Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
ENTREVISTA

Lo que esconde la sonrisa de Herminia Parra

Miriam Costa descubre a la atleta solanera
Lo que esconde la sonrisa de Herminia Parra
Hermi Parra, feliz tras lograr el tercer puesto en el Absoluto de Valencia | WangConnection
Mediofondista del Playas de Castellón y estudiante de Psicología en la UCM
04 Abr 2018 21:04

En el corazón de la Mancha existe un pueblo famoso por sus maravillosos quesos, su plaza y por tener la torre más alta de la provincia, aunque también podría ser conocido como “La Kenia de la Mancha”, ya que en sus tierras han nacido atletas de grandísimo porte como Antonio Serrano, Pedro Antonio Santos, Pedro Julián Moreno, Ignacio Díaz-Cano, Aroha Maeso o Paula Sevilla. De hecho aquí mismo, en La Solana, también nació una prometedora figura de la velocidad española, Herminia Parra, quién se proclamó bronce en el último Campeonato Absoluto y Oro en el Nacional Sub-23.

Con tan solo 18 años Hermi decidió dejar atrás los aparcamientos de tierra donde entrenaba, para mudarse a Madrid y emprender una nueva vida en el Centro de Alto Rendimiento de la capital, bajo las órdenes de Antonio Serrano. Ese 2015 comenzaba su etapa universitaria y tomó una de las mejores decisiones de su vida, según afirma:“Mudarme a Madrid me ha hecho crecer como atleta y como persona. Estoy diariamente rodeada de deportistas de gran nivel, tanto personal como profesionalmente, y eso me anima a seguir luchando. Además, tenemos a personas que nos ayudan en ambos aspectos.”

Allí estudia INEF, una carrera que implica muchas horas de actividad física, además de los duros entrenamientos. “Me levanto a las 7 de la mañana para desayunar, ya que a las 8 entro a clases y hasta las 13:00 o 14:00 no salgo. Me ha costado adaptarme, puesto que INEF tiene muchas clases prácticas en las que hago mucho deporte y por la tarde no llego a los entrenamientos con la energía recargada. A pesar de ello, intento descansar antes de ir a entrenar.”

Salida de tacos de Herminia Parra en el Promesa de Salamanca

Salida de tacos de Herminia Parra en el Promesa de Salamanca | WangConnection

Integrada en uno de los mejores grupos de fondo y mediofondo de la actualidad, Hermi busca su lugar en el cuatrocientos. “Antonio adapta todos mis entrenamientos. Cuando son series más fuertes, intenta siempre ponerme a un chico que me ayuda. Cuando son series largas o del periodo general, las hago con alguna de las chicas. Normalmente, las demás series las hago sola, pero es algo a lo que estoy acostumbrada a hacer desde siempre. Mucha gente me ha preguntado por qué elegí a Antonio Serrano y no a otro entrenador de velocidad y es bien sencillo: Lo conozco desde pequeña, puesto que también es de La Solana y, al llegar a Madrid, tuve claro que quería entrenar con él.”[/blockquote]

Por eso, contrariamente a lo que la mayoría de velocistas hace, Hermi rueda 30 minutos dos o tres días a la semana. “Es algo que me ayuda mucho en época de competiciones, aguanto bien cuando las fuerzas empiezan a flaquear o el ácido láctico a aparecer” y no está acostumbrada a meter muchas pesas. Pero pese a que mucha gente insiste en su transición al ochocientos ella responde: “Creo que todavía me queda mucho por mejorar en el 400. En un futuro, ¿quién sabe? Por ahora sólo pienso en seguir mejorando y disfrutando de mi prueba.” Explotar toda su velocidad y vivir el presente.

Como dice ella: “El truco es pensar de dónde vengo, no adónde voy o qué tengo.” Por eso, cada vez que está en los tacos de salida los nervios desaparecen. “Pienso en todo lo entrenado y en que esa carrera es un entrenamiento más. Hay carreras más y otras menos importantes, pero en todas ellas salgo a disfrutar.” Su evolución así lo demuestra.

En tan solo tres años que lleva en Madrid, Hermi ha logrado batir el récord de los campeonatos dos veces, proclamarse campeona de España cuatro, conseguir su primera medalla absoluta este pasado invierno y rebajar su marca dos segundos, consiguiendo así bajar hasta 53.85, un registro que le dejó a las puertas de participar en el Campeonato de Europa Sub-23 que se celebró en Bydgoszcz , y que recuerda de la siguiente forma: “Malditas 5 centésimas ¿no? La presión fue una de las causas por las que me quedara tan cerca de la mínima porque no salía a disfrutar en las competiciones, sino pensando en esas 5 centésimas.” Fue ahí donde Hermi aprendió la gran lección: “La presión forma parte del deporte, por lo tanto hay que correr pensando en todo el entrenamiento realizado, no en lo que puedas o no conseguir.”

Final de los 400 metros lisos del Campeonato de España Absoluto 2018 en Valencia

Final de los 400 metros lisos del Campeonato de España Absoluto 2018 en Valencia | WangConnection

Por eso aprieta los dientes hasta el final, porque está acostumbrada a que el deporte no siempre es agradecido, al igual que la vida, pero de nada sirve quedarse con los brazos cruzados sino que por el contrario, nuestra solanera convierte las situaciones adversas en un punto más de motivación. “Tengo interiorizado que si le sonríes a la vida, esta te lo devuelve. Además, no tengo motivos para no sonreír. No siempre se trata de que te salgan bien las cosas. Cuando te salen mal, siempre habrá detrás un aprendizaje.” Y por eso en esta última temporada de pista cubierta, corrió con rabia, porque quería dedicárselo a su madre y a los duros meses que estaban pasando.

Siempre humilde, Hermi admite que considerarla parte de la nueva generación de la velocidad española “son palabras mayores” pero que le haría mucha ilusión que fuera así. “La velocidad española está cambiando, vienen pisando fuerte desde las categorías inferiores y si las lesiones respetan, esto tiene muy buena pinta. Sólo pensar en lo que se podría conseguir me pone la piel de gallina.”

Y es que la atleta solanera no tiene miedos. Solo pide que le respeten las lesiones como hasta ahora y que pueda seguir disfrutando de un deporte que parece que le eligió a ella en lugar de ella a él. Agradecida afirma: “Cada paso que he dado, lo he hecho acompañada y eso es lo más bonito que puede tener una persona en su vida. Especialmente estoy agradecida a mi familia; soy lo que soy gracias a los valores que me transmiten, la fuerza y la lucha. Me empoderan y están ahí con la mano tendida en todo momento.”

Poco le queda por ganar a Hermi, al menos en lo que en su interior se refiere. Noble, valiente, humilde, deja huella allá donde va. Cientos de historias se esconden tras su sonrisa, quizás no todas tan fáciles o tan bonitas como quisiéramos imaginar, pero sí fuertes y verdaderas. Gracias por compartir un trocito de ellas, Hermi.

Esperamos seguir disfrutando de tu sonrisa durante mucho tiempo.

Herminia Parra

Herminia Parra logra el oro en el Sub-23 de Salamanca | WangConnection

Artículos relacionados
Más artículos de Miriam Costa

Miriam Costa

Mediofondista del Playas de Castellón y estudiante de Psicología en la UCM


Etiqueta asignada a este artículo
Herminia ParraMiriam Costa Agudo

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.