Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
CROSS DE ELGÓIBAR

Liturgia en el barro

LA IMAGEN DEL JUAN MUGUERZA
Resultados del Cross de Elgoibar
Liturgia en el barro
Selemon Barega y Jacob Kiplimo, tras finalizar el 75º Cross de Elgoibar | Daniel Meumann-WangConnection
15 Ene 2018 22:01

El Cross Internacional Juan Muguerza de Elgóibar no defrauda. Los atletas que lo disputan no defraudan. El pueblo, entregado, tampoco.

En la edición que acabamos de vivir y disfrutar se ha visto un espectáculo de los que crean afición, de los que ponen en pie a cualquier tipo de aficionado.

Uno de los “culpables” de la magia que se vio durante el transcurso de la carrera internacional masculina fue Selemon Barega. Apenas es un chaval que está a punto de cumplir 18 años (los cumplirá el sábado 20, víspera de Itálica), pero ha sido capaz de ofrecer una batalla épica sobre el barro, las cuestas, las curvas y el circuito exigente del Muguerza.

La imagen de su llegada a meta junto a Jakob Kiplimo lo dice todo. Podría formar parte perfectamente de la liturgia de un ser enviado por una instancia superior. Eso es lo primero que pensé cuando veía volar a los africanos bajo sobre la superficie totalmente irregular del circuito elgoibartarra. ¿Cómo es posible correr a esa velocidad en esas condiciones? Sólo se puede si posees unas cualidades físicas y mentales fuera de lo común.

Vences a unos rivales durísimos, te haces con la txapela de uno de los mejores crosses del mundo, y lo primero que haces es posar las rodillas sobre la Tierra para dar gracias.

Podemos imaginar decenas de destinatarios de ese agradecimiento, pero no deja de resultar llamativo que un atleta con una clase tan descomunal dé gracias por una victoria a su dios… Dudo mucho que el vencedor llegue a entender que debería ser al revés, que nosotros tendríamos que darle gracias a él y a Él (sí, al dios de cualquiera esté donde esté).

Gracias. Gracias, Selemon. Gracias, Elgoibar. Porque con combates en el barro como los vividos tenemos motivos suficientes para creer en el ser humano, en dios, en el espíritu santo y en todos aquellos que llevaron al etíope hasta el pueblo de Elgoibar, a marcar, tal vez, el inicio de una época dorada en su carrera deportiva.

Artículos relacionados
Ana Isabel Alonso: “Elgóibar es el alma del cross en su esencia”
Ezequiel Canario: “En Elgóibar nos sentíamos como en casa”

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Etiqueta asignada a este artículo
Jakob KiplimoSelemon BaregaCross de Elgoibar

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.