Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Leones de 10

03 Ago 2015 10:08

Hace unos meses, cuando concluía el Campeonato de España absoluto de atletismo en pista cubierta, hice una de las entrevistas más amargas del campeonato. No fue amarga por el contenido, sino por las sensaciones previas que me transmitió el entrevistado, José Enrique Villacorta, instantes antes de comenzar a grabarla. No había sido el campeonato de sus pupilos, las cosas no habían salido como les habría gustado y como algunos de ellos se habría merecido. Triste, cabizbajo, la voz denotando decepción. Sus pupilos se volvieron de Antequera a León tal y como habían llegado: con la maleta sin medalla: Ana Vega no pudo participar por un problema físico; Diana Martín Hidalgo consiguió un cuarto puesto que normalmente no suele sentar muy bien; Roberto Alaiz «tan sólo» pudo ser quinto en la final de 3.000 metros. Él, Villacorta, esperaba más, deseaba más, creía que se merecía más.

Dos meses después de aquel momento, nuevo golpe. Mensajes por doquier, informaciones sin confirmar. La policía, en el marco de una investigación por presunto tráfico de sustancia dopantes, parece que registró su casa de León y le trasladó a instancias policiales para interrogarle. También a varios de sus pupilos. Días duros, difíciles, extraños. Dudas, sospechas, comentarios.

Tres meses después de aquella larga noche leonesa, cuando la noche ya había caído sobre Castellón, pudimos ver sobre el tartán una de las carreras más emocionantes del campeonato. Con ello se cumplían las predicciones de la mayoría de los atletas en las entrevistas previas sobre una de las competiciones para no perderse: el 3.000m obstáculos. Oro para Sebastián Martos y plata para Roberto Alaiz. Si no ocurre nada raro (y a veces ocurre), ambos leones estarán en el Campeonato del Mundo de Pekín (22 del 30 de agosto).

Rober Alaiz, José Enrique Villacorta y Sebas Martos | @JoseEVillacorta

Rober Alaiz, José Enrique Villacorta y Sebas Martos | @JoseEVillacorta

Ambos son discípulos de Villacorta, ambos han vivido los sinsabores junto a su «domador» en aquellos días de incertidumbre en León. No queda ahí la cosa, pues 45 minutos antes de la final de obstáculos, Blanca Fernández, una de las leonas de su factoría, se hizo acreedora de una medalla de bronce en 1500m que le da mucho sabor a su verano en casa, un verano que no le estaba saliendo como a ella le habría gustado. Y hay más.

Ana Vega González es una atleta de largo recorrido. Discreta, callada, pasito a pasito está logrando subir muchos peldaños. Aún en categoría promesa, anoche puso la guinda a una temporada notable, con internacionalidad sub 23 incluída y con un oro nacional promesa en 10000. Anoche fue bronce en 5000 tras unas grandes Lidia Rodríguez y Nuria Lugueros. ¿Se acordará Ana de los dolores de cuello que le impidieron participar en la final de 3.000m en pista cubierta de Antequera. Medalla y mejor marca personal.

Veinticuatro horas antes se había vivido una espectacular final de 3.000m obstáculos. Lágrimas de alegría y emoción para la primera. Gesto de rabia emocionada de la tercera clasificada al pasar la línea de meta. Diana Martín Hidalgo repetía el bronce que había conseguido hacía 12 meses en Alcobendas. Y con mejor marca personal, y por debajo de 10 minutos (9.55.54). Seguramente hace unas semanas no se lo habría creído. Ahora sólo necesitará mirarse al espejo y pellizcarse.

Blanca Fernández, José Enrique Villacorta, Diana Martín Hidalgo y Ana Vega | @JoseEVillacorta

Blanca Fernández, José Enrique Villacorta, Diana Martín Hidalgo y Ana Vega | @JoseEVillacorta

Hoy puede que sea lunes de resaca de campeonato. Muchos echarán la mirada atrás. Cada uno verá lo que vea, lo que haya acontencido. Y volverán la mirada hacia adelante, hacia las próximas semanas, que serán semanas de exigencias, de mimos, de tener mucho tiento.

¿Alguna vez han oído aquella frase de que «Las cosas no son como empiezan, sino como terminan»? Yo sí. Aunque la historia no ha terminado, sí que concluye una etapa, y si hace unos meses los leones se despidieron de Antequera heridos y con el corazón dolido, seguro que dicen adiós a Castellón con la alegría por bandera y con todas las ganas del mundo de seguir afinando sus garras, y su puntito de forma, para que las arrugas de Villa se atenúen y desprendan alegría, felicidad, orgullo y satisfacción.

El espectáculo debe continuar. Los espectadores debemos seguir sentados en la butaca y animar, empujar, alentar. Incluso los leones y su domador esperan recibir mimitos. Llega el turno del Circo Pekín.

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Etiqueta asignada a este artículo
Campeonato de España 'Castellón 2015'

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies