Martes, 28 de Febrero 2017 | Actualizado a las 09:05
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en InstagramSíguenos en Youtube
Es noticia:
FIRMA

Mullera, el Ángel caído

Por Álvaro Rodríguez
El Tribunal de Arbitraje Deportivo confirma la sanción de Ángel Mullera
Mullera, el Ángel caído
Ángel Mullera tras su eliminación en primera ronda en el Campeonato del Mundo de Daegu 2011 | IAAF
Atleta olímpico español, especialista en 1500 metros
25 Mar 2016 14:03

No se sabe muy bien si la credibilidad de Ángel Mullera saltó por una ventana, si huyó por la parte trasera de su casa sin dejar rastro o si ha dado con la puerta en las narices de aquellos que algún día creyeron alguna palabra de sus justificaciones ante sus repetidos escarceos con el dopaje. El caso es que se ha esfumado. La puntilla se la ha dado el TAD (Tribunal de Arbitraje Deportivo) que, tal y como adelantaba el miércoles el diario AS, ha ratificado su sanción de dos años por “negativa o resistencia” a pasar un control.

Mullera aseguró entonces en un comunicado que “en ningún momento me he negado a pasar un control antidopaje y siempre he seguido con rigor las normas de los procedimientos”. No es así lo que se infiere de la resolución del TAD.

Publicidad
NB Hanzo Silent Hunter

El atleta de Blanes hacía hincapié en que los agentes encargados de realizar el control no le encontraron en el lugar y hora indicados por él a través del sistema ADAMS para aquel 16 de julio de 2015: las pistas de atletismo de Lloret de Mar, de 17:00 a 18:00. Incluso sorprende su discurso, en cierta medida victimista, al asegurar que “cada día acudía a las pistas a la hora acordada, pese a encontrarme lesionado, por si pudiera ser requerido para un control”, cuando el propio sistema de localización que utilizamos los atletas de élite nos permite modificar nuestras preferencias casi al instante y adecuarlas a nuestras circunstancias. En cualquier caso, los controladores no le localizaron y se dirigieron a su domicilio (que también debemos indicar en el ADAMS) siendo recibidos en un principio y rechazados una vez se identificaron. Este punto merece un importante matiz para los menos familiarizados con la normativa antidopaje: una cosa es fallar en la localización y otra bien distinta es negarse a pasar un control, una vez notificado. Respecto a la primera circunstancia, los deportistas no recibimos una sanción hasta la tercera falta en un plazo de 18 meses. Este beneplácito se antoja necesario, ante situaciones imprevisibles que a cualquiera nos pueden afectar y provocar una negligencia puntual (yo mismo he incurrido en una falta a lo largo de mi carrera deportiva). En el caso de una negativa o elusión a un control, la sanción es fulminante.

Ángel Mullera

Ángel Mullera | Facebook

Nada hubiera ocurrido, posiblemente, en caso de que los agentes encargados del control no hubieran encontrado a Mullera tampoco en su domicilio, ya que el atleta no tenía la obligación de estar allí en ese momento. Pero dio la casualidad de que sí estaba, ante lo cual la obligación de un deportista, y todos lo sabemos, es someterse al requerido control, ya que este puede realizarse “en cualquier momento y lugar, y sin previo aviso” tal y como indica la propia Agencia Mundial Antidopaje. Ésa es su obligación como deportista, y no solo “estar localizado una hora al día, los 365 días del año”, lo cual no ha sabido o no ha querido explicar adecuadamente el propio atleta, en un segundo comunicado hecho público el jueves. Valga el ejemplo de mi compañera Isabel Macías, que hace poco fue requerida para un control fuera de competición en el peor momento, que le hizo perder un vuelo cuando iba a competir al extranjero. Eso también es ser profesional. Habrá a quien la normativa de la AMA le pueda parecer excesiva, pero es la inevitable consecuencia del comportamiento de esos deportistas que juegan al gato y al ratón con las autoridades antidopaje en pro de sus trampas. Pagamos justos por pecadores.

En su huida (y nunca mejor dicho) hacia adelante, Mullera consideró preferible enfrentarse a una sanción por su negativa a pasar el control que por un posible positivo. Hasta cierto punto se habrá salido con la suya, ya que más de uno, me temo, le dará el beneficio de la duda. Pero para el que no lo sepa: ambas cosas son dopaje. Al igual que la tentativa de uso de un método prohibido, o la posesión, tráfico y administración de sustancias dopantes.

Para acabar el despropósito de sus “alegaciones”, Mullera ha recurrido a un viejo recurso ya anteriormente utilizado por alguna compañera de pillerías: la persecución política. Su último comunicado fue escrito en catalán “porque me avergüenza hablar el mismo idioma de la gente que lleva tanto tiempo haciéndome daño”.

No, Ángel, no existe ninguna conspiración política para acabar con tu reputación por el hecho de ser catalán, como tampoco la ha habido contra Marta Domínguez por ser “pepera”, sino por no respetar las normas y hacer un daño imperdonable a vuestros compañeros y al deporte que tanto amamos. Las mentiras no entienden de colores políticos ni se justifican por tales fines. Habéis caído por vuestro propio peso.

Artículos relacionados
Comunicado de Ángel Mullera: “La obligación y las normas de esta agencia son las de tocarte los cojones”
Efectos colaterales de la suspensión a Ángel Mullera
El Tribunal de Arbitraje Deportivo confirma la sanción de Ángel Mullera
Publicidad
NB Hanzo Silent Hunter

Álvaro Rodríguez

Atleta olímpico español, especialista en 1500 metros


Etiqueta asignada a este artículo
Álvaro Rodríguez

3 comentarios

Escribir un comentario
  1. relapso
    relapso 29 Marzo, 2016, 21:23

    Perdona Alvaro, pero me parece mentira que escribas un artículo así… Deberías de saber que en España y en cualquier país civilizado el domicilio es inviolable y que cualquier entrada en el debe de hacerse con consentimiento del titular o con una orden judicial. Por no dejar entrar a la policía en tu domicilio después de haber cometido un delito ningún delincuente es sancionado. Y si la policía quiere entrar en tu domicilio tiene que pedir a un juez una autorización presentando pruebas claras de que en ese domicilio o que esa persona está cometiendo un delito. Esto es lo propio de países civilizados. En las dictaduras y satrapías se entra en las casas de las personas por la brava, pero no en los países en los que se respetan los derechos humanos. Si, además, los atletas defendéis estos abusos vais apañados; cualquier día os colocarán un chip como a los perros y entonces bajareis la cabeza y lo soportareis… Y cuidado, porque la justicia ordinaria, esa que no depende de organizaciones privadas pseudomafiosas como la AMA, el TAS o las distintas federaciones, la justicia administrada por jueces profesionales e independientes ya le ha dado unos cuantos palos al TAD(Marta Dominguez, Roberto Heras…). Cada vez que un deportista acude a la justicia ordinaria esta aplica la ley y anula las sanciones. Cuidado a ver si esto acaba como el caso de Roberto Heras y además hay que pagarle a Mullera una indemnización… de lo cual me alegraría porque el sistema de control es una vulneración clara y evidente de los derechos fundamentales de cualquier persona.

  2. Álvaro Rodríguez
    Álvaro Rodríguez 1 Abril, 2016, 16:20

    Hola relapso,

    No conozco al detalle la legislación en ese sentido pero entiendo que los deportistas profesionales a la hora de federarnos cedemos de alguna forma una pequeña parte de esos derechos, a los que haces alusión, con respecto a la población general en aras del juego limpio y del trabajo de las autoridades antidopaje. Esa “vulneración de derechos” no es sino consecuencia de las artimañas y las maniobras de escapismo con la que juegan los deportistas que recurren al dopaje y que utilizan los recovecos del sistema en su beneficio, y de ahí esas medidas, a ojos de algunos consideradas “abusivas”.

    Yo no me siento perseguido ni tratado como un delincuente; es más, agradezco esa exhaustividad de las autoridades que precisamente lo que hacen es PROTEGER a los deportistas limpios. El sistema es absolutamente garantista, fruto de lo cual algunos deportistas, como los que mencionas, merecedores de sanción se libran por defectos de forma o vericuetos legales,lo cual no quita que el público general o al menos los que estamos al tanto de sus fechorías tengamos una opinión al respecto de la que ningún tribunal nos podrá privar.

    Si Mullera considera abusivo el sistema se me ocurren otras formas de mostrar su disconformidad, no pasar primero por el aro para posteriormente saltarse a conveniencia las normas, que son iguales para todos.

    Un saludo.

  3. Mario Toro
    Mario Toro 17 Abril, 2016, 16:16

    Excelente artículo y excelente respuesta al cuestionamiento. Me parece increíble que se argumente temas como la inviolabilidad del domicilio solo para ocultar un dopaje. Claro… nananana me he dopaaado estoy en mi domiciliooo ustedes no pueden entraaaar… farsante !!

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.