Síguenos en InstagramSíguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Youtube

¿Probamos a equilibrar criterio deportivo y económico?

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto
01 Sep 2015 22:09
David de Gea

David de Gea

Al revisar las portadas de los periódicos deportivos nacionales, una palabra se repite: ridículo.

Hay muchas maneras de analizar este período de fichajes, donde los intereses mercantiles muchas veces prevalecen a los puramente deportivos. Las negociaciones ya no suelen tener como principal protagonista al deportista y el equilibrio en el bienestar del tridente de ambos clubes y el propio jugador. Y qué peligro.

Por una parte, el absurdo en el ya archiconocido “Caso De Gea”. El surrealismo de dos clubes, que teniendo en la mano la solución a tiempo, deciden desafiarse en un pulso de egos.  Donde tras meses en rebeldía, David de Gea tendrá que seguir en la estructura del Manchester United, y enfrentarse al abismo de un año en la grada, de poner en riesgo su presencia en la Eurocopa.

Pero no es el único que sale descalabrado de este último día frenético de traspasos. Está Keylor Navas, que se ha sentido utilizado. Ahora, se enfrenta a una temporada donde sabe que no le quieren, que querían venderlo y utilizar como ficha de cambio. Y lo peor, en un club donde sabe que no goza de la plena confianza del entrenador y el presidente. Pero sí de la grada, curioso.

Parece que se ha olvidado que la confianza es fundamental para afrontar una temporada con la presión justa para rendir al máximo nivel. Para no vivir con el miedo a fallar, sino con la mirada en el crecimiento continuo. En definitiva, para saber que si diste tu máximo, te vaciaste; pero si cometiste un error, te apoyarán para seguir mejorando.

En el lado opuesto nos encontramos a Raúl García, que abandona el Atlético de Madrid para fichar por el Athletic de Bilbao. Lo pidió expresamente, quería buscarse su sitio como un león más ante la falta de oportunidades que se avecinaban en el Atlético. El club le dio vía libre y recibió el máximo apoyo para realizar las negociaciones, incluso de su entrenador Diego Pablo Simeone, que se expresaba así:

“Ya habrán vistos los gestos de todos, incluidos los míos. Se va un hombre, un tío que lo dio todo por el equipo. Al que lo ha dado todo nosotros le abrimos las puertas si nos lo pide»

Hoy, se le despidió junto a sus ex compañeros, su familia, y los títulos que consiguió tras su fructífero paso por el Atlético de Madrid. Sus compañeros, entre lágrimas ejemplificaron perfectamente la importancia que tiene un capitán, un jugador que no siempre titular, es pilar en el vestuario. 

Y si de todo esto tenemos que aprender algo, creo que debería ser la necesidad de caminar todos a una para que el deporte siga siendo eso, deporte, no un un pulso de egos en un mundo donde cada vez menos el criterio deportivo prevalece ante el económico. ¿Probamos a equilibrar ambos?

Raúl García, con la camiseta del Atlético de Madrid | Atlético de Madrid

Raúl García, con la camiseta del Atlético de Madrid | Atlético de Madrid

Silvia Bartolomé

Psicóloga deportiva y entrenadora de baloncesto

Sin comentarios

Escribir un comentario
Todavía no hay ningún comentario Puedes ser el primero en comentar este artículo

Escribir un comentario

<

Introduce la respuesta: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies