Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Las provocaciones existen, pero las evita quien quiere

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
07 Ene 2016 19:01
Barcelona vs. Espanyol | FC Barcelona

Barcelona vs. Espanyol | FC Barcelona

Derbis hay decenas, a lo largo de la temporada. Son partidos intensos, donde todo se vive con una intensidad especial, pero son partidos donde el más inteligente es el que sale mejor parado. Pueden provocarte, sí, pero la razón se pierde cuando tu respondes de la misma manera. 

En concreto me refiero al F.C Barcelona – Espanyol de ayer. Un partido disputado donde el Espanyol  se adelantó en el partido pero sucumbió 4- 1 ante un Barcelona que alineó por fin, tras acabar la sanción impuesta por la FIFA, a Aleix Vidal y Arda Turan. Sin embargo, las palabras de dudoso gusto que se intercambiaron, así como los numerosos ataques que se hicieron después del partido, dejan a un lado lo sucedido en esos 90 minutos. 

Por un lado Piqué, con un ataque directo al sentimiento blanquiazul:

Se denominan una maravillosa minoría. Espero que no sea tan minoría como el otro día, que no llenaron el campo. A ver si lo llenan en la vuelta.

Y saltó la chispa. Después fue Gerard Moreno, del Espanyol. No pierdan detalle:

El otro día no se hablaba con 0-0 ni con 0-1. Comentarios desprestigiando a nuestro equipo y tampoco se van a reír de nosotros. No vamos a pasar de los que nos digan. No te puedo decir jugadores. Se han visto duelos intensos. La provocación sobra cuando vas ganando. Es muy fácil hablar cuando el resultado está a favor. Cuando uno provoca, provoca, provoca es normal que saltes. Cualquiera saltaría. Los que estamos en el campo somos nosotros. Sabemos lo que hay. Hay una persecución mediática. La hay, es indiscutible. Nos han tratado de violentos. No te voy a dar nombres. El partido se calienta y ya está”

Se acusan mutuamente, y se avisan, se lanzan dardos para el próximo encuentro. Si algo que nos ha enseñado el deporte es que las provocaciones existen, pero las evita quien quiere. Sucumbir ante una provocación es sacarte en gran parte del partido. Y eso es lo que quiere el rival, que estés más pendiente de sus palabras que de sus actos. Que no recuerdes tu objetivo, tu tarea dentro del campo, y te pierdes entre provocaciones y acusaciones.

Si trabajas este tipo de situaciones, puede salir airoso. Debes recordar qué quieres, y todo lo que puedes perder si te pierdes en provocaciones. ¿Quien gana esta batalla? Desde luego no quien intenta ofender y acusar, sino quien las evita. A veces la gente se olvida que respetar al rival es respetar el deporte. ¿Y perder? Con estos ejemplos, perdemos todos. Debemos respetar al deporte y cuidar de él, con cada acto y con cada palabra que lancemos.

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies