Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Pepu Hernández y su ejemplo en Cuatro

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
07 Sep 2015 21:09
Pepu Hernández, comentarista de Cuatro y Energy en el Eurobasket 2015 | Mediaset

Pepu Hernández, comentarista de Cuatro y Energy en el Eurobasket 2015 | Mediaset

Las retransmisiones del #EuroBasket2015 por Cuatro tienen un punto fascinante, los comentarios de Pepu Hernández. Es algo más que el seleccionador que nos hizo campeones del mundo, es alguien que entendió perfectamente cómo construir un equipo nacional por encima de una simple selección.

Una selección nacional puede ser un simple combinado, o un equipo perfectamente cohesionado. Jugadores que, una vez abandonada la disciplina de sus diferentes clubes, entienden perfectamente el valor de la unión dentro del vestuario y persiguen sin fisuras un objetivo común. Las ayudas, la entrega y el aporte de todos los miembros del equipo, fundamental en el devenir de un campeonato como el Eurobasket.

Por encima de todos, emerge un líder positivo. Pau Gasol, al que todos admiran, por su saber estar y su incondicional entrega. Alguien que tira del carro cuando más difícil está todo, que contagia su pasión en los momentos cruciales. Pero la selección es algo más. La calidad no es el único elemento diferencial para alcanzar el éxito. 

Aquí, todos aportan y se sienten importantes. Ayer lo supieron demostrar con un golpe encima de la mesa después de la derrota ante Serbia. Todos saben a qué juegan, con un soberbio juego en la pintura, y un exquisito contraataque marca de la casa. Además, cuando hay que bajar a defender, no hay nadie que haga oídos sordos. Todos trabajan, y todos se sienten partícipes tanto de las victorias como de las derrotas. 

En este equipo nadie duda de la confianza de sus miembros en el resto del equipo, saben que quien salga al parquet, dará su máximo. Así, se generan conductas de generosidad y humildad, propias de equipos exitosos. Nadie está por encima de nadie, y para conseguir el objetivo, se necesita de todos. Y en ese todos, aparece una necesidad inherente a la confianza, generosidad y humildad, una jerarquía donde todos se sientan necesarios, para crear la máxima implicación. 

El partido de nuestra selección contra Turquía es un ejemplo perfecto de esta sinergia. Se vio cómo ante la ausencia de algunos jugadores al cien por cien, o la falta de acierto, emergían hombres como San Emeterio, Pau Ribas o Willy Hernangómez.

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies