Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘La experiencia única de vivir una fase final de la NCAA’ por Laura Marcos

‘La experiencia única de vivir una fase final de la NCAA’ por Laura Marcos
03 Abr 2013 17:04

Laura Marcos con su amiga Amanda presenciando el primer partido contra Texas Tech | TWC

¡Hola de nuevo a todos!

Os escribo para contaros las últimas noticias de nuestro equipo, con el cual ya hemos terminado la temporada.

Como ya sabéis, nos clasificamos para el torneo de la NCAA. Desde el momento en que salimos del autobús que nos llevaba al aeropuerto de Tampa, todo fue una auténtica pasada. La banda de la Universidad, el equipo de baseball, las cheerleaders y mucha más gente nos estaba esperando a la puerta del pabellón para desearnos suerte en el torneo, como podéis ver en este vídeo:

Una vez en el aerouperto tampoco tuvimos mucha espera, ya que la propia NCAA organiza el viaje de cada equipo con un avión privado en el que las únicas personas que iban eran de la Universidad, jugadoras,  entrenadores, familias, cheerleaders, la banda y demás personalidades. Pero de lo que tuvimos tiempo en el aeropuerto fue de grabarme haciendo el cubo de rubic, ya me tocó enseñarlo a mucha gente.

Después de todo eso llegamos a Texas, y nos preparamos para el día de entrenamiento. Cuando se juega un torneo de la NCAA las normas son muy estrictas, como pudimos comprobar antes de empezar a entrenar. Hay que tener cuidado con lo que se dice, todas tenemos que ir vestidas igual y es obligatoria una rueda de prensa de 30 minutos antes de comenzar el entrenamiento. Dependiendo del día, tienes entre 90 o 120 minutos para entrenar.

En la primera ronda del torneo los medios de comunicacion podían estar 15 minutos viendo el entrenamiento, y luego ya era a puerta cerrada. En la segunda ronda, podían estar hasta media hora. Pero como ya veis todo muy estricto; si tu hora de entrenamiento empezaba a las 2, podias estar en la cancha antes de las 2 para estirar y calentar, pero… ¡sin tocar ningun balón! Tocar un balon supondría romper una regla y meterse en problemas. De la misma manera cuando terminaba el entrenamiento, en el momento que el reloj llegaba a 0 tenías que haber terminado el entreno. Además de eso, el pabellón tenia mucho control, cada vez que entrábamos nos registraban las mochilas, nos daban una pulserita y necesitábamos llevar la acreditación. Pero dentro nos trataban como reinas: bebidas, fruta, snacks… todo lo que necesitábamos lo teníamos en el vestuario. 

Y con todo esto llegamos al primer partido. El primero lo jugamos contra Texas Tech en su pabellón. Fue un partido duro en el que fuimos a remolque todo el partido, pero al final despertamos y nos enchufamos. Un triple a falta de un minuto empató el partido y al final, con buenas defensas back to back y tiros libres, nos llevamos el partido por un ajustado 70-71. Otro día de entrenamiento y dos días después del primer partido nos enfrentamos a California. Sabiamos, desde el principio, que la clave iba a estar en parar a su base y atrapar más rebotes que ellas. La cosa no salió bien en la mayor parte del encuentro, pero en los últimos minutos reaccionamos. Fuimos capaces de empatar el partido e incluso capaz de ganarlo, pero nos fuimos a la prórroga. Salimos despistadas y lo pagamos, pudimos remontar una vez, pero no dos. Luchamos hasta el final, pero no conseguimos ganar. Para ocho de mis compañeras fue su último partido siendo una Bull, la verdad, nunca es bonito ver como algo así termina, ya sabéis, las despedidas nunca son fáciles.

Además, como veréis en las fotos, mi otra compañera, que también ha estado lesionada y no puede jugar como yo este año, nos sentamos en la grada, detrás del banquillo, por las reglas de la NCAA. La NCAA solo permite que haya 17 personas en el banquillo, sin contar las 5 jugadoras que hay en el campo, para que solo una se sentase en el banquillo, nos sentamos las dos justo detrás en la grada, pero os aseguro que se nos oía tanto como si estuviéramos en el banquillo, y animamos a nuestras compañeras como siempre hacemos.

Después de la derrota, la temporada acabó para nosotras, así que tuve unos dias para disfrutar con mi amiga que vino desde España, al final, no hay mal que por bien no venga. Perdimos, pero estuve más tiempo con ella. Ahora tenemos dos semanas de descanso, y una vez que pase la Final Four empezaremos a trabajar de cara a la próxima temporada. Ya os contaré, más detenidamente, cuando empecemos a trabajar.

Por lo demás, solo queda felicitar a mi amiga Maria que fue su cumpleaños hace poco y decirla que habrá más sorpresas, y que la distancia no impide que su cumpleaños sea especial. Y a mi madre tambien la quiero felicitar, que aunque no esté en casa con ella para celebrarlo, le quiero desear muchas felicidades y ya me aseguraré que, una vez que llegue a casa, lo celebremos juntas. Un beso para las dos bien grande, pero hoy, sobre todo, para mi Mami…, ¡ya no queda nada para que te pueda ver! 


Etiqueta asignada a este artículo
Laura MarcosNCAA

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies