Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Los auténticos damnificados del Balón de Oro

Los auténticos damnificados del Balón de Oro
17 Ene 2014 18:01

Vu00edctor Valdu00e9s del F.C. Barcelona

Víctor Valdés

Robert Lewandowski | rtve

Robert Lewandowski

Robert Lewandowski | rtve

Andrea Pirlo

Robert Lewandowski | rtve

Después de varios días desde la entrega del último Balón de Oro, hay que recapitular y tratar de poner el análisis en otros aspectos que no tuvieron el protagonismo que se hubieran merecido.

Los tres finalistas, sin duda, eran los más adecuados para dichas posiciones. El ganador vio recompensado su trabajo gracias, sobre todo, a su magnífico año individual, que se ve representado por esos 69 goles en un año. El segundo, y el aparente perdedor de la gala, merecía éste o el siguiente escalón básicamente por genética, ya que lleva con esta edición, siete entre los tres primeros clasificados y parece que no tardará en conseguir “la manita” de oro. Finalmente, el tercero, y no por ser el último ha sido el peor, ya que ha hecho méritos para colocarse en las dos posiciones superiores. Ha sido capaz de ganar todo con su club, siendo un verdadero líder en las ocasiones que lo necesitó, pero, aún así, parece no haber reunido las condiciones necesarias para alzarse con magnífica estatuílla.

En la misma gala se hizo público el mejor once del año, encabezado desde la portería por el portero alemán Manuel Neuer. La defensa la formaban Lahm, Thiago Silva, Sergio Ramos y Dani Alvés. La línea de centrocampistas es propiedad del F.C. Barcelona con Xavi e Iniesta. Junto a ellos aparece el jugador galo, Ribery. Finalmente, la delantera la copaban los dos mejores jugadores del último año, Ronaldo y Messi, junto al sueco Ibrahimovic.

Estos once jugadores han merecido estar en la mejor alineación del año, pero como siempre hay otros que necesitan también un reconocimiento por las buenas maneras que han demostrado a lo largo del 2013.

Todas las líneas con verdaderos candidatos

Sin duda, en las cuatro demarcaciones se podrían haber hecho una o varias modificaciones en la propia alineación. Para la portería, Víctor Valdés. En este último año el portero catalán ha demostrado estar a su mejor nivel y, sin duda, ha sido un jugador clave en los títulos blaugranas. Gracias a ello, está consiguiendo, por méritos propios, que le ofrezcan una buena oferta al finalizar su contrato como culé.

Los defensores son los menos discutidos, ya que Lahm, Ramos y Silva han completado un año excelente a un nivel excelso. Especialmente la pareja de centrales, a la que se podía añadir para futuros onces a Gerard Piqué. El jugador catalán no se ha encontrado a su mejor nivel debido a sus altibajos durante la temporada pasada pero si consigue para ésta la regularidad, las siguientes temporadas luchará por un puesto en este once.

El único que sí podría no haber sido elegido para esta edición es el lateral brasileño del F.C. Barcelona. Dani Alvés es una pieza muy importante dentro del equipo blaugrana, pero el pasado año no fraguó una de sus mejores temporadas. Las pequeñas lesiones se le cruzaron en su camino, por lo que no pudo aportar durante el 2013 esa precisión y verticalidad constante a las que tiene acostumbrada a la afición blaugrana. En su puesto cabría la posibilidad que hubiera estado David Alaba. Sin duda éste sí fue el año del canterano muniqués. Él mismo se convirtió en un puñal que volvió locos a las defensas y a los atacantes, gracias a su proyección ofensiva y su resistencia. Poco a poco se hizo con el puesto y, ahora, se ha convertido en una de las armas secundarias que guarda para los encuentros el Bayern de Munich.

Los mediocentros tampoco merecen discusión alguna, pero sí se debería haber reconocido el gran trabajo que hicieron durante la pasada campaña Bastian Schweinsteiger y Arjen Robben, ambos del Bayern de Múnich. El primero de ellos se erigió líder del equipo que lo ganó todo. Su “todocampismo” sirvió para comerse el año pasado a grandes líneas de mediocentros, precisamente como la de los culés. En cambio, el volante holandés no fue un fijo en las alineaciones del club bávaro, pero sí evolucionó durante la temporada dejando su mejor fútbol para los encuentros que más lo requerían. Consiguió el tanto que eliminó la paridad en la final de la Champions, con el que el equipo patrocinado por la famosa farmacéutica se alzó con su quinta orejona.

Y no quiero cerrar la línea de mediocentros sin hacer alabanzas al gran juego que desplegó desde sus botas Andrea Pirlo durante la anterior temporada. El de Flero ha sido capaz de reconvertir a su imagen y semejanza tanto a su club, como su selección nacional. Por primera vez en mucho tiempo la selección nacional italiana apuesta por el fútbol de toque y, por tanto, da cabida en su once a jugadores mucho más creativos que a los destructivos. Para poder apostar por este cambio hacen falta entrenadores valientes y, sin duda, Conte y Prandelli lo son; y jugadores que hagan de ese tipo de fútbol su bastión de mando. Debido a su veteranía, poco a poco al jugador juventino se le agotan los boletos para estar en primera fila por eso hubiera sido un buen año para reconocer un trabajo, que hace levantarse a aficiones rivales (último partido contra el Real Madrid en el Bernabéu).

Una delantera de plazas reservadas

Finalmente, la delantera es indiscutible que dos de las tres posiciones estén ya ocupadas para Messi y Cristiano durante un lustro de campañas, por lo que solamente hay una posición que con el tiempo irá variando de nombre. Este año fue el sueco Ibrahimovic el que se acopló a esta dupla, pero nadie se hubiera sorprendido si en su lugar estuviera el polaco Robert Lewandowski. Él fue la pieza más vistosa de un Borussia de Dortmund que a muchos dejó boquiabiertos, especialmente en la parroquia blanca. La semifinal de Champions que protagonizó el polaco fue para enmarcar en el Olimpo del fútbol. Todo lo hizo bien y demostró lo que puede llegar hacer un equipo humilde si se apuesta a conciencia por sus jugadores. Para la campaña próxima, el polaco recaerá sobre un equipo fuerte, por lo que borrará de su mente las pocas barreras que se había impuesto hasta ahora y quién sabe dónde estará su final.

Con estos nombres, el once del fútbol propuesto hubiera estado plagado de la liga alemana. Una liga a la que apenas se le da importancia cuando se habla de ella en la misma mesa, en la que se habla sobre la española o la inglesa. Pero poco a poco se hace hueco en la esfera mundial, por ejemplo, colando a dos equipos en la final de la Champions, y dando así un tirón de orejas correspondiente a la española dejando a los, a priori, mejores equipos del mundo en la cuneta de semifinales.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies