Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

María Sobrinos, pasión escocesa por el rugby

María Sobrinos, pasión escocesa por el rugby
12 Dic 2014 02:12

La importancia del rugby en las Islas Británicas está más que argumentada, sólo basta decir que los ingleses inventaron el rugby, por el año 1823, y allí se creó en 1871 la primera federación de rugby, llamada Rugby Football Union. Resulta que el primer partido internacional disputado en la historia se jugó en tierras escocesas, concretamente un Inglaterra-Escocia, el 27 de marzo de 1871 en Edimburgo, Escocia. Es, precisamente, en tierras escocesas donde María Sobrinos (Talavera de la Reina, 19 de mayo de 1986) ha vivido los últimos seis meses. Glasgow ha acogido a la manchega como su propia casa. El rugby ha sido el leit motiv de su viaje a un lugar de Gran Bretaña que nunca olvidará, tanto por lo que ha dado como por lo que ha recibido.

Varios meses ya en tierras escocesas, ¿cómo fue tu aterrizaje?

Llegué un 29 de junio de 2014, aún hacía sol.  Todavía no había empezado la pretemporada, pero vine para ir aprendiendo las distintas rutinas del día a día, tema de transportes y, sobre todo, este acento tan difícil para alguien que venía con un nivel de inglés pésimo, tirando a muy malo. Después de dos semanas, comenzó la pretemporada. Era la primera vez que llegaba a un equipo donde absolutamente todo era nuevo para mí, donde las compañeras sólo decían en español: «Dos cervezas, por favor» (risas).

¿Qué te sorprendió más en esas primeras semanas?

Varias cosas. Los días de rugby con el club sólo eran, al principio, una vez a la semana, dado que la mayoría de las chicas viven lejos, trabajan, etc. Por lo que el físico extra era responsabilidad individual de la jugadora y allá con su conciencia. Esto se puede convertir en un factor positivo o negativo a la hora de la convocatoria. Tuve la suerte de encontrar a compañeras que pertenecen a la Selección Escocesa y así no trabajar sola, también con alguno de los chicos del equipo masculino, y otras veces sola cuando no había otra opción.

Otra gran sorpresa fue cuando en ese primer entrenamiento sacaron los balones y escudos, desde el primer día el balón fue nuestro mejor amigo. Los entrenamientos eran muy físicos con balón, ahí me tenía que empezar a poner en forma, conocer a mis compañeras, sus características, su juego, lo que quería plantear de forma muy concisa el entrenador…, y todo en inglés.
maria-sobrinos-rugby-escocia-entrevista-thewangconnection-04

¿Cómo te desenvolviste con el idioma?

Pensé que a las tres semanas volvería a casa. Pero, de repente, me dije: «María, no te tomas en serio el inglés, o abres los oídos o eso va a afectar a tu rugby y no vas a disfrutar de esta experiencia». Eso hice, mi necesidad de hablar se impuso a ese primer agobio, intenté empezar a hablar más con las compañeras, yo hacía por hacerme entender y ellas ponían mucho de su parte. Poco a poco fui cogiendo más confianza en mi juego, iba conociendo más a mis compañeras. Todo empezaba a rodar.

¿Jugabas también de pilier como en España?

Aquí, las chicas que juegan de pilier son muy grandes. Me estuvieron probando de flanker hasta que empezamos a hacer juego real, melés reales… Aquí he sacado esa «agresividad» que creo que me faltaba. Era necesidad, no quería morir aplastada y de alguna manera ellos me habían ofrecido la confianza de venir jugar a Escocia y quería hacerme respetar. Mi deseo era que vieran que las pillieres españolas, aunque no tienen tantos kilos, tenemos «un algo especial», ese algo que era lo que ellos buscaban. Pasaban las semanas y cada vez existía más complicidad en el campo. El entrenador y las chicas confiaban cada vez más en mí. Mi juego mejoró mucho y lástima al final, porque no hemos podido hacernos con la liga. Pero lo que he vivido, lo que he aprendido, las grandes personas que he conocido no me lo quita nadie.

También ayudabas al equipo masculino.

Compaginaba el rugby con el trabajo de analista de vídeos del equipo de chicos. Más viajes en bus, más gente que conocía, más rugby para mí. Me decían: «María, tienes que analizarme todos los placajes ganados, perdidos, quién los hace, en qué zona del campo, cuál hubieran sido otras opciones para esta acción»; sin duda, mucho rugby. Incluso un día me tocó suplir a la fisioterapeuta, necesitaban gente para los masajes de última hora, vendajes. Que un tiarrón se llevaba un golpe, allá iba la española a ponerle el frío que todo lo cura… (bromea María).

Háblanos de otros de los motivos principales de tu viaje

Otra de las razones por los que vine fue para aprender y ayudar a un club de rugby inclusivo. He aprendido muchísimo, no sabes lo que te enseñan estos chicos y los entrenadores. En mi licenciatura trabajé con estas personas que desarrollan otro tipo de habilidades, pero aquí ha sido un mundo diferente. Las personas con las que trabajaba no sólo eran de este sector sino también con el rugby como medio de reinserción social. La satisfacción de ver el progreso que los chavales han hecho desde que se iniciaron con el club de rugby ha sido impresionante.

¿Destacas algún momento especial?

El primer día, uno de los chicos, autista, era reacia al contacto físico, no se le podía tocar porque salía corriendo. Al siguiente día de trabajo me llevé la sorpresa de que cogiera un balón, se acercase a mí, me diera la mano y me hiciera llevarle a palos porque quería patear… Emociona recordarlo. Además, es increíble, porque no habíamos hecho ningún entrenamiento especial con el grupo de chicos para patear el balón. Igual lo vio a otro de los compañeros, quién sabe… Pero a partir de ese día, todos los días cuando llegaba me chocaba la mano. Este es sólo uno de los tantos ejemplos que podría poner.

maria-sobrinos-rugby-escocia-entrevista-thewangconnection-08

Algunos compañeros y alumnos  de María Sobrinos | Cedida

Eres licenciada de INEF por la Universidad Politécnica de Madrid, ¿cómo ha sido el trabajo deportivo?

En cuanto a la carga física, era un trabajo aeróbico con balón, líneas de pase, donde había un trabajo consciente de trayectorias de las jugadoras con balón y sin balón. En un momento dado, el entrenador lanzaba preguntas para contestar por nosotros. ¿Qué opciones hay si estás en esa posición?, ¿qué opciones hay si haces eso? Todo era que pensáramos opciones, opciones y opciones. Así es como trabajan aquí.

Desde categorías inferiores siguen la misma línea, tanto en metodología como en actuación. El entrenador plantea un objetivo, tu coges el balón, igual puede que no realices la mejor opción, pero vamos a ver qué más opciones puedes encontrar. Nunca te decían que algo estaba mal. Eventualmente hacíamos todo el entrenamiento de placajes, por ejemplo.

¿Qué fue lo que te llamó más la atención?
maria-sobrinos-rugby-escocia-entrevista-thewangconnection-10

‘Sobri’ con uno de sus alumnos en un partido de rugby | Cedida

Aquí el entrenador, una vez acabado el partido, hablaba con la capitana y ella nos hacía partícipe de sus palabras. Él nos pedía un feedback sobre el partido, nos preguntaba qué cosas necesitábamos mejorar para el siguiente partido, y así se preparaba el entrenamiento siguiente: un taller de ruck, un taller de line out, todo meticulosamente organizado, donde no sobraba ni faltaba un minuto.

No se preparaba un partido en función del otro equipo, sino en función de capacidad propia de mejora. Que al fin y al cabo, si todo el mundo mejora su placaje, su ruck, su liberación del balón, su lanzamiento de touch, su entrada en balón, no nos importa cómo juegue el otro equipo.

Escocia es uno de los países más importantes en cuanto a rugby se refiere, ¿cómo se vive esa pasión?

Es sorprendente que hasta en sitios donde crees que sólo es un césped para uso exclusivo de perros, haya unos palos asomando a lo lejos. En todo lo que llevo aquí habré visto vestimenta de otros deportes… cinco veces contadas, hasta bebés con sus carritos vestidos con su equipación Canterbury y su banderita escocesa. Supongo que en todos los países con tradición de rugby será así.

La gente está deseando quedar con sus colegas, abarrotar bares, ir a tu club de rugby y compartir ese partido con tu gente. Y ya no te digo más cuando juega Escocia. En la televisión, en la sección de deportes hablan a todas horas de su selección; cada día después de su correspondiente entrenamiento previo a un partido. Es alucinante. Todos los bares con rugby en la tele. Hay a quien podría resultarle pesado, pero… ¡otra vez rugby!

¿Qué principales enseñanzas te llevas para ponerlas en práctica en España?

La importancia en la planificación de los entrenamientos y la optimización del tiempo de práctica. A Escocia vine con muchas cosas aprendidas y aquí he podido ponerlas en juego. A España me vuelvo con esa idea de sumar los detalles que nos corregían, la verdadera importancia de la comunicación entre compañeras de equipo y la picardía con la que he tenido que moverme y aprender para suplir algunos aspectos más débiles.

A partir de ahora, ¿por dónde se encaminan tus pasos laborales y deportivos para España?

A nivel deportivo y a más corto plazo, comenzar la División de Honor con mi equipo, el Olímpico, al que he echado mucho de menos y del cual estaba al tanto cada fin de semana. Seguir entrenando físico en Talavera y volver a hacerme viajes Talavera-Madrid-Talavera para volverme a ganar el puesto, ya que las compañeras han trabajado muy duro desde la pretemporada. Y seguir creciendo y aportando todo lo que esté en mis manos.

A nivel laboral tengo en mente unos proyectos relacionados con rugby inclusivo y probaré suerte como profesora del mismo ámbito en colegios de educación especial. Y si no hay suerte, lo que surja… Si alguien después de leer esta entrevista está interesado en mí, por favor que contacte conmigo (risas).

maria-sobrinos-rugby-escocia-entrevista-thewangconnection-07

María Sobrinos con el Olímpico de Pozuelo | Cedida

Selección Española de rugby seven comienza su andadura hacia Río. ¿Cómo lo ves?

Lo primero es desearles mucha suerte a todas las chicas del seven. España ha demostrado siempre su valentía, sus ganas de hacer lo que les gusta sin importar quién estuviera delante. Se han ganado poco a poco el respeto de los demás equipos y han ido creciendo. La ilusión de optar a unos juegos olímpicos será un punto extra para compactar un equipo que ha ido creciendo y que creo que, ahora con ‘Yunque’, quien conoce muy bien a cada una de las jugadoras, sacará el máximo rendimiento individual para que en conjunto puedan llegar a ese sueño suyo y de todos los amantes del rugby  de España.

Eres jugadora de XV, en la entrevista que ‘Yunque’ concedió a TheWangConnection dejó claro que cualquier jugadora tenía un lugar en la Selección, ¿podrías tener tú hueco?

Tendría que ser un hueco ‘muy grande’ para mí. Yo no me veo en el seven, parecen pocos minutos, pero se me hacen eternos, correr tanto de aquí para allá. Pero si Yunque quisiera contar conmigo, aunque sea para llevar el agua, yo encantada (risas).

¡Nos vemos en el verde!

maria-sobrinos-rugby-escocia-entrevista-thewangconnection-09

‘Sobri’ con parte de sus compañeros | Cedida

maria-sobrinos-rugby-escocia-entrevista-thewangconnection-03

María Sobrinos, en una imagen de un partido con su equipo escocés | Cedida

maria-sobrinos-rugby-escocia-entrevista-thewangconnection-02

María Sobrinos, pura pasión por el rugby en Escocia


Etiqueta asignada a este artículo
Rugby femenino

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies