Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Mireia Belmonte: equilibrio mente-cuerpo

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
11 Ago 2016 23:08
Mireia Belmonte |COE

Mireia Belmonte |COE

Mireia Belmonte se colgaba esta pasada madrugada el oro olímpico en el 200 metros mariposa. “Su sueño hecho realidad”, lograba decir Gloria Luna, narradora junto a Javier Soriano de este hito para el deporte español. El sueño por excelencia de todo deportista, la gloria, estaba ahora en su cuello. Una recompensa a 4 años de sufrimiento, esfuerzo y compromiso.

La nadadora española en estos Juegos Olímpicos ha ejemplificado a la perfección lo que significa el equilibrio mente – cuerpo que todo deportista persigue. Es sobre todo talento, trabajo y pasión. “No es la más talentosa pero ha ganado porque se ha superado con trabajo, pasión y ganas”, explicaba Fred Vergoux, el entrenador francés de Mireia.

La nadadora de Badalona explicaba que prefería nadar 5 pruebas que una porque así cuidaba su confianza. Prefiere no jugárselo todo a una carta y su físico le permite nadar esta maratón de pruebas manteniendo casi intactas sus opciones. Un deportista de éxito sabe que debe confiar y ella confía y cree ciegamente. Cree y confía en sus posibilidades y en el trabajo excelso que lleva a cabo junto a su equipo de trabajo.  Esta confianza y creencia a base de pruebas unido al férreo compromiso desarrollado por ella le permite desarrollar una capacidad de sufrimiento cada vez mayor. Se supera bajo presión y pelea hasta el final. “Hasta el final no se puede dejar de luchar”, explicó tras su bronce en los 4×100 estilos en estos juegos. Cuánta razón y cómo lo has demostrado.

Además, Mireia Belmonte ha demostrado que su talento físico está acompañado de un ingrediente de influencia mayúscula en el camino hacia el éxito: la concentración. Así lo corroboraba Fred: “Ha mantenido un nivel de concentración tremendamente alto para llegar a este momento”. No era fácil nadar con la presión con la que llegaba Mireia tras la lesión en sus hombros que la mantuvo fuera de juego durante meses. Y por si fuese poco, Mireia es sacrificio. Sacrificó entre otras muchísimas cosas el Mundial de Kazán por perseguir su gran sueño olímpico, y siguió peleando por volver de su lesión aun más fuerte. No perdió la cabeza, no tuvo prisas. Aprovechó ese tiempo.

Además, ha sabido disfrutar de su bronce en la primera jornada manteniendo la concentración intacta entre prueba y prueba. Fred y Mireia saben de la importancia del descanso, pero cuando las jornadas entre pruebas disminuyen las horas de sueño la concentración es un aliado para el deportista. Hay tiempo para todo y Mireia cuida su rutina precompetitiva. En la cámara de salida, Mireia ya está enfocada hacia dar el cien por cien. Rictus serio, gorro, cascos y mirada hacia el frente. 

Por último, Mireia es agradecimiento. Hasta en lo más alto no olvida lo importante que es el entorno para un deportista. Agradece a su familia, a su chico, a su entrenador, a su equipo de trabajo, a los que están ahí día a día… porque “es parte de todos” y “sin ellos no sería posible”.

Mireia Belmonte cree, confía, pelea y trabaja. Es tremendamente difícil quedarse con una sola palabra, pero lo intentaré. Mireia es PERSEVERANCIA. Su día a día y sus largas estancias en el CAR de Sierra Nevada pueden corroborarlo.

RELACIONADO

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.