Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Dopaje

Lucha contra gigantes: Alysia Montaño

Lucha contra gigantes: Alysia Montaño
Alysia Montaño en los Juegos de Londres 2012 | Streeter Lecka-IAAF
11 Nov 2015 15:11

Alysia Johnson Montaño es una mediofondista estadounidense nacida el 23 de abril de 1986 en el neoyorquino barrio de Queens. Desde niña siempre ansiaba correr y emular a sus primos. Gracias a sus cualidades atléticas, las universidades estadounidenses trataron de que estudiaran en sus aulas, siendo la Universidad de California Berkeley la que al final se llevó el gato al agua.

Y comenzó a ganar títulos nacionales en categoría sénior, y a conseguir meterse en el equipo estadounidense para diversas competiciones internacionales. Estuvo cerca de ir a Pekín 2008 con 22 años, pero una lesión cortó su preparación y posibilidades de poder participar en sus primeros Juegos Olímpicos.

Su espaldarazo le llegó en el Campeonato del Mundo en pista cubierta de Doha, disputado en 2010. Allí rebasó la línea de meta en tercera posición. Luego vendrían más campeonatos, más medallas internacionales … pero de chocolate.

Alysia Montaño es una atleta de raza, una mediofondista sin medias tintas. Ella sabe lo que quiere y cuando oye el disparo de salida se pone en marcha con la determinación de una depredadora en busca de su presa, en persecución de lo que está en su punto de mira: un título, una medalla, una mínima. Cuando lo ha conseguido todos son aplausos y vítores. Cuando se le ha resistido las críticas llueven y se le achaca que su exceso valentía lo paga con la decepción. No importa. Ella es fiel a su genética, a su actitud, a su carácter de luchadora incansable. Tal vez no fue esa característica la que la hizo mundialmente famosa. Tal fuera la flor con la que suele competir en la cabeza. Ella, acostumbrada desde pequeña a correr rodeada de hombres, habituada a entrenar entre atletas masculinos, siempre trató de remarcar su feminidad con ese elemento que no hace más que marcar su carácter de mujer fuerte, valiente y decidida.

Miren la siguiente foto. Dice mucho. Lo dice todo. Consta de 4 instantáneas. De arriba abajo y de izquierda a derecha se observa:

Foto Alysia Montaño (2)

1.- Campeonato del Mundo en pista cubierta Doha 2010: En primer plano se ve a la atleta rusa Mariya Savinova levantando los brazos con los dedos índices en dirección a la gloria. Al fondo se ve a Alysia Montaño con cara circunspecta, de cierta decepción.

2.- Campeonato del Mundo al aire libre Daegu 2011: Volvemos a ver a Mariya Savinova tras entrar en primer lugar por la línea de meta. Cara de felicidad, de satisfacción. Tras ella, derrotada, tumbada sobre el tartán eléctrico de Daegu está Alysia Montaño. Toca saborear el chocolate de una medalla que no llena, que no es tan dulce como puede parecer.

3.- Juegos Olímpicos de Londres 2012: Misma protagonista. Mariya Savinova se lleva las manos a la cara, ojos tapados. Parece no creerse que se ha convertido en campeona olímpica. Alysia Montaño apoya sus manos en sus maltrechos cuádriceps, tal vez auscultando hasta dónde llegan los efectos del ácido láctico. Tal vez se apoya en su espectacular musculatura para mostrar impotencia, la que se siente cuando lo das todo y no has podido conseguir el anhelado objetivo, el metal soñado, la gloria olímpica.

4.- Campeonato del Mundo al aire libre Moscú 2013: Alysia Montaño vuelve a sustentar su cuerpo sobre el tartán. Mirada al infinito, tal vez buscando imágenes en el marcador eléctrónico, tal vez comprobando qué atletas la han dejado fuera del podio mundialista. Una de ellas es la eterna Mariya Seminova, quien, en su propia casa, ha sido batida por Eunice Sum.

Si la WADA y la IAAF hacen caso de las recomendaciones de la Comisión Independiente creada por la WADA para destapar el dopaje de estado en el atletismo ruso, podría haber muchos cambios en los medalleros de las competiciones rusas e internacionales. La comisión, en la página 303 de su informe, constata que la WADA había recomendado a la IAAF que Mariya Savinova fuera suspendida de por vida. Según las grabaciones secretas de la cadena alemana ARD, parece quedar claro que Savinova se dopada con Oxandrolona, un esteroide anabólico de baja actividad androgénica. Según el informe, la atleta cuenta con profundos conocimientos de cómo administrarse la sustancia dopante sin que fuera detectada en los controles antidopaje. Además, en una grabación oculta realizada por la atleta Yuliya Sepanova en noviembre de 2014, Savinova le afirmó:

«Bien, realmente, ¿qué deberíamos hacer? ¿Cómo podría ir esto de forma diferente? Ese es nuestro sistema y en Rusia eso sólo funciona con fármacos … Mi entrenador, afortunadamente, trabaja con Melnikov y éste ayuda a encubrir los tests. Ellos también le permiten cambiar las fechas de los controles. La oxandrolona está muy rápidamente fuera de mi cuerpo. Lleva menos de 20 días. Lo hemos comprobado – mi esposo tiene muy buenos contactos con el laboratorio de control antidoping».

Mariya Savinova. | IAAF

Mariya Savinova, campeona olímpica en Londres 2012 | IAAF

Si Savinova es finalmente suspendida de por vida quedará por saber si es desposeída de todos sus títulos y medallas. En ese caso, Alysia Montaño se haría con la siguientes medallas:

  • Plata en el Campeonato del Mundo en pista cubierta de Doha 2010. El oro iría para Jenny Meadows.
  • Bronce en el Campeonato del Mundo al aire libre Daegu 2011. El oro sería para Caster Semenya y la plata para Janeth Jepkosgei.
  • Bronce en los Juegos Olímpicos Londres 2012. El oro sería para Caster Semenya y la plata para Pamela Jelimo. En esta competición la tercera clasificada fue la rusa Ekaterina Poistogova, para quien la comisión independiente de la WADA solicita, como para Savinova, la suspensión de por vida. Ello es así porque, según la grabación de ARD, parece ser que Ekaterina Poistogova llegó a describir su «preparación» farmacológica para el verano, que incluía oxandrolona y EPO.
  • Bronce en el Campeonato del Mundo Moscú 2013. La plata sería para Brenda Martínez.

Aunque la imagen vale más que todas las palabras que la acompañan, considero que esas palabras son necesarias para llegar a comprender lo que supone el dopaje. A estas alturas poco me importan los problemas de salud a los que se pueden ver avocados los dopados. Ellos sabrán. Poco me importa que muchos se resignen a pensar que la mayoría van hasta el culo de dopaje y que eso es lo habitual. Poco me echa para atrás que me llamen amigos diciéndome que estamos luchando contra gigantes y que no vamos a cambiar nada. A mí me importa que los dopados dejen en segundo plano a los atletas limpios. A mí se me cae el cielo cuando veo a una atleta como Alysia Montaño mirando impotente a una atleta que ha llegado antes que ella … cuando resulta que es una tramposa, una mentirosa, un alma de paja en un cuerpo trucado. A mí me preocupa que las nuevas hornadas de atletas crezcan viendo cómo los estamentos deportivos y políticos favorecen las prácticas dopantes. Me preocupa comprobar que la mala gente se salga con la suya. En 2010, 2011, 2012 y 2013, la atleta Alysia Montaño se volvió a su casa con las ilusiones rotas, de vacío en tres de esos casos, pues la medalla de chocolate no cuenta. Cuenta el brillo, asombra el podio, ver tu bandera ondear ante el mundo.

Al final todo acaba en la línea de salida: valores. Por culpa de la ausencia de éstos, los deportistas honestos se habrán hecho muchas preguntas. Habrán pensado en abandonar las zapatillas, el tartán, el gimnasio, la perseverancia en continuar la lucha por conseguir que los sueños dejen de serlo para que se conviertan en una realidad. Sin embargo, la realidad les muestra que los malos tienen mucha más ayuda que los buenos. Eso no puede ser así. Ojalá los vientos del cambio se lleven para siempre a los tramposos y se pierdan en la oscuridad de la ignorancia social y deportiva.

¿Recuerdan lo que les decía del carácter valiente y decidido de Montaño? Una muestra más para quedarnos con buen sabor de boca.

Corría junio de 2014 y se celebraban los Trials estadounidenses, los campeonatos de Estados Unidos. Corrió las series eliminatorias de 800 metros. Finalizó en última posición. Un resultado llamativo, extraño… como la marca: 2:3. Sin embargo, no corrió sola, sino acompañada. Alysia Montaño corrió esa competición embarazada… de 32 semanas. Eso ya no es tan fácil ni está al alcance de cualquiera, ni física ni psicológicamente. Es un ejemplo más de su visión de las cosas, de la vida, del atletismo. Claro está que lo hizo con autorización médica.

No sabemos qué pasarán con las tramposas rusas ni con las medallas sucias que atesoran en sus casas. Desconocemos si algún días esas medallas volarán desde Rusia a Estados Unidos para colgar del cuello de su legítima propietaria. Lo que sí sabemos es que la carroña debe desaparecer del panorama atlético. Un deporte tan bello y especial no merece verse manchado por las manos de unos centenares de bandoleros del tartán, el asfalto o el cross. Ni por las manos de médicos que se creen por encima del bien y del mal. Ni por las de entrenadores que quieren vivir a costa de la inmundicia del dopaje de los demás. Ni por la impunidad de federaciones y gobiernos capaces de todo…

Fran Aguilera

Corredor, Diplomado en Educación Física, Monitor de Atletismo, Entrenador Nacional de Ciclismo. Mijas (Málaga)


Etiqueta asignada a este artículo
Alysia MontañoAlysia Montaño Mariya Savinova

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies