Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
Dopaje

La escritora Maribel Medina responde a las críticas

“Me llamo Jefferson Pérez, tengo 8 títulos mundiales y nunca usé doping”
La escritora Maribel Medina responde a las críticas
Maribel Medina | Yoleomaeva
28 Oct 2015 11:10

Tras el revuelo causado por las declaraciones de Maribel Medina, la escritora ha querido aclarar sus palabras en WangConnection. Maribel asegura que en los grandes campeonatos, europeos, mundiales y juegos olímpicos, los podios están repletos de atletas dopados. Saquen sus propias conclusiones.

Estas son sus matizaciones:

Estoy más que sorprendida por la polémica causada tras mi declaraciones a un periódico nacional. Siempre hablé del deporte al más alto nivel. Es decir, medallas en finales europeas, mundiales, olimpíadas. El que está en la alta competición sabe de lo que hablo. A nada que un deportista decida doparse en Rusia, China y Estados Unidos, tú, deportista que has sacrificado tu vida por un sueño, no tienes ninguna oportunidad de medalla. Y esa es la realidad. Un abrazo.

Tras recibir el comentario de Maribel, su marido, el ex atleta internacional Andrés Martínez Modrego, ha invitado a la reflexión sobre el asunto.

Reflexionemos. Dejemos el corazón y pensemos con la cabeza. El que quiera investigar sobre los beneficios de las llamadas sustancias dopantes sobre le cuerpo humano y las mejoras en las capacidades físicas, hay miles de artículos científicos, se dará cuenta de que vencer a atletas dopados es un milagro. Me acuerdo de la progresión de Alberto García, por poner solo un ejemplo de los que coincidieron conmigo. De no bajar de 8 minutos en 3.000 a disputar una medalla al mejor fondista de la historia. Claro, antes de pillarlo tenía muchos palmeros a su alrededor que hubiesen puesto la mano en el fuego por él. ¿Dónde están ahora?

Ahora añado. Gobiernos enteros han fabricado deportistas dopados. La antigua RDA, China, Rusia. Entiendo que los atletas de élite limpios se sientan mal. Yo probablemente si hubiese sido Roberto Alaiz hubiese pensado lo mismo no hace mucho. Pero si usamos la cabeza y dejamos el corazón, hay que reconocer con amargura y rabia, que vivimos en un mundo donde el deporte de superélite se ha convertido en un negocio. Un negocio que mueve billones de euros, del que se benefician países enteros con los éxitos de los deportistas que muchas veces, porque no mejoran, porque son jóvenes o porque les han dicho que todos los campeones lo hacen, son víctimas.

Y no olvidemos que el doping mata. A todos nos viene a la memoria Florence pero hay muchos deportistas anónimos que no conocemos. Así, que si un padre o una madre lee el libro o las declaraciones de una mujer que se ha dedicado toda su vida a ayudar a los necesitados y combatir las injusticias, y cuando a su hijo se le ofrece doparse, que conozca las consecuencias. Y si alguien se ha sentido dolido está en su derecho. Luchar contracorriente y denunciar una injusticia nunca ha sido un camino de rosas.

Algunos medallistas internacionales, como el 8 veces campeón del mundo Jefferson Pérez y el español Víctor García, respondieron con firmeza a las acusaciones.

Artículos relacionados
“Me llamo Jefferson Pérez, tengo 8 títulos mundiales y nunca usé doping”
“El atletismo es una estafa. Gana el mejor de los dopados”

Etiqueta asignada a este artículo
Maribel Medina

1 comentario

Escribir un comentario
  1. andrés martínez modrego
    andrés martínez modrego 28 octubre, 2015, 11:39

    Reflexionemos. Dejemos el corazón y pensemos con la cabeza. El que quiera investigar sobre los beneficios de los llamadas sustancias dopantes sobre le cuerpo humano y las mejoras en las capacidades físicas, hay miles de artículos científicos, se dará cuenta que vencer a atletas dopados es un milagro. Me acuerdo de la progresión de Alberto García, por poner solo un ejemplo de los que coincidieron conmigo. De no bajar de 8 minutos en 3000 a disputar una medalla al mejor fondista de la historia. Claro, antes de pillarlo tenía muchos palmeros a su alrededor que hubiesen puesto la mano en el fuego por él. ¿Dónde están ahora? Ahora añado. Gobiernos enteros han fabricado deportistas dopados. La antigua RDA, China, Rusia. Entiendo que los atletas de élite limpios se sientan mal. Yo probablemente si hubiese sido Roberto Alaiz hubiese pensado lo mismo no hace mucho. Pero si usamos la cabeza y dejamos el corazón. Hay que reconocer con amargura y rabia, que vivimos en un mundo donde el deporte de superélite se ha convertido en un negocio. Un negocio que mueve billones de euros. Que se benefician países enteros con los éxitos de los deportistas que muchas veces, porque no mejoran, porque son jóvenes o porque les han dicho que todos los campeones lo hacen son víctimas. Y no olvidemos que el doping mata. A todos nos viene a la memoria Florence pero hay muchos deportistas anónimos que no conocemos. Así, que si un padre o madre lee el libro o las declaraciones de una mujer que se ha dedicado toda su vida a ayudar a los necesitados y combatir las injusticias, y cuando a su hijo se le ofrece doparse, que conozca las consecuencias. Y si alguien se ha sentido dolido está en su derecho. Luchar contracorriente y denunciar una injusticia nunca ha sido un camino de rosas.

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies