Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

La empatía con el deportista, algo más que una victoria

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
29 Ago 2015 23:08
Peter Sagan, tras la caída en la etapa del 29 de agosto. La Vuelta 2015 | Captura Eurosport

Peter Sagan, tras la caída en la etapa del 29 de agosto. La Vuelta 2015 | Captura Eurosport

Hoy la Vuelta Ciclista a España se vio envuelta en un controvertido debate. Peter Sagan, claro favorito para la más que previsible llegada al sprint de hoy, fue atropellado por una moto de carrera. El corredor, encendido y mosqueado como pocas veces hemos visto al ciclista eslovaco, lanzó varias patadas a la bicicleta, incluso a la propia moto. Nunca al conductor, quede esto por delante.

Todos los que formamos el deporte debemos entender algo fundamental, el deportista es el protagonista de esta bella historia y su seguridad es fundamental. Y hay situaciones de carrera, donde la empatía salva situaciones, y tranquiliza a un deportista encendido tras un lance de carrera.

Ya sea un penalti no pitado, un atropello en carrera o un nulo más que discutible, el deportista debe responder con el corazón a 200 pulsaciones, y no siempre su respuesta es la más adecuada.

Aquí, al coche médico le faltó entender que Sagan, tras cientos de kilómetros en sus piernas, con la mirada puesta en el sprint donde tenía una oportunidad única, estaba absolutamente desolado más allá del cabreo monumental que tenía. Alguien ajeno a su propio rendimiento le habría privado de luchar por la victoria.

Siempre que su conducta esté dentro de la legalidad, tenemos que ayudar a calmar la situación. Aquí, ponerse en la piel del deportista e intentar comprender qué le llevó a comportarse así permite conducir y limitar en cierta manera el conflicto. Y como diríamos coloquialmente, no echar más leña al fuego.

La respuesta de Sagan no fue la mejor, las patadas y aspavientos sobraron, pero mucho no ayudó el conductor del coche médico despreciando al corredor tras lanzar este numerosos improperios.

Se pone de manifiesto de nuevo la importancia de la comunicación y la empatía en el devenir del propio deporte. Entrenar y optimizar estas cualidades, un deber al alcance de todos.

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto

2 comentarios

Escribir un comentario
  1. gab
    gab 30 agosto, 2015, 11:46

    Empezamos así y acabamos apoyando, como en el fútbol, los desprecios e insultos a jugadores y árbitros. No. Esa actitud no está bien, es recriminable.

  2. Silvia María Bartolomé
    Silvia María Bartolomé 30 agosto, 2015, 17:01

    Hola Gab. En absoluto defiendo actitudes que estén fuera de la legalidad. En realidad, lo que digo, es que si te encuentras a un deportista al borde de la desesperación, si te te muestras igual o peor, el conflicto sólo hace más que crecer. No defiendo actitudes ilegales e irrespetuosas, sino más bien, intentar informar para evitar que la gente las incendie y provoque aun más.

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies