Miércoles, 24 de Mayo 2017 | Actualizado a las 13:24
Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
PSICOLOGÍA DEPORTIVA

La actitud determina la balanza

Nadal y Federer, perfectos ejemplos de la necesidad de trabajar cada día por un sueño
La actitud determina la balanza
Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
31 Ene 2017 07:01

Este fin de semana vivimos una nueva cita con el deporte mundial. De esas que tardamos mucho en olvidar, si alguna vez lo hacemos. De esas que contamos a los amigos, a los más pequeños, a nuestra descendencia. Aquella que proclamamos para aprender como sociedad los valores que lleva (o debería llevar) adherido el deporte.

Hablo de la final del Abierto de Australia entre Roger Federer y Rafael Nadal. Dos de los mejores tenistas de la historia, ejemplares. Su legado, sobre todo durante estos últimos años ha sido magistral. No hablo sólo de la derecha de Rafa, inapelable, ni del revés elegante de Roger, vamos mucho más allá.

Siempre han guardado una estupenda relación dentro y fuera de la pista, amigos han dicho muchas veces. No se han dejado vencer por la dudosa e inútil moda de considerar al adversario un enemigo. Es más, muchas veces han elogiado a su rival porque en ese espejo trabajaron más para hacerse mejores cada día.

Con el punto final, vencedor y vencido se elogiaron: “He trabajo mucho por llegar a esta final, pero Roger Federer merecía este título más que yo”, declaraba el mallorquín. “Si hubiera empate en el tenis, estaría orgulloso de compartir este trofeo con Rafael Nadal”, hacía lo propio el tenista suizo. Ya ven, no hacen falta ni excusas ni dardos envenenados para disfrutar de una victoria. Ni mucho menos, declarar al otro justo vencedor te hace más débil, ni más infeliz, todo lo contrario. El aprendizaje necesita mucha humildad.

Además, han sido perfectos ejemplos de la necesidad de trabajar cada día por un sueño, por un objetivo.

La perseverancia y la fe, como símbolo de la sombra que han labrado. Ambos desearon alcanzar el máximo nivel de juego posible, volver a estar en forma, y sin descanso y en la sombra trabajaron con esfuerzo y máximo sacrificio por ello. Admirable, ninguno necesitó la palmada en el hombro, aguantaron sin quebrar ante los muchos que los consideraron figuras más del pasado que del presente. A veces, olvidamos que la actitud muchas veces no sólo condiciona la balanza de nuestro rendimiento por encima de otros factores como la edad, que marca nuestro DNI.

Tanto Rafa como Roger han dejado un maravilloso ejemplo con resultado a cinco sublimes sets, pero sobre todo deberíamos aprender del camino que les llevó hasta ello: sacrificio, esfuerzo, fe, humildad, orgullo y perseverancia. Entre otras muchas cosas, pero la fórmula exacta del aprendizaje y él éxito es tan inexacta como maravilloso el camino hacia ella.

Artículos relacionados
Más artículos sobre Psicología Deportiva

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto


Etiqueta asignada a este artículo
Rafael NadalRoger Federer

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.