Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

Pinar Polo: “El atletismo me ha enseñado a rendir y no a rendirme”

02 Feb 2016 22:02
Pinar Polo Romero

Pinar Polo Romero

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino. Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa. La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. Entonces encontró una planta, una Fresia, floreciendo y más fresca que nunca.

 

El rey preguntó: ¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?

 

– No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías Fresias. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel momento me dije: “Intentaré ser Fresia de la mejor manera que pueda”. Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mírate a ti mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona. Puedes disfrutarlo y florecer regado con tu propio amor, o puedes marchitarte en tu propia condena…

 

¿Cómo crecer?, de Cuentos para pensar (Jorge Bucay)

Pinar Polo Romero nació un 21 de enero de hace 23 años. Natural de Segovia, hace cuatro años cambió su lugar de residencia a Móstoles para poder estudiar en la universidad Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Se considera una enamorada de la ciudad que le ha visto crecer y también del deporte que le ha engrandecido, la marcha atlética. Su entrenador actual es Luis Martín Sacristán y a él le debe en gran medida haber recuperado la motivación que había perdido hacía unos años.  Sencilla, valiente, disciplinada y testaruda, como todo atleta que se precie. Así es Pinar. Pero lo que destaca en ella es la capacidad de florecer y resurgir en momentos y situaciones que parecen haber perdido toda esperanza. El atletismo le ha puesto contra las cuerdas más veces de las que hubiera querido y creído, pero eso no ha sido motivo para renunciar a lo que le hace feliz cada día. Porque ella de alguna manera también ha decidido ser una Fresia que no acepta menos que mostrar siempre la mejor versión de sí misma.

¿Cómo comenzaste en el mundo del atletismo? ¿Quién te empujó a hacerlo?

Empecé impulsada por mi hermano, él empezó y al año siguiente me animó a apuntarme a mí. Dicen que los hermanos pequeños imitamos lo que hacen los mayores…

¿Por qué marcha y no otra modalidad?

Desde que empecé el atletismo veía a chicas de Segovia haciéndolo y me llamaba mucho la atención, me parecía muy bonito, recuerdo que marchaba por los pasillos de mi casa y un día me puse a marchar delante del que por entonces era mi entrenador, y su reacción fue decirme que si quería probarla, ilusionadísima le dije que si, fui corriendo a contárselo a mi padre, recuerdo ese día como si fuera ayer.

Si pudieras volver atrás en el tiempo, ¿cambiarías de deporte o de especialidad?

Siempre digo que la marcha es muy dura, que paso muchas horas en soledad, que debería haber elegido un deporte colectivo, pero al rato se me pasa (risas). He escogido el deporte que encaja a la perfección conmigo. En cuanto a especialidad, la verdad que siempre me quedará la espinita de no ser saltadora de longitud o corredora de 1500.

Pinar contenta

Pilar Polo, contenta | Cedida

Hace unas semanas, mejoraste tu marca personal sobre 10 km (segunda vez en dos meses), lo que supone récord provincial y mínima para el campeonato de España absoluto. ¿Cómo te sentiste al cruzar la línea de meta?

La satisfacción que se siente es enorme, no se puede expresar con palabras, cuando en diciembre conseguí la mínima para el campeonato de España no me lo podía creer, estaba en una nube y cuando luego bajé de ese muro psicológico que son los 50 minutos, no paraba de mirar el crono, ¡no me lo creía!

Desde que consiguieras tu primera medalla en un Nacional siendo cadete, han pasado varios años. Deportivamente hablando, ¿cómo han sido para ti?

Ese día fue muy importante para mí, había estado lesionada y los médicos solo me decían que tenía que dejar el atletismo, no me rendí y ese día llegó mi recompensa en forma de medalla y marca personal, fue mágico… Después de esa medalla he tenido de todo, no ha sido un camino fácil, había que seguir trabajando y cuando los resultados no acompañaban era más difícil entrenar, estuve unos cuantos años con una lesión de cadera que no me dejaba rendir como me gustaría, fue difícil, pero a pesar de todo en estos años también he tenido momentos muy buenos, que al fin y al cabo son los que me quedo.

A veces el deporte es desagradecido, ¿has pensado alguna vez en tirar la toalla?

Por desgracia lo he pensado más veces de las que me gustaría. Ha habido épocas de lesiones y malos resultados, eso me desesperaba y me agobiaba, muchas veces me preguntaba a mí misma si tanto sufrimiento merecía la pena. Recuerdo con mucha pena el campeonato de España de ruta de 2010… cuando volví quería olvidarme del atletismo y dejarlo, me costó mucho asimilar lo que pasó ese día, hoy en día pienso que ese día aprendí un montón de cosas.

¿Qué o quién te ha hecho seguir adelante?

Soy muy peleona y a pesar de todo nunca me rindo, siempre me digo a mí misma que en peores plazas he toreado y oye ¡qué verdad más grande!
Aunque la mayoría de la culpa de que siga en este mundo la tiene mi familia, ellos han estado en mis peores momentos y me han enseñado a no tirar la toalla nunca.

¿Cuál es el mejor momento que te ha brindado el atletismo?

No me podría quedar solo con un momento… recuerdo con cariño aquella medalla en Lugo, también el hacer la mínima absoluta, y por supuesto el critérium nacional que se celebró el año pasado en Rentería. Ese día en lo deportivo cambió mi vida, me di cuenta lo que podía ser capaz de hacer, bajé 6 minutos mi marca, estaba eufórica…

¿Qué lecciones has conseguido aprender gracias a él?

El atletismo me ha enseñado a rendir y no a rendirme, también a ser feliz con el simple hecho de cruzar la línea de meta, a disfrutar de cada momento, a ser disciplinada y constante…

Pinar y su entrenador, Luis Martín Sacristán

Pinar y su entrenador, Luis Martín Sacristán

Actualmente y por motivo de estudios estás residiendo en Madrid. ¿Cómo conseguiste adaptar tus entrenamientos a ese cambio de vida?

El primer año fue muy duro, cambió mi vida totalmente, estaba muy acostumbrada a vivir en Segovia y venir a Madrid sin conocer a nadie y empezar una nueva fue difícil. Ese año decidí no competir hasta que me adaptara, al año después volví, encontré sitios para entrenar pero no encontraba la motivación, que vino un año después cuando decidí cambiar de entrenador. Hoy en día aunque eche de menos Segovia me siento casi mostoleña.

Hablando de cambios, este año te has estrenado con el color rojo del Super Amara Bat. ¿A qué se debe el cambio de club? ¿Cómo surgió la oportunidad?

Hace unos años me ofrecieron la oportunidad de irme con ellos y competir en primera división, pero ese año coincidió con que me vine a Madrid y no fue posible. Este año me volvieron a ofrecer la oportunidad y no lo he dudado ni un momento.

¿Dónde consigues encontrar la motivación para calzarte las zapatillas cada día y salir a devorar kilómetros?

La motivación la encuentro en mí misma, en la superación personal y sobretodo en la felicidad que me produce devorar kilómetros.

¿Quién o quiénes son para ti los pilares esenciales en tu vida personal y deportiva?

El pilar fundamental de mi vida es mi familia, soy lo que soy gracias a ellos y a lo que me han enseñado desde pequeña. En el atletismo han confiado en mí cuando yo no lo hacía, me acompañan a todas las competiciones y a entrenar, estamos muy unidos y es muy bonito saber que cuando cruce la línea de meta salga lo que salga los voy a tener allí.

También mi entrenador, le debo mucho, todo lo que se preocupa por mi y lo que me ayuda, ha conseguido que vuelva a disfrutar del atletismo como cuando era una niña y para mí esto es lo importante, tengo mucha confianza con él, y siempre me está ayudando y motivando… ¡y además es mi fisioterapeuta!. Y por último mis amigas, dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro ¡y es verdad! Es genial tener a alguien que te escuche tus penas y alegrías y poder desconectar de todo con ellas.

Y como nos gusta mirar al futuro… ¿Qué objetivos y expectativas te has marcado para esta temporada?

Este año me puse objetivos realistas para no agobiarme y a día de hoy los he superado, así que ahora solo quiero seguir mejorando y que el trabajo siga dando sus frutos.

Pinar llorando

UN POCO MÁS SOBRE PINARpinarrr

Coral Aja

Periodista por vocación y atleta por devoción. Marchadora y comunicadora a jornada completa a caballo entre el mundo aeronáutico y el deportivo. "No hay mejor manera de medir el grado de libertad de un país que consultando su prensa"


Etiqueta asignada a este artículo
Marcha