Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

‘Un paseo especial por las zonas de entrenamiento de Munich’, por Ana Lozano

03 May 2015 07:05

Durante mi primer mes en Munich (como ya me pasó en septiembre en Holanda), uno de mis muchos retos ha sido encontrar y establecer mis lugares de entrenamiento. Si entrenáis a diario (y si, además, estudiáis y/o trabajáis) sabréis que la organización del día a día es esencial y ello pasa por saber dónde y cómo vas a entrenar. Por ello, obviamente, ese era uno de mis mayores miedos cuando decidí enrolarme en esta aventura. Mapas, webs en alemán, normas de acceso a las instalaciones, cómo llegar hasta allí, nuevos horarios, nuevas personas,…

No voy a negar que al principio impresiona y que, los primeros días, se trata de ir dando pasitos y que algunos te llevan por bueno camino y otros no. Echar a correr desde casa con un camino memorizado tras estudiarlo en el mapa y “a ver qué me encuentro”, coger el metro en mallas y cortavientos para llegar a un parque que “parece que está bien según las fotos”, enviar emails a clubes y federaciones con dudas que no tienen por qué solucionarte y cruzando los dedos para obtener una respuesta, o echarle morro y entrar en una instalación “y si me dicen algo, pondré cara de no entender”, han sido algunas de las curiosas situaciones de estas semanas.

Y ¿sabéis qué?: parece que al final no ha ido mal y me apetecía enseñaros parte de mis descubrimientos en el vídeo que acompaña a estas palabras. A día de hoy ya conozco varias pistas (aunque esto ha sido lo más “complicado” de conseguir) en las que puedo entrenar, y justo al ladito de casa tengo un gran bosque donde puedo rodar y rodar sin encontrar el final y rodeada por el canto de muchos pajaritos que me acompañan.

Y es que, aunque aquí aún no lo parezca mucho, ¡ya es primavera! Eso significa que el campo se pone bonito y las plantas y animales se ponen manos a la obra para seguir dejando descendencia. Para los alérgicos la noticia no es tan buena, pues el dichoso polen puede llegar a ser un serio problema. Sin embargo, para los amantes de la naturaleza es un momento muy interesante, pues muchas plantas florecen y muchos bichejos adquieren radiantes colores, se emparejan y desarrollan todo tipo de estrategias de cortejo. Los pájaros son un claro ejemplo y, para mí, son además un gran aliciente en los días de rodaje en solitario en el bosque.

Para alguien como yo, que ha nacido y vivido en una jungla de asfalto, poder cruzarse con los pajaritos que no se encuentran normalmente en los parques ya es una alegría, y también quiero compartirla con vosotros en el vídeo, a la vez que os enseño algunos de los lugares por los que entreno.

A los que ya sois “pajareros” os invito a disfrutar de las imágenes de Pablo de la Peña (¡gracias por tu aportación!). A todos los demás, os animo a que, a partir de ahora, cuando salgáis a rodar, miréis a vuestro alrededor, a ver cuántas de las aves que os enseño podéis reconocer.

Cada nuevo año es una sorpresa. Nos encontramos con que prácticamente habíamos olvidado la nota distintiva de cada pájaro, y cuando lo escuchamos de nuevo lo recordamos como un sueño que nos trae a la memoria un estado anterior de nuestra existencia. (Henry David Thoreau)

Una pareja de camachuelos, hembra y macho | Pablo de la Peña

Una pareja de camachuelos, hembra y macho | Pablo de la Peña


Etiqueta asignada a este artículo
Ana Lozano en Munich

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

Su dirección de e-mail on será publicada
Los campos obligatorios están marcados*

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.