelly Schumacher, beach volley and basket dreams
20 Jul 2013 09:07

Kelly Schumacher juega al volley playa en el verano

Kelly Schumacher jugó y brilló en España entre 2004 y 2007. Por aquellos tiempos, el entonces llamado Rivas Futura, era un equipo que quemaba etapas en su crecimiento hacia la élite del baloncesto español, y luego europeo. Schumacher pidió referencias, y tiene claro que “estoy con muchas ganas de jugar con Rivas esta próxima temporada. He visto que es un club que ha crecido desde que yo estuve en España y se ha convertido en el gran equipo del país junto a Perfumerías Avenida. Para mí es un honor poder formar parte de ello, y espero que los directivos hayan juntado un gran equipo para que podamos competir no sólo en el campeonato español, sino también en la Euroliga”.

Salamanca es la gran referencia para Schumacher. Allí, formando parte de Perfumerías Avenida, vivió una gran temporada. Coincidió con el técnico José Ignacio Hernández, y con Clara Bermejo, hoy capitana ripense. “Aquella temporada fue, desde luego, una de las que mejor recuerdo. Nunca resultó sencillo, pero peleamos muy duro y mejoramos como equipo en cada partido. Conseguimos jugar como un equipo y lo hicimos justo a tiempo. José Ignacio fue un gran entrenador, era duro pero justo. Y también me encantó Joao, nuestro asistente portugués”.

Aquella temporada Kelly Schumacher fue elegida MVP de la final que ganó, y revela un detalle que le aleja del estereotipo de americana más preocupada por los logros individuales: “Pues es cierto, pero no tuve ni idea de que habían elegido MVP hasta un año después, ¡me resultó gracioso!”. Explica que “Salamanca es una gran ciudad para jugar y para vivir, y no he visto una afición tan entregada desde mis años en la Universidad de Connecticut. La comida y el vino eran fantásticos, y la gente, simpática y acogedora. Me enamoré de España, y ahora tengo un buen ‘feeling’ con Rivas”.

Quizá pueda pensarse, por sus buenas palabras, que José Ignacio Hernández ha jugado un papel importante para que ella se decida a firmar con Rivas Ecópolis, pero a ella le atrajo más la idea de llegar a un equipo competitivo en España. Fue el entrenador quien mostró su confianza para contar con la jugadora, quien “me enteré varios días después de que él sería mi entrenador de nuevo, ¡me resultó fantástico! Siempre es bueno conocer ya al entrenador y otras compañeras porque facilitan la adaptación. Además, será genial estar cerca de Madrid, es una gran ciudad y estaremos cerca del aeropuerto, lo que siempre facilita los viajes”.

Kelly Schumacher: sueños de volley-playa y basket

Sin duda, el de Kelly Schumacher ha sido uno de los fichajes más sonados este verano en el plano internacional. Ser una estrella del volley-playa es el rasgo más llamativo, ella misma nos explica su historia de amor con un deporte tan exigente. Presume de buena forma física y afirma sentirse mejor que cuando jugó su último partido de baloncesto profesional.

Allá por el año 2010 Kelly Schumacher puso fin a su carrera como jugadora de la WNBA, tras convertirse en una leyenda de las Indiana Fever y ganar dos anillos, con Detroit y Phoenix. No ha vuelto a jugar al baloncesto a nivel profesional desde entonces, hasta la llamada de Rivas Ecópolis este verano. ¿Vuelve ahora tras un retiro? No, esa no es la palabra. Ocurre que la WNBA se disputa durante el verano, y ella decidió cambiar sus planes para el estío para perseguir un sueño, una carrera en la élite en el volley-playa, deporte que había practicado desde sus años universitarios.

Habla Kelly Schumacher: “Cuando me retiré de la WNBA mi plan era jugar al volley-playa durante el verano y al baloncesto en invierno”, esto es, en Europa, donde se hizo un gran nombre que aún mantiene. “Pero a medida que iba escalando en los rankings de élite en el volley, lo cual sucedió más rápido de lo que esperaba, empecé a centrarme en la posibilidad de optar a competir en los Juegos Olímpicos, y el baloncesto ya no era una prioridad”. Señala que “no tuve buenas experiencias en mis últimos equipos en Europa. No es que ni yo ni mi agente estuviésemos evitando volver a Europa, pero tampoco buscábamos proactivamente un nuevo equipo. Y fue así hasta que mi agente me mencionó la posibilidad de ir a España, ¡el basket se convirtió en una prioridad de nuevo!”.

“Ya solía jugar al volley-playa como mi entrenamiento principal en los espacios que tenía entre las temporadas europeas y la WNBA. Lo cierto es que la arena resulta más benigna que el parquet de una cancha, mis extremidades pueden recuperarse antes. Pero la necesidad de saltar y manejar el balón que se da en ese deporte han mantenido mis habilidades en forma”. Revela Schumacher un paso importante en su vida. “Quizá, lo más importante que me sucedió tras operarme la rodilla”, enfatiza. “Estaba en casa, en Miami, trabajando en mi recuperación con mi ‘fisio’, y tratando de mantenerme más o menos en forma, jugando un volley-playa suave. Tras la clásica recuperación, mi fisio me sugirió que fuese a ver a un especialista en Biomecánica Deportiva que trabajaba en Miami Beach, se decía que era capaz de recuperar a atletas de máximo nivel para la élite que habían tenido que escuchar de sus médicos que sus carreras estaban acabadas. Recuerdo que su gimnasio estaba lleno de atletas olímpicos con problemas similares, y todos los que estábamos allí regresamos al deporte sin dolor y en la mejor forma física de nuestras vidas. ¡Los rumores eran ciertos! Fue tan fantástico que, a los dos años, me casé con él. Y he de decir que, ahora mismo, sigo sin sentir dolor y me encuentro en mejor forma que en 2009”. Está tan segura de su momento actual que no duda en afirmar, orgullosa, que “llegué a escuchar que en Rivas se decidieron a contactarme cuando vieron imágenes que les sorprendieron y les confirmaron en qué buena forma estoy”.

Kelly Schumacher maneja buena información sobre Rivas Ecópolis, puesto que es una gran amiga de Ruth Riley, otra pivot campeona de la WNBA que jugó en el Cerro del Telégrafo durante la temporada 2008/09. Curiosamente, Riley y Schumacher fueron grandes rivales jugando al volley-playa en su época de universitarias, antes de acabar haciendo buenas migas a base de coincidir en las playas de Miami. “Resulta sorprendente, pasamos varios años siendo grandes rivales, y luego nos convertimos en amigas muy cercanas. Creo que ella es una gran persona y somos similares en muchos aspectos. Además, ella es también una gran jugadora de volley. Hace que mis entrenamientos sean muy divertidos, porque ¡nunca encuentras chicas de 1’95 contra las que poder jugar!”

Actualmente, Kelly Schumacher se encuentra trabajando a fondo en su faceta de jugadora de volley-playa. Tiene un verano cargado de entrenamientos y torneos, a medida que se afianza como una de las jugadoras más importantes del panorama norteamericano. Persigue un sueño claro: quiere ser olímpica en Rio 2016. Y ese trabajo sobre la arena asegura que llegará en un gran estado físico a la pretemporada con Rivas Ecópolis. Quiere mantenerse en forma y, al mismo tiempo, se encuentra especialmente ilusionada ante la posibilidad de volver a jugar al baloncesto al más alto nivel.


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies