Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Los genios nunca se van

19 Oct 2015 20:10
Brigitte Yagüe | COE Nacho Casares

Brigitte Yagüe | COE Nacho Casares

Brigitte Yagüe, una de las mejores deportistas españolas de la historia, anunciará este martes su retirada después de casi dos décadas en la élite

La palabra «retirada» no es la apropiada. No para aquellos cuyo legado en el deporte traspasa la barrera del presente y se perpetúa en la eternidad. Esos pocos elegidos nunca se retiran: cada vez que en su país se hable de su deporte, su nombre irá irremediablemente ligado a la actividad que con tanto entusiasmo practicaron.

No es la más mediática. Su deporte no es de masas. No es de los que genere megacontratos publicitarios o de los que mueva cantidades desorbitadas. Es el taekwondo. Ese deporte que, durante unos días, demostró la grandeza de esa competición que distingue a los grandes deportistas de las leyendas, los Juegos Olímpicos. Ese deporte que, durante aquel bendito verano inglés de 2012, mantuvo a un país pegado al televisor durante unos minutos para ver a tres de los nuestros hacer historia en tierras británicas.

Ella era una de las protagonistas. De hecho, aunque el reconocimiento que haya tenido no se ajuste para nada a su excelso palmarés, nunca ha dejado de ser una de las actrices principales en las representaciones de fuerza, estrategia y talento que se llevan a cabo sobre el tapiz.

Brigitte Yagüe

Brigitte Yagüe

Mucho ha llovido desde que en 1998 lograra un esperanzador oro europeo que, no obstante, para nada podía hacer presagiar lo que vendría después. Una carrera ejemplar, plagada de éxitos y, como siempre sucede en la vida, también de derrotas. Pero ella no era de las que se dejara abatir por los reveses: de ser grande, se hacía gigante para levantarse, plantar cara a la adversidad y hacerse más fuerte.

Así lo hizo después de que una lesión le impidiera acudir a los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Siguió trabajando para que su oportunidad llegara cuatro años más tarde. Porque, como ha demostrado a lo largo de toda su trayectoria, ella nunca ha sido de dejar que los trenes pasaran. Se aferró al de Londres 2012, llegó y obtuvo la recompensa a una vida de esfuerzo y de trabajo. Esa plata olímpica fue la que le elevó definitivamente al altar de la leyenda.

Una plata olímpica que se unía a tres títulos mundiales redondeados con dos platas y un bronce a nivel universal. Pero también a cuatro títulos europeos, además de una plata y un bronce. Aunque, sobre todo, esa medalla venía a hacer justicia con el nivel de reconocimiento que merece una luchadora ejemplar.

A todo deportista le llega el momento de su retirada. Pero los elegidos, los genios, nunca se van. Tú eres una de ellos. Gracias, Brigitte Yagüe.

Brigitte Yagüe

Brigitte Yagüe

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies