Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Mi reflexión post Navidad’ por María Pina

‘Mi reflexión post Navidad’ por María Pina
12 Ene 2013 10:01

María Pina, trabajadora incansable | TWC

No voy hacer una reflexión de la parte deportiva y lo que va relacionado con ello, quizá por esa venda en los ojos que a veces es mejor ponerse o quizá porque lo que tenga que contar sea poco importante en estos momentos. Sea por lo que sea lo dejaré por esta vez. Mi reflexión va más allá, como todo y cada una de las cosas que hago.

Respeto la forma de cada persona de pronunciarse, aunque a veces me tenga que poner en mi sitio delante de quien sea. Eso es el carácter, saber cómo eres y defenderlo ante todo.

A pesar de decir, o sentir, o saber cómo eres, hay momentos que no son consolables y durante esta primera parte de la liga (no deportiva recuerdo) para mí ha habido muchos dolores inconsolables.

Cuando mi abuela falleció me dije a mí misma que para tenerla siempre en mí cada noche antes de dormir le diría te quiero, lo que no sabía es que lo haría inconscientemente cada segundo de cada día…eso es mi más dolor inconsolable.

Otro dolor inconsolable es ver a un animal abandonado, sé que soy pesada con los perros pero tenemos que concienciarnos que ellos dependen de nosotros, y que hoy en día hay muchas otras maneras de dejar a un perro que tirado en una carretera donde finalmente morirá atropellado.

Los dolores inconsolables significan tener que seguir, aunque me encantaría tener tiempo y recursos para focalizar en ellos.

Tengo que decir que han pasado muchas cosas buenas también, he conocido a gente maravillosa en Salamanca donde me siento muy querida. Adoro ir a la farmacia del lado de mi casa y que se preocupen tanto por mí. Adoro acabar cada partido cuando ni el pitido final ha sonado y ver a Mónica y Andrea (dos niñas que juegan en la cantera) que vienen ilusionadísimas haya pasado lo que haya pasado a darme un abrazo…muchas veces consolador. Adoro salir del pabellón y escuchar siempre una palabra agradable. Adoro ir al Mesón Víctor, un bar cerca de mi casa donde Víctor hace unas empanadillas que están de muerte y donde me siento tan cómoda…. Adoro todo lo que envuelve jugar aquí, todas esas pequeñas cosas que me hacen olvidar un poco estos dolores inconsolables que inevitablemente me acompañaran siempre.

Yo no podría ir por el mundo sola, soy una persona que necesita el calor y el cariño de la gente porque yo soy eso, soy amor. Es el sentido que más puedo explotar. Por ello exprimo al máximo todo lo que tengo alrededor. Adoro escribir.

Un abrazo

 

María Pina entrevistada, esperando a ser recibida por las niñas de la cantera


Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies