Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Los mejores españoles de 2015 en el deporte olímpico: Jessica Vall, un bronce dorado

04 Ene 2016 11:01
Jessica Vall | Twitter

Jessica Vall | Twitter

La nadadora del Sant Andreu se convirtió en la estrella española indiscutible del Campeonato del Mundo de natación de Kazán; paso atrás de una natación sincronizada que busca volver con fuerza en 2016. Carlos Gimeno, historia desde las alturas

 Suele decirse que la edad de explosión en un deporte como la natación es muy temprana. No es lo más habitual lograr una primera gran medalla internacional absoluta a nivel europeo a los veinticinco años. Mucho menos habitual es consagrarse a lo grande a los veintiséis.

Pero, en realidad, nada en su camino ha sido habitual. No suele ser habitual que una superclase en la piscina priorice los estudios a la competición. Quizá por su misma brillantez en las tareas que se llevan a cabo fuera del recinto acuático tardó tanto en brillar un diamante en bruto que avisó de sus intenciones en los Juegos Mediterráneos de Mersin en 2013. Un oro y dos platas llegaron en un verano en el que Jessica Vall hizo realidad uno de sus sueños: competir en un campeonato del mundo. Y, encima, en Barcelona, su casa.

Fue la primera toma de contacto con los más grandes de la natación mundial. Sirvió para mostrar su carta de presentación ante el mundo y decirle a este que ella quería estar entre las mejores. Lo demostró un año después, en 2014, cuando conquistó una medalla de bronce en el campeonato de Europa de Berlín en su prueba fetiche, los 200 braza.

De un podio europeo a un podio mundial suele haber un escalón bastante elevado. Pero nada es imposible para ella. Como prueba de ello se pueden visualizar los últimos cincuenta metros de la final de 200 braza del campeonato del mundo de Kazán de este 2015. El luchar y el creer en lo que hace forman parte de su ADN. Remontar de una octava plaza a una tercera en el último largo de un campeonato del mundo solo está al alcance de las mejores. Y ella es una de ellas. Por eso se trajo de Kazán la única medalla de la delegación española.

Jessica Vall ha puesto la luz a un año con problemas para la natación española. Las tres mujeres que estaban llamadas a liderar a nuestra natación en el año preolímpico vivieron doce meses en los que se repitieron las lesiones y los problemas físicos. Mireia Belmonte, Melani Costa y Duane da Rocha no pudieron demostrar en el año ya terminado toda la magia que llevan dentro. Pero ahí estaba Jessica para reivindicar que la natación española ha crecido en los últimos años debido a que son muchos los deportistas que se dejan la piel cada día para llevarla hacia lo más alto. Marina García, Judit Ignacio, Merche Peris o María Vilas, entre otras, también forman parte de la mejor generación femenina de la historia.

Mireia Belmonte en los 200 mariposa donde consiguió el oro

Mireia Belmonte

Pero también se han dejado la piel los miembros del equipo nacional masculino de natación. Nunca el hecho de quedarse a menos de medio segundo de una final mundialista desembocó en un torrente de lágrimas de alegría. Miguel Duran, Víctor Martín, Albert Puig y Marc Sánchez hacían historia clasificando al equipo español de 4×200 libres para los Juegos Olímpicos de Río. Una cita en la que España estará entre los mejores relevos del mundo.

También allanaron su camino a Río otros de los mejores nadadores nacionales. Mireia Belmonte se pasó la mayor parte del año parada por lesión. Los problemas en los hombros le hicieron tener que renunciar al campeonato del mundo de Kazán. Pero, en el tramo final de año, demostró en Ámsterdam estar recuperada físicamente tras conseguir las mínimas olímpicas de 200 estilos y de 800 libres. Dos mínimas que, a pesar de que deben ser refrendadas en el campeonato de España de primavera de 2016, le permiten empezar con un importante colchón de seguridad el año olímpico.

Igual que lo empieza la reina de la natación española en el año que se ha ido. Jessica Vall conseguía, también en Ámsterdam, la mínima olímpica de 200 braza para meter pie y medio en Brasil. Un Brasil al que se acerca un Carlos Peralta que lograba un espectacular récord de España en la capital holandesa en 200 mariposa que supone medio billete para su primera cita olímpica.

Carlos Peralta | RFEN

Carlos Peralta | RFEN

Otra de las grandes noticias del año para la natación española es que esta no solo brilla a nivel absoluto. Las categorías inferiores han rendido a un gran nivel. En los Juegos Europeos de Bakú, Marcos Rodríguez se llevaba la plata en 1500 libres, Alberto Lozano hacía lo mismo en 100 mariposa y Marina Castro se apuntaba dos bronces en 800 y en 1500 libres.

Aunque las mejores noticias llegaban en el campeonato del mundo júnior. Hugo González se proclamaba campeón universal de la categoría en 200 espalda, una medalla que acompañaba con un bronce conquistado en 400 estilos. Además, una rigurosa decisión de los jueces servía para desposeerle de una medalla de plata en 200 estilos. César Castro también brillaba con una plata en 800 libres y un bronce en 1500 libres. Finalmente, África Zamorano lograba un bronce en 400 estilos.

Era África quien, precisamente, lideraba al equipo español en el campeonato de Europa absoluto de piscina corta. España acudía con un equipo júnior en el que tanto César como Hugo eran vetados por la organización por su corta edad. No lograba medallas el equipo nacional en Israel, pero nuestros nadadores demostraban, una vez más, que el futuro español en las piscinas pinta muy bien.

Ona Carbonell | FECAT

Ona Carbonell | FECAT

Año de cambios en una natación sincronizada en la que brilla el equipo júnior

Diferentes a las sensaciones dejadas por la natación eran las que se recogían en otro de los pilares del deporte español, la natación sincronizada. 2015 ha sido el año en el que España se ha bajado del cajón que tanto tiempo llegaba pisando, una situación que ha llevado a cambios de mucha envergadura de cara al año olímpico.

La retirada de Andrea Fuentes antes del mundial de Barcelona de 2013 convirtió a Ona Carbonell en la líder indiscutible del equipo español. Marga Crespí le acompañó en el campeonato universal celebrado en casa, pero la opción de esta pareja no convenció del todo al equipo técnico. Crespí acabó dejando la sincronizada y hubo que empezar de cero de nuevo. Paula Klamburg fue la encargada de formar dúo con Ona en el campeonato de Europa de Berlín de 2014. Una medalla de bronce fue insuficiente también para asentarse en el dúo titular.

Así, en el mundial de Kazán llegó una vuelta de tuerca más. Klamburg acompañó a Ona en el dúo libre pero fue Clara Camacho quien compitió con Carbonell en el dúo técnico. Las recomendaciones desde varias voces del mundo de la sincronizada recomendaron que se probara con dos parejas diferentes. Tampoco funcionó y España, por primera vez en los últimos años, acabó fuera del podio en un gran campeonato.

 

Gemma Mengual | RTVE

Gemma Mengual | RTVE

Un campeonato que suponía la vuelta a la competición de Gemma Mengual. Ante la inclusión del dúo mixto, la gran estrella española de la sincronizada volvió a tirarse a las piscinas para acompañar al joven Pau Ribes en la superación de una barrera que va más allá del deporte, ya que alcanza el terreno cultural. Ese que debe luchar por la igualdad entre los dos sexos en el que la sincronizada dio un paso más en este año ya acabado.

Lo que en principio iba a ser una vuelta circunstancial ha acabado convirtiéndose en el regreso definitivo de Mengual para acompañar a Ona en el dúo que busca la clasificación para los Juegos Olímpicos. Las dos grandes figuras, junto a la retirada Andrea Fuentes, de nuestra natación sincronizada vuelven a ilusionar a un deporte que quiere seguir luchando por los podios. Podios que tampoco pisó el equipo en Kazán, aunque las ganas por volverlo a hacer se acentúan en el año en el que se disputan los Juegos de Río.

Una ilusión que, además, coge fuerza por el excelente papel de las categorías inferiores españolas. Como muestra de ello cabe resaltar el principal evento de 2015 para el equipo júnior, el de los Juegos Europeos de Bakú. Berta Ferreras se convirtió en la primera triple medallista de la historia de la competición tras lograr tres medallas de plata: una en solo, una en equipos y una en combinada. En estas dos últimas especialidades estuvo acompañada por Julia Echeberria, Helena Jaumà, Carmen Juárez, Emilia Luboslavova, Raquel Estefanía Navarro, Sara Saldaña, Itziar Sánchez, Irene Toledano y Lidia Vigara. El equipo júnior viene pisando muy fuerte.

Carlos Gimeno. | Youtube

Carlos Gimeno. | Youtube

Carlos Gimeno, saltos desde el cielo; las aguas abiertas siguen su camino hacia Río con Esther Núñez y Margarita Domínguez brillando

Si se habla de cambio generacional en la natación sincronizada, más significativo es el que se está dando en saltos. Los jóvenes saltadores españoles siguen con su crecimiento y ya se dejan ver en la primera línea mundial. Los hermanos Héctor y Nicolás García Boissier y Rocío Velázquez estuvieron presentes en un campeonato del mundo en el que pudieron verse las caras con los mejores para seguir con su objetivo de mejorar. Además, también hubo en 2015 campeonato de Europa de saltos en el que los hermanos García Boissier lograron una gran octava plaza en trampolín de tres metros sincronizado.

También debutó en el campeonato del mundo un Carlos Gimeno que hizo historia tras convertirse en el primer español en participar en una gran competición internacional de saltos de gran altura. Esta disciplina ha logrado ganarse un hueco entre las pruebas mundialistas organizadas por la FINA y, debido a su espectacularidad, no es descartable que en unos años esté presente en los Juegos Olímpicos.

Finalmente, también fue un año importante para la natación en aguas abiertas. España no pudo garantizarse el billete olímpico durante la disputa del campeonato del mundo de Kazán. Ninguno de nuestros nadadores logró clasificarse entre los diez primeros en las pruebas de 10 kilómetros del mundial. Erika Villaécija y, en principio, Mireia Belmonte están llamadas a liderar al equipo español que busque en junio la clasificación para Río durante la disputa del Preolímpico.

Las mejores noticias en esta modalidad, sin duda, llegaban en las modalidades no olímpicas. Esther Núñez lograba un bronce en el Grand Prix FINA de maratones acuáticos, una competición consistente en varias etapas disputadas sobre distancias muy amplias.

En 25 kilómetros sí se disputaba una prueba en el campeonato del mundo de Kazán y en ella sobresalía una Margarita Domínguez que terminaba sexta. La española hacía una gran remontada para firmar uno de los mejores resultados de la delegación nacional en el evento ruso.

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies