Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Zancadas para el recuerdo

Las dos vueltas

Las dos vueltas
David Rudisha se impone en la final de 800 metros del Mundial de Pekín 2015 | IAAF
05 Abr 2016 07:04

Si tuviera que elegir una prueba, la más espectacular del atletismo, me quedaría con el 800. No desprecio nada de lo otro, entiéndaseme. Disfruto mucho de la velocidad, me asombran los gestos técnicos de los saltos y los lanzamientos, la cadencia de la marcha, el fondo es mi pasión… pero las dos vueltas son únicas. Lo disfruto especialmente en las grandes competiciones internacionales, donde ya pasar cada ronda es un logro costosísimo y las sorpresas, las buenas y las negativas, tienen cabida. Ya hemos hablado en este espacio de una de las mejores ochocentistas de la historia, la mozambiqueña María Lurdes Mutola, y de otras grandes como Kratochvilova, Jelimo, Melinte, Quirot y Holmes. Hoy vamos a fijarnos en la categoría masculina, centrándonos en los campeones olímpicos, desde Moscú ’80 (donde llega mi memoria) hasta Londres ’12. A la espera de lo que ocurra en Río, recordemos a los campeones precedentes.

Moscú 1980 – Steve Owett

Owett fue uno de los grandes mediofondistas británicos de los ochenta. Doble medallista olímpico, recórdman mundial de 1500 y, junto con Sebastian Coe, uno de los atletas que más ayudó a popularizar el mediofondo en el mundo, empezando por sus duelos en estos juegos: en 800, Owett fue oro y Coe plata; en 1500, Coe oro y Owett bronce.

Los Ángeles 1984 – Joaquim Cruz

Su victoria ante Coe fue una relativa sorpresa. Igual que cuatro años antes, Seb era el favorito, pero se topó con un poderoso Cruz que incluso en la recta de llegada se distanció de sus rivales con cierta facilidad. El brasileño a punto estuvo de repetir cuatro años después, en Seúl, aunque finalmente tuvo que conformarse con la plata.

Seúl 1988 – Paul Ereng

El triunfo de este keniata sí supuso una buena sorpresa, y más teniendo en cuenta sus rivales: Cruz, Elliot, Gray y Aouita. A 150 metros de la meta Ereng se encontraba sexto y mal colocado, pero con un magnífico eslalon se abrió paso entre sus competidores para alcanzar el oro.

Ereng se impone a sus ilustres rivales

Ereng se impone a sus ilustres rivales

Barcelona 1992 – William Tanui

El keniata calvo y barbudo venció en una de las finales más emocionantes que se recuerdan, imponiéndose a su compatriota Kiprotich y al estadounidense Gray. Fue una recta final emocionantísima, como pueden apreciar en el vídeo:

Atlanta 1996 – Vebjorn Rodal

El sorprendente noruego apareció en el momento justo para hacer la carrera de su vida. En una final muy abierta se impuso con récord olímpico (1:42.58). El gran dominador de entonces, Wilson Kipketer, no pudo competir porque acababa de obtener el pasaporte danés y debía esperar para representar a su nuevo país en una competición oficial.

El premio a la constancia (y a la valentía táctica) se lo otorgamos aquí al estadounidense Johnny Gray, finalista en cuatro JJ. OO. consecutivos: 7º en LA, 5º en Seúl, 3º en Barcelona y 7º en Atlanta.

Sydney 2000 – Nils Schumann

Todos tenemos un mal día. A Kipketer le ocurrió en Sydney. El alemán Schumann, un atleta muy llamativo por sus tatuajes (lo que aún era excepcional en la pista) lo aprovechó y se hizo con un oro que parecía otorgado de antemano al keniata-danés, que se quedó con la plata. Todos comparamos el caso de Kipketer con el de El Guerrouj, que también se descuidó en su final en aquellos juegos, aunque el marroquí se resarció (y de qué manera) cuatro años después. Kipketer, sin embargo, se retiraría sin su oro olímpico.

Atenas 2004 – Yuri Borzakovsky

El ruso era uno de los atletas más criticados por los entendidos a causa de sus veleidades tácticas. Solía quedarse el último en la primera vuelta, a veces incluso descolgado del grupo, para intentar remediarlo en los 300 metros finales. No siempre lo conseguía. Pero los espectadores agradecíamos su temeridad, pues con él siempre estaba asegurado el espectáculo. En esta final llegó quinto al último 100 y consiguió adelantar a todos sus contrincantes. Kipketer, esta vez, se quedó con el bronce.

Borzakovsky grita, Kipketer se lamenta

Borzakovsky grita, Kipketer se lamenta

Pekín 2008 – Wilfred Bungei

Bungei mantuvo una trayectoria muy sólida. El keniata era un clásico de las finales aunque nunca había obtenido un gran premio. Hasta los juegos de Pekín. Aprovechó un momento de interregno (entre Kipketer y Rudisha) para colgarse el oro olímpico en una carrera en la que estuvo en cabeza de principio a fin.

Londres 2012- David Rudisha

¿Fue el de Londres el mejor 800 de la historia? Es mucho decir, pero al nivel de los más grandes sí que estuvo, con siete de los ocho atletas mejorando su marca personal. Empezando por Rudisha, que no ahorró energías para los mítines y batió su propio récord mundial: 1:40.91. Detrás llegó un impresionante Amos, que con 18 años marcó 1:41.73, batiendo el récord mundial junior e igualando nada menos que el antiguo récord de Coe.

Rudisha posa con la marca de Londres

Rudisha posa con la marca de Londres

¿Y los españoles?

Sin ser una prueba floja en el panorama nacional, ni mucho menos, ningún español aparece en las finales olímpicas en todo este tiempo. Algunos estuvieron muy cerca, como De Teresa en Barcelona y Reina en Atenas, ambos a un puesto y unas pocas centésimas del logro. Aunque, posiblemente, el que más lejos pudo llegar no estuvo en el tartán. Roberto Parra transmitía unas sensaciones magníficas en el verano de 1996, pero se lesionó poco antes de los juegos de Atlanta donde, como hemos referido, se corrió una de las finales más abiertas. Todo hubiera sido posible.

Juantorena

Qué pena no haber nacido un poco antes para ver al mejor Juantorena. ¿Campeón de 400 y 800 en los mismos juegos? ¿Eso es posible? Para Alberto Juantorena lo fue en Montreal ‘76.

El caballo, en plena acción, con ese peinado tan setentero

El caballo, en plena acción, con ese peinado tan setentero

Artículos relacionados
ESPECIAL | 'Zancadas para el recuerdo', por Óscar Monterreal

Óscar Monterreal

Doctor en Historia del Arte, profesor universitario, diplomado en Magisterio (Educación Física) y escritor.


Etiqueta asignada a este artículo
Medio fondoBlog de Óscar Monterreal

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.