Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Los sacrificios de los deportistas en Navidades

Los sacrificios de los deportistas en Navidades
06 Ene 2014 17:01

El esfuerzo merece la pena

La sensación de esfuerzo y nado no se puede perder

La sensación de esfuerzo y nado no se puede perder | TWC

Todo el mundo espera con impaciencia la llegada de las Navidades. En estas fechas tan señaladas se hacen comidas y cenas familiares, se hacen regalos, y todo el mundo tiene grandes propósitos para el nuevo año. Lo mejor de ellas, dicen algunos, es que muchos disponen de algunos días de vacaciones, otros, sin embargo, están obligados a trabajar incluso en días festivos como el 25 de diciembre, el 1 de enero o el día de Reyes, por el motivo que sea.

Por otro lado, estamos los deportistas. En algunos lugares, como ocurre con la NBA en Estados Unidos, se sigue compitiendo y muchos partidos se juegan, por ejemplo, la última noche del año. Más afortunados son los futbolistas españoles (que no los británicos), que tienen un parón para ir de vacaciones. También pueden hacerse partidos benéficos a los que suelen ir familias enteras, gracias a los precios asequibles de la entrada y la ausencia de obligaciones.

Ahora bien, también estamos los que queremos y debemos entrenar, por la proximidad de algún campeonato importante, o porque nuestro deporte no entiende de días festivos. En muchos de estos casos, la Navidad se aprovecha para entrenar aún más si cabe, hacer dobles sesiones o hacer concentraciones fuera de casa.

Pero algunas veces, el asunto no es tan sencillo. Cuando necesitas entrenar un domingo, o el día de Nochebuena o Nochevieja, son muy pocas las piscinas públicas que permanecen abiertas. La natación es un deporte que requiere mucha dedicación. El ser humano no tiene el agua como su medio de vida principal, y si un nadador está varios días sin nadar, pierde lo que llamamos sensaciones de nado, es decir, su cuerpo pierde el hábito de entrenar. Hay mucha gente que no entiende esto. Mucha gente que te dice: ¿Qué más te da parar un par de días? Gente que no entiende que mientras tú disfrutas de un día relajado en familia, en el resto del mundo, los grandes nadadores siguen entrenando sin descansar un solo día.

Finalmente estas Navidades he conseguido entrenar en condiciones, gracias a la ayuda prestada por la piscina de Termalia, en Cuenca, en donde he estado trabajando durante algunos días festivos, en donde el trato ha sido excelente, y el domingo 5 de enero entrené en el Supera de Móstoles, piscina en la que también se me proporcionaron las mejores condiciones posibles para entrenar, y donde además conocí a grandes personas como Nacho o Jorge, el socorrista de la piscina, personas que valoran de verdad el trabajo que hacemos.

Entiendo perfectamente que todo esté cerrado durante estas fechas, entiendo que son días para estar en familia, entiendo que me llaméis loco por entrenar sin descanso, pero también, entendedme a mí, si alguien quiere entrenar de verdad, y darlo todo, debe estar dispuesto a asumir una serie de sacrificios, sacrificios que el resto de competidores sí habrán asumido, sacrificios que se notarán el día en que toque medir fuerzas en la competición importante.


Etiqueta asignada a este artículo
Post de José Ramón Cantero

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies