Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube
BALONCESTO

Paul Shirley, el escritor que quería jugar en la NBA

SANDRA NUÑEZ CONVERSA CON EL EXJUGADOR DE BALONCESTO
Paul Shirley, el escritor que quería jugar en la NBA
Paul Shirley, con su libro
25 Mar 2013 10:03

Paul Shirley tenía un sueño desde niño, jugar en la NBA. A lo largo de toda su carrera persiguió la oportunidad de formar parte de la mejor liga del mundo, sin embargo, se encontró una realidad muy diferente a la que él había imaginado. El baloncesto acabó siendo para él una aventura que le llevó a conocer gran parte del mundo. Sobre esa experiencia Paul nos explica:

“Suena como un cliché pero estoy muy agradecido de que el baloncesto me diera la oportunidad de viajar tanto como lo ha hecho. Y no solo viajar, sino de vivir en el extranjero.  Pasé un año en Grecia, varios meses en Rusia y casi tres años en España.  El último, por supuesto, es el más importante para mí. Aun siento un extraño parentesco con los españoles porque pasé mucho tiempo allí”.

Sobre las vivencias de este trotamundos trata su primera novela ¿Me puedo quedar la camiseta?, cuya edición española (Ed. Léeme) se presentó en 2012 (la edición americana fue publicada en 2007). El libro nace a raíz del éxito que tuvo el blog que escribió Shirley durante su etapa en los Phoenix Suns.

“Yo estaba muy, muy solo cuando llegué a Grecia por primera vez y necesitaba una salida para las historias que ocurrían a mi alrededor, así que empecé a escribirlas. Sabía que algún día me gustaría escribir un libro pero no pensaba que fuera a ser en medio de mi carrera. Después del éxito de mi blog para la página web de Phoenix Suns, se me acercó Random House. No sé mucho, pero sé que tú no rechazas a Random House, incluso si resulta perjudicial para tu carrera deportiva escribir un libro durante la misma”.

“Me gusta pensar y me gusta hablar y me gusta pensar que escribo como hablo”

Paul Shirley, en su época de jugador en España | Cedida

Uno de los equipos en los que Shirley ha jugado en España es el Joventut de Badalona, allí coincidió con Joan Plaza, entonces segundo entrenador del equipo verdinegro,  autor del prólogo de ¿Me puedo quedar la camiseta?. El actual entrenador de Zalgiris nos ha querido contar qué significó para él tener esa oportunidad.

“Me encanta tener una buena relación con los jugadores, especialmente con el tiempo, de modo que entiendan que cuanto hiciste y exigiste tan solo contribuyó a mejorarlo profesional y personalmente. Que él quisiera que le hiciera el prólogo, fue un gesto de complicidad que agradezco”.

Plaza describe en su prólogo a Paul Shirley como una persona honesta, fiel a sí misma y que no se deja llevar por estereotipos. Conocido por su actitud cercana con los jugadores destaca:

“Su naturalidad dentro y fuera de la pista. Constructivo en sus preguntas sobre nuestra manera de jugar y curioso por saber y adaptarse a las costumbres y peculiaridades de la ciudad y la región dentro de España”.

En cuanto al libro, muy diferente a otras obras publicadas por ex deportistas en las que solo aparece la cara amable del deporte profesional, recomienda al lector que no se quede en los aspectos más superficiales, que sea capaz de ver más allá.

“El lector debe quedarse con que siempre hay un trasfondo mayor del que el aficionado percibe viendo un partido. Las razones que justifican un cambio, una táctica o cualquier otra decisión. Con que en un vestuario de apenas 20 metros cuadrados, coexisten distintas culturas, religiones, estatus y prioridades que hacen compleja la convivencia para que se anteponga al equipo a los intereses personales”.

Una de las curiosidades de “¿Me puedo quedar la camiseta?” es el propio título. Cuando nuestro protagonista acabó su etapa universitaria, los Lakers le invitaron a entrenar con ellos. Al descartarle unas semanas más tarde, su respuesta a esa pregunta fue negativa. Shirley, desde la perspectiva que da el paso del tiempo, nos da su opinión actual acerca de aquel jugador dispuesto a hacer su sueño realidad a cualquier precio.

“Ese tipo parece muy inocente. Hay una porción de antiautoridad superdesarrollada en mí, quizá porque pasé mucho tiempo haciendo un trato conmigo mismo: que solo seguiría las órdenes que me permitieran alcanzar mi sueño. Ahora me parece imposible volver atrás y seguir esas órdenes directas. Tengo la sensación de que la versión actual de mí mismo podría hacerme caminar sobre la cancha riéndome, cuando cualquiera me estuviera gritando, mientras que aquella versión de mí estaba dispuesta a hacer exactamente lo que esperaran”.

Actualmente podemos leer cada lunes “Historias de un tío alto”  la columna de Paul en el diario El País, en la que habla de la NBA.  Al preguntarle sobre las diferencias entre aficionados europeos y estadounidenses responde:

“Los aficionados americanos parecen encaprichados con las estrellas mientras que los aficionados europeos se sienten más atraídos por los equipos, que es probablemente por lo que me siento más identificado con los aficionados europeos”

Joan Plaza entrena esta temporada al Zalgiris, aprovechamos la oportunidad de hablar con él para preguntarle cómo está viviendo esta etapa de su carrera.

“Siempre he dicho que nadie nace enseñado y en ese proceso de formación, no entiendo que se pueda adquirir la completa madurez y conocimiento de mi puesto de trabajo, sin coger las maletas y vivir al otro lado del conocimiento. Saber lo que siente un americano al venir a Europa y estar rodeado de tantas cosas nuevas que influyen en su rendimiento. Ese es el reto que me he marcado al ir a Lituania”

Su primera novela, Las Mantas de Angelina, de la que Joan habla con gran orgullo, ha sido recientemente traducida a lituano. Su autor no podía esperar que una historia que nació casi como un juego llegara tan lejos.

“Me halaga que algo que nació de forma inocente y nada premeditada, alcance su tercer idioma. Nunca pretendí que fuera un best-seller y sí un motivo de reflexión para quien lo leyera. Se ha convertido en un libro de cabecera para algunos y deseo que siga traduciéndose en muchos otros idiomas. Despertar a Tiempo, mi siguiente libro, está finalizando el proceso y espero aparezca durante este año.»

El entrenador catalán no es el único que se encuentra trabajando en un nuevo proyecto literario, también lo hace Paul Shirley que nos explica, para terminar, a qué se dedica en la actualidad.

“Estoy terminando mi segundo libro, una novela sobre el final de la carrera de un jugador de baloncesto (escribe sobre lo que sabes, como se suele decir) Controlo una página web para escritores llamada FlipCollective, y soy el editor jefe de una revista electrónica independiente llamada Cartel. Además, he estado cocinando mucho…”.

Este es el libro de Paul Shirley, de Ediciones Léeme


Etiqueta asignada a este artículo
Joan PlazaPaul Shirley

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies